Archivo por días: 22 diciembre, 2017

Colabora con Proyecto Amor Conyugal

Colabora con Proyecto Amor Conyugal

para recuperar el matrimonio como Dios lo pensó.

Envía tu donativo a

  • FUNDACIÓN REGINA COELI
  • ES37 0073 0100 51 0505338900
  • (Agradecemos especialmente las cuotas mensuales aunque sean pequeñas. Lo importante es el amor con el que se hacen).

  • Si quieres ayudar a que la buena noticia sobre el matrimonio llegue a muchos,
  • si quieres sacar a muchos de la pobreza mayor que existe, que es la del desamor,
  • si quieres luchar en contra de la mayor lucha de Satanás contra Dios destruyendo la familia
  • si quieres que muchos dejen de sufrir el desgarro en sus hogares y comiencen a vivir la maravilla del matrimonio como Dios lo pensó,
  • si quieres que muchos niños aprendan a amar viendo a sus padres amar,

Colabora con María en la expansión de Proyecto Amor Conyugal. Nuestra Madre te lo agradecerá.

Si quieres saber qué hacemos, pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

Puedes fijarte una pequeña cuota mensual si así te viene mejor. Nada es poco, todo es mucho. Lo importante es el amor con que lo haces.

(Si quieres beneficiarte de las ventajas fiscales de entre el 30% y el 75%, envía un email a ProyectoAmorConyugal@gmail.com con tus datos para que te enviemos el recibo correspondiente).

DEDUCCIONES FISCALES:

En lo relativo a personas físicas, en el IRPF correspondiente a 2017 los donantes se podrán deducir el 75% del importe de sus cuotas y/o donativos íntegros por aportaciones de hasta 150€ al año. A partir de esa cantidad la deducción será del 30% o del 35% si lleva colaborando con la misma ONG al menos 3 años seguidos, con un límite del 10% de la base liquidable.

Es decir, a partir de 150€ como norma general se aplica un 30% de deducción y si lleva donando a la misma ONG desde 2014 un 35%.

Por ejemplo, una persona que en 2014 donaba 180 euros al año, se desgravaba el 25% de su donación (es decir, 45 euros). Su esfuerzo final era de 135€. En 2016, realizando el mismo esfuerzo, podría aumentar su cuota anual a 289€, ya que se podrá desgravar 154€ (un 75% por los primeros 150€ y un 30% por el resto).

¿Humillado con alegría? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 46-56

EVANGELIO

El Poderoso ha hecho obras grandes por mí
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 46-56

En aquel tiempo, María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor, “se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava”.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: “su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia” – como lo había prometido a “nuestros padres” – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor.

Notas: Próximos eventos

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero.
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero. Por la mañana. Pte. de definir lugar y hora.
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febrero. COMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

¿Humillado con alegría?

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Papa Juan Pablo II dice sobre el Magníficat que en él se vislumbra “su experiencia personal (de María), el éxtasis de su corazón. En estas sublimes palabras resplandece un rayo del misterio de Dios, la alegría de su inefable santidad, el eterno amor que, como don irrevocable, entra en la historia del hombre”. Hermosísimas palabras que descubren el precioso interior de nuestra Madre, toda pureza, toda humildad. Me encanta el Corazón de María.

Dios siempre me está mirando, pero se fija especialmente en mí cuando soy humillado, en mi pobreza o en mi necesidad. Es normal ¿No presto especial atención a mis hijos en esas circunstancias? Pues Él es Padre. Pero cuánto me cuestan las humillaciones, quizás es lo que menos soporto y, sin embargo, es en esos momentos en los que tengo los ojos de Dios puestos en mí. Cuando mi esposo no me tiene en cuenta, cuando se olvida de lo que me gusta, cuando ni me mira, cuando le presta más atención al móvil que a mí… Todos esos momentos en los que me siento ninguneado y otros en los que además soy despreciado, hacen que Dios se fije en mí. Así que, a partir de ahora, se alegrará mi espíritu en Dios, también en esos momentos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan: Cariño, ¡Cuánto te quiero!. ¿Vamos a hacer el amor esta noche? Hoy se puede!!
Reme: (Piensa: Le pedí ayer que bajase la basura y no la ha bajado. Ha estado toda la noche con el whatsapp, le he dicho ya tres veces que quiero hablar con él y ni caso, me ve que estoy agotada y no sale de él llevar los niños al cole mañana… Se lo he tenido que pedir… Eso sí, ha llegado la hora de acostarnos y me pide tener relaciones… ¿Pero es que no ve que estoy súper cansada? ¿Es que solo piensa en él? Me siento utilizada, solo se acuerda de mí para lo que le interesa… Pero bueno, Señor. Yo sé que ahora estás Tú conmigo, fijando tus ojos especialmente en mí, y quieres que mi espíritu se alegre en Ti).
Juan: Ey! Te has quedado muy parada. ¿No quieres que nos hagamos uno?
Reme: Claro que sí!! Juan, me encanta acogerte en mí y fundirme contigo.
(Y gracias a estas actitudes, el Poderoso pudo hacer obras grandes por ella)

Madre,

Me encanta cómo transmites tu amor a Dios, me encanta tu alegría, tu fe ciega. Llévame en tu Corazón, Madre, para que aprenda a amar a mi esposo como Tú amas. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.