4×1 = la fórmula de la salvación. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 19, 1-10

EVANGELIO

El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 19, 1-10

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó e iba atravesando la ciudad.
En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí.
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo:
«Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa».
Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo:
«Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador».
Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor:
«Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más».
Jesús le dijo:
«Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

Palabra del Señor.

Notas: 

  1. Proyecto Amor Conyugal realiza un Anuncio en Madrid, sobre la verdad y la belleza del matrimonio, el día 2 de diciembre a las 12h. en el colegio Montealto. Calle La Masó 76
  2. Retiro para matrimonios en BARCELONA 15 a 17 de diciembre. Aforo completo. Inscríbete en lista de espera. Suele haber un % de bajas. Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

4×1 = la fórmula de la salvación.

Dos cosas a reflexionar sobre este Evangelio. Primero la repercusión que tiene nuestro pecado. Jesús habla de “la salvación de esta casa” como consecuencia de la restauración de Zacarías. La reflexión es ¿Cuánto afectan mis malos actos o mis buenos actos a mi hogar? Hasta el punto que, con la actitud que tome en mi matrimonio, puedo traer “la salvación a mi casa”. ¡Qué responsabilidad!

Lo segundo es la reparación que realiza Zaqueo sobre el mal causado, diciendo: “si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más” ¡Cuatro veces más! Me pregunto si yo, después de pedir perdón a mi esposo porque le he defraudado en el amor que le prometí, le restituyo cuatro veces más. Lo grande es que, si lo hago, tengo la seguridad de que la salvación entrará en mi casa.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Tere, perdona. Me estabas hablando de algo que te he dicho y que te había dolido y, por defenderme, te he hecho daño intentando convencerte de que eres peor que yo. Para demostrarte mi inocencia, remarco tus carencias, y eso no está nada bien. Quiero restituirte y demostrarte que en mi corazón te he vuelto a situar en la dignidad que te corresponde, como tesoro y don de Dios que eres para mí. Para ello, quiero que hoy te sientas como una reina. Hoy me pongo a tu servicio, para hacer lo que me pidas y que te vuelvas a sentir tan importante para mí como realmente eres.
Tere: Te quiero, Ramón. Yo tampoco he hecho bien, no reconociendo mis fallos, tirando de fallos tuyos para no reconocer los míos y buscando mi imagen y mi gloria. Pero bueno, ya que te ofreces ¿Puedes traerme mi batita, que tengo frío? 😉

Madre,

Qué bien iría nuestro matrimonio si cada vez que nos hiciésemos daño, restituyésemos 4 veces más. Y qué maravilla sería que nuestros hijos aprendiesen esto viéndonos. Pídele al Señor que nos dé la fuerza y la humildad para hacerlo, porque es lo que más deseamos: La salvación de nuestro hogar. Amén.

2 pensamientos en “4×1 = la fórmula de la salvación. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 19, 1-10

  1. Gustavo

    Gracias por ser servidores al servicio de la Palabra cada día. Que Él nos permita amarnos a su imagen, conforme a la grandeza del regalo que hemos recibido en el sacramento. Dios os bendiga.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *