Archivo por días: 7 junio, 2018

¿Esto o lo otro? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 12, 28b-34

EVANGELIO

No hay mandamiento mayor que estos
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
«¿Qué mandamiento es el primero de todos?».
Respondió Jesús:
«El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.” El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que estos».
El escriba replicó:
«Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
«No estás lejos del reino de Dios».
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones:

¿Esto o lo otro?

A veces tenemos dudas sobre qué es lo más importante, o no sabemos qué decisiones tomar. En esos casos, es bueno preguntarle al Señor, como hizo aquel escriba. Podemos hacerlo en oración, o preguntándole a personas de oración, fieles a los sacramentos, que nos puedan iluminar a través del Evangelio y el Magisterio de la Iglesia.

Pero hay dos pilares básicos sobre los que tienen que apoyarse todas nuestras decisiones: Nuestro amor a Dios (lo que implica querer hacer Su voluntad) y nuestro amor a los demás (Lo que implica desear su bien), en especial al esposo. Si mi decisión va en contra de alguna de éstas dos, mejor no hacerlo y si la motivación no tiene nada que ver con alguna de éstas dos directrices, tampoco. Porque al atardecer de la vida, se nos juzgará de amor, y si no tengo amor, no soy nada.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco y Maite: Tenemos dudas. No sabemos si cambiarnos de ciudad. Nos ha surgido una oportunidad de trabajo en una ciudad más grande y no sabemos qué hacer. Supondrá aumentar nuestras posibilidades económicas, pero también más responsabilidades y jornadas laborales más largas.
Matrimonio Tutor: Os aconsejamos que hagáis un discernimiento para intentar descubrir la voluntad de Dios. Para ello:
1. Os ponéis en oración. Rezáis un rosario y le pedís al Espíritu Santo que venga y os asista.
2. Después, de manera individual, cogéis cada uno una hoja y ponéis en dos columnas las dos opciones a discernir: A) Quedarnos B) Cambiarnos. Debajo de cada título, ponéis una relación de razones de por qué elegir A y después otra lista de por qué elegir B.
3. Después trazáis una línea horizontal y ponéis otros dos títulos: Debajo de A) “Consecuencias de decidir quedarnos” y debajo de B) “Consecuencias de decidir cambiarnos”. Y debajo de cada título la lista con todas las consecuencias que pensáis que podría tener elegir cada una de las dos opciones.
4. Por último intentáis ver en cuál de las dos columnas está más presente el Evangelio. Se suele ver clarísimo!!
Y si os equivocáis, no os preocupéis que, el Señor sabe que habéis puesto vuestra decisión en Sus manos y ya reconducirá.

Madre,

Que en cada decisión que tomemos, en cada actitud, el Señor pueda decir: «No estás lejos del reino de Dios». Cuánto daría por escucharle decirme eso. Alabado sea el Señor que quiere lo mejor para nosotros.