Archivo por días: 26 julio, 2018

Ojos que ven, corazón que… Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 10-17

EVANGELIO

A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 10-17

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:
«¿Por qué les hablas en parábolas?»
Él les contestó:
«A vosotros se os han dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumple en ellos la profecía de Isaías:
“Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure”.
Pero bienaventurados vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos, porque oyen.
En verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron».

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga y campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Infórmate aquí: http://proyectoamorconyugal.es/?p=4926
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Ojos que ven, corazón que…

Qué descripción tan buena hace el Señor. Por el pecado, oímos sin entender y miramos sin ver. Cuántas veces he experimentado esto en mí, hasta que un día estoy abierto a entender y entonces entiendo. Cuántas veces lo veo ahora en otros matrimonios. Y se experimenta una impotencia enorme, porque sólo hay un tipo de matrimonio que no se puede arreglar: Los que no quieren ver, oír o/y esforzarse. Los que no están abiertos a ver ni oír lo que se les dice. El Señor utilizaba parábolas, que eran como historietas. Nosotros le imitamos y hacemos lo mismo con pequeñas escenas cotidianas. Parece que viéndolas en otros matrimonios, se nos abren los ojos, y ojos que ven, corazón que se convierte.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Manuel: Recuerdo cuántas veces me decía mi esposa que tenía un apego con el dinero. Yo pensaba que eran cosas suyas, y esto me reafirmaba más en mi postura, pero un día el Señor me hizo ver en la oración que me dolía cuando se gastaba dinero y me enfadaba. El Señor me hizo ver que si me enfadaba es porque realmente había un desorden en mi interior que tenía que superar. Ella también descubrió que gastaba demasiado, y los dos nos ayudamos mutuamente a convertir la economía del hogar en un proyecto común.
Alicia: Mi esposo me decía que era rencorosa. Pero yo estaba cegada por el daño que me habían hecho y que encima no me habían pedido perdón. El Señor me hizo ver en la oración juntos, que ese rencor me estaba consumiendo y que podía apartarlo de mí, sin más, perdonar y liberarme. Desde entonces vuelvo a tener la paz que no tenía. Y mi esposo me ayudó, comprendiendo mi debilidad y ayudándome desde abajo y no con exigencias como antes.
Manuel y Alicia: Dios nos hizo ver cuánto nos necesitamos el uno al otro. Somos un don de Dios el uno para el otro.

Madre,

Dios nos ha puesto al uno al otro como un auxilio, y no somos capaces de verlo. Necesitamos seguir purificando nuestro corazón para ser capaces de ver el plan de Dios en nuestro matrimonio. Ayúdanos Madre. Amén.