Archivo por meses: octubre 2017

Culpable por rezar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 49-53

EVANGELIO

No he venido a traer paz, sino división
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 49-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo, tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla!
¿Pensáis que he venido a traer a la tierra? No, sino división. Desde ahora estarán divididos cinco en una casa: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Culpable por rezar.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Espíritu del Señor es como un fuego que arde en nuestro interior. Por eso mismo, porque actúa como el fuego bajo un tronco seco que pita y chisporrotea, provoca conflictos. Además, el Espíritu del Señor no es compatible con la tibieza, como nos lo enseña en el Apocalipsis: te vomitaré porque no eres ni frío ni caliente.
Por otro lado, el mundo tampoco es tibio sino que se posiciona contra Dios. Ante la pureza del que va a por todas, reacciona contra él, como reaccionó contra Cristo: El mundo os aborrece porque no sois del mundo, aunque yo os elegí del mundo (Jn 15, 19). Pues todo el que obra el mal, aborrece la luz y no va a la luz para que no sean censuradas sus obras (Jn 3,20).
Los que no se han entregado a Cristo sinceramente, se sienten censurados y rechazan a los que sí lo han hecho, aunque no abran la boca. A su lado se sienten juzgados porque en el fondo no son de Cristo. Y ahí, en la contraposición radical entre los que son de Cristo y los que no acaban de serlo, se produce la división inevitable.

Aterrizado a la vida matrimonial:

(Marga llega de una obra de caridad con la que se ha comprometido. Su marido Jaime, llega más tarde que ella y se la encuentra rezando)
Jaime: ¿Para qué rezas tanto si luego te comportas tan mal?
Marga: ¿Por qué te metes conmigo? Sólo estoy rezando, no te estoy haciendo nada.
Jaime: Porque me parece hipócrita. ¿Qué ejemplo de cristiana estás dando? A mí desde luego me quitas las ganas.
Marga: No sé si soy mejor o peor, Dios me juzgará, pero estoy decidida a luchar por no ofender al Señor ni haceros daño a ti y a nuestros hijos. Yo no tengo fuerzas para conseguirlo, por eso se las pido tanto a Dios. Quiero estar con Él, intentar seguirle. Sé que si persevero Él me ayudará. En la oración Dios me ha mostrado que Él es bueno, y veo cómo se comporta y no tiene nada que ver con el comportamiento ni los parámetros de este mundo.
(Jaime no conoce el bien y hace daño a su esposa criticando sus esfuerzos por acercarse a Dios y minusvalorando sus buenos actos y engrandeciendo los malos. Jaime va contra su esposa por causa de Dios. Además es vanidoso y se cree mejor que ella sólo porque ha recibido más dones, y quizás se lleve una sorpresa porque él no está respondiendo poniéndolos al servicio de Dios. Marga en cambio, lucha con lo poco que tiene, pero lo pone todo en el asador para intentar responder al amor de Dios. ¿Por quién de los dos se sentirá el Señor más amado?)

Madre,

Qué fácil es juzgar a los demás y cuántas veces se utiliza esto como excusa para no seguir a Cristo, pero esa excusa no valdrá cuando Dios venga a recoger los frutos de nuestra vida. Madre, ayúdanos a caminar toda la familia unidos hacia la santidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

En casa de los Domínguez. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 39-48

EVANGELIO

Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 39-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, velaría y no le dejaría abrir un boquete en casa.
Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».
Pedro le dijo:
«Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?».
El Señor dijo:
«¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas?
Bienaventurado aquel criado a quien su señor, al llegar, lo encuentre portándose así. En verdad os digo que lo pondrá al frente de todos sus bienes.
Pero si aquel criado dijere para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los criados y criadas, a comer y beber y emborracharse, vendrá el señor de ese criado el día que no espera y a la hora que no sabe y lo castigará con rigor, y le hará compartir la suerte de los que no son fieles.
El criado que, conociendo la voluntad de su señor, no se prepara ni obra de acuerdo con su voluntad, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, ha hecho algo digno de azotes, recibirá menos.
Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, más se le pedirá».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

En casa de los Domínguez.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Todos somos esclavos ¿A qué señor elijo? Porque sólo hay Uno, y sin no le obedezco a Él, recibiré muchos azotes, y esto es palabra de Dios, para el que se quiera imaginar a un Dios bonachón, con unas tragaderas tremendas, con quien todo vale. Así, es normal que vayamos relajados por la vida, pero eso es contrario al mensaje de Cristo que nos pide que nos esforcemos, que seamos fieles, que estemos alerta… porque habrá consecuencias.

A mí, Señor, me has dado mucho, y sé que me pedirás más. Voy a seguir esforzándome para no defraudarte. Sé que me darás todo lo que necesito para llegar a ti.

Aterrizado a la vida matrimonial:

(En casa de los Sánchez)
Marisa (La madre): Familia, es la hora de rezar.
Andrés (El padre): ¡Venga ya! Es tardísimo.
Marisa: Pues lo siento. La culpa es tuya. Has llegado tarde, y vamos tarde. Es lo que tiene… ¡Niños! O venís ahora mismo o me voy a hacer mis cosas, que tengo mucho que preparar todavía para mañana.
Niños: Mamá, por favor, qué rollo…
Marisa: Pues nada, ahí os quedáis todos. Peor para vosotros. Me voy a poner una lavadora.
(Al día siguiente, la madre se levanta gritando a los niños que van tarde, el padre tiene también una bronca con ella porque ha descubierto que se ha comprado un capricho y se lo ha intentado ocultar, los niños se pelean porque el mayor ha tardado mucho en el baño…)
(Sin embargo, en casa de los Dominguez…)
María (La madre): Familia, hora de rezar.
Pedro (El padre): Eso, que me he venido pronto de la oficina para que no se nos hiciera muy tarde para rezar.
Los niños: Mamá, por favor, qué rollo…
María: Venga hijos, luego os alegráis. No vamos a dejar que os alejéis del Señor porque si no, estáis perdidos. Anda, veniros que nos gusta mucho escuchar lo que le contáis a Dios de vuestra vida, y cómo Él os va guiando. Además, ya habéis comprobado cuánto nos une con Su Amor, y cómo nos protege.
(Los hijos de Pedro y María, aprenden de ellos el esfuerzo, la generosidad y las virtudes de sus padres. Unos padres que cuentan con Dios para todo y llevan a sus hijos a Él, animados, valientes, fieles, entregados, alegres, con una seguridad y firmeza que les ayudará a superar las dificultades de su vida, vencer obstáculos y labrarse su futuro).

Madre,

¡Bienaventurado el esposo al que el Señor encuentre repartiendo el Amor que Él quiere entregar! Bienaventurados los padres que enseñan a sus hijos que el amor no se vende al mejor postor que promete glorias mundanas, y que la gloria les espera en el cielo, formando antes una piña en la tierra. Ayúdanos Madre a trabajar en nuestros hogares por el reino de Dios. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Lo que Tú le darías. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 35-38

EVANGELIO

Bienaventurados los criados a quienes el señor, al llegar los encuentre en vela
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 35-38

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame.
Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; en verdad os digo que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y , acercándose, les irá sirviendo.
Y, si llega a la segunda vigilia o a la tercera y los encuentra así, bienaventurados ellos».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Lo que Tú le darías.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús nos exhorta a estar alerta en ese amor mutuo al que nos ha destinado. La pregunta que me hago hoy es ¿estoy alerta en mi relación con mi esposo? Recuerdo nuestro noviazgo y esa sensación de estar alerta, atento a sus necesidades, a gustarle, a agradarle, pero quizás me he acomodado. Pasa el tiempo y dejo de saber cuáles son sus nuevos gustos, sus miedos y sus ilusiones. Dejo de preocuparme de gustarle y de agradarle. Qué triste ¿no?

¿Y si viniera Jesús ahora y me preguntase por mi respuesta a Su sacrificio en mi vocación de esposo? ¿Qué tendría que decirle? Pues esa es la experiencia que proponemos para la oración de este Evangelio.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Querido Jesús. Sé que viniste a este mundo para volver a hacer posible el amor humano con la ayuda del Espíritu. Reconozco tu inmenso esfuerzo y tu increíble generosidad de hacerte hombre, de vivir una vida de hombre para dar testimonio del Amor del Padre y Tu Pasión y Muerte por nuestra redención. ¿He aprovechado toda la Gracia que me has entregado para hacer posible mi amor con mi esposo?

No, Señor. He sido creado para el matrimonio y reconozco que no. Que no estoy poniendo todo mi empeño, ni mis ilusiones, ni mis deseos, en mi vocación. Me he acomodado, y estoy despreciando Tu sacrificio y el valor de todos los dones que me has dado.

Pero Señor, hoy lo he entendido. Tengo que estar atento, en vela, por mi esposo, para que cuando llegues Tú, me encuentres sirviéndole, cuidándole, preocupándome por su salvación, ayudándole a superar sus tentaciones con ánimo y dándole seguridad y Esperanza. Quiero darle lo que Tú le darías en cada momento. Ese va a ser mi centro de atención, por servirte en mi esposo voy a velar hasta que vengas.

Madre,

Se nos olvida que en nuestra actitud con nuestro esposo, es al Señor a quien estamos respondiendo, y no a nuestro esposo. El encargo de nuestro matrimonio lo hemos recibido del Señor, y tenemos que hacerlo bien. Él nos ha dado las herramientas, el Sacramento, la Gracia. No podemos fallarle. Esposo, te amo. Señor, te amo.

Dispuesto a que me moldee. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 13-21

EVANGELIO

¿De quién será lo que has preparado?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 13-21

En aquel tiempo, dijo uno de entre la gente a Jesús:
«Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia».
Él le dijo:
«Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?».
Y les dijo:
«Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes».
Y les propuso una parábola:
«Las tierras de un hombre rico produjeron una gran cosecha.
Y empezó a echar cálculos, diciéndose:
“¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha”.
Y se dijo:
“Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el trigo y mis bienes. Y entonces me diré a mí mismo: alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente”.
Pero Dios le dijo:
“Necio, esta noche te van a reclamar el alma, y ¿de quién será lo que has preparado?”
Así será el que atesora para sí y no es rico ante Dios».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Dispuesto a que me moldee.

Necesitamos sentirnos seguros, y cuando algo desestabiliza esa seguridad, procuramos recuperarla a toda costa, autoconvenciéndonos, negando eso que nos desestabiliza u otro tipo de recursos. Pero está demostrado que eso no es sano, porque si nos dejamos llevar por ese impulso de autodefensa, acabamos por encerrarnos en nosotros mismos y creyéndonos nuestras propias mentiras…

Necesitamos enfrentarnos a nuestros propios errores antes de autoconvencernos de que son virtudes o verdades inamovibles, o no creceremos nunca. Y para esto me ayuda muchísimo estar abierto a mi entorno, a mi comunidad, y sobre todo a mi esposo ¿Por qué nos ha hecho Dios tan distintos en todo? Para enriquecernos mutuamente.

Y por supuesto, estar abierto a Dios, a Su Palabra, a Sus criterios. Estar abierto al riesgo de tener que reconocer que puedo estar equivocado, aunque esa sensación sea desagradable. ¿Qué es la dureza de corazón sino esa falta de apertura a una Verdad suprema? Santa Teresa decía: Dar hasta que duela. En cierto modo podría aplicarse también a esto, entregar mis seguridades, hasta que duela.

La clave, poner siempre mi seguridad en Dios, y estar dispuesto a que me moldee, aunque duela.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Yo creo que tengo los pies en la tierra, que soy una persona con autoridad, me siento muy varonil…
Ana (Su esposa): Pues a lo que tú llamas “tener los pies en la tierra” yo le llamaría “ser demasiado mundano”. La autoridad de la que presumes, yo la calificaría de autoritarismo y lo de varonil lo traduciría como machista…
Ramón: Pues sí que tienes tú un buen concepto de mí. Y tú ¿Cómo te ves?
Ana: Yo me veo una persona espiritual, devota de Dios y de sus Santos, alegre, con mucha capacidad de sufrimiento, que me preocupo de revisarme constantemente…
Ramón: A lo de “espiritual” yo lo llamaría “espiritualista”, a tu devoción le llamaría “orgullo espiritual”, tu alegría la calificaría de despreocupación irresponsable, a tu capacidad de sufrimiento la definiría como victimismo, y lo de revisarte constantemente, me parece que es una cuestión de demasiados escrúpulos…
Ana: Qué duro eres conmigo. Es asquerosa tu visión de mí.
Ramón: Lo siento, desde mi perspectiva “mundana” es lo que veo.
Pedro y María (Matrimonio acompañante): Chicos, chicos… no os pongáis así. Entended que los dos estáis en construcción. Estáis llamados por Dios a crecer y asemejaros a Él. ¿Por qué no leéis el Evangelio y os confrontáis con la Verdad, en lugar de compararos cada uno con su propio criterio? Ya sabéis que todos tenemos afectada nuestra mirada por el pecado. Además, Dios os ha puesto juntos para que os dejéis influir el uno por el otro y ayudaros mutuamente a crecer, no para distanciaros por vuestras diferencias. ¡Ánimo!, tenéis que hacer de vuestra unión algo mucho más hermoso que la suma de los dos.

Madre,

Cuánto daño nos hacen nuestras falsas seguridades, nuestros miedos. Danos fe para poner toda nuestra seguridad en Dios. Sólo Dios basta. Madre de los esposos, ruega por nosotros.

La ley de Dios y el código civil. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 22, 15-21

EVANGELIO

Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 15-21

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron:
«Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿es licito pagar impuesto al César o no?».
Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:
«Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto».
Le presentaron un denario. Él les preguntó:
«¿De quién son esta imagen y esta inscripción?».
Le respondieron:
«Del César».
Entonces les replicó:
«Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

La ley de Dios y el código civil.

(Hoy es el día de San Juan Pablo II. Empezamos encomendándonos a él y encomendándole este Proyecto de María que nos viene iluminando. San Juan Pablo, ruega por nosotros.)

En el matrimonio también hay aspectos que le corresponden a Dios y otros que le corresponden a los hombres.
El matrimonio es un bien social y por lo tanto debe estar amparado por cualquier sistema jurídico que se precie, y debe estar regulado según unos derechos y unos deberes. Hasta aquí, al cesar lo que es del cesar.

Sin embargo, el matrimonio, ha sido creado por Dios y existen unas leyes específicas, como son la unidad (en una sola carne) o la indisolubilidad y la procreación. Además, es un sacramento, así que, en este sentido: A Dios lo que es de Dios.

Tal como reconocen los enemigos de Jesús, Él enseña “el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias”. Hagamos nosotros lo mismo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Andrés: Tíos, que me divorcio. Mi mujer y yo nos hacemos demasiado daño. Es mejor terminar con esto antes de que sea peor para nosotros y para los niños. Nos vamos a separar de buen rollo y quedaremos como amigos. Somos jóvenes y tenemos muchos años por delante para rehacer nuestras vidas.
Jaime: Pues me parece muy bien. Hay que ser sinceros, reconocer que las cosas no van bien y buscar soluciones para evitar el sufrimiento.
Ramón: (Se acerca cuando Andrés está solo) Andrés ¿Puedo hablar contigo?
Andrés: Sí, claro. Pero si es por lo del divorcio, no te preocupes, yo estoy muy bien. Llevo tiempo madurándolo. Y además, no quiero que me metas el rollo católico tuyo. Ya sé lo que me vas a decir, que el matrimonio es indisoluble y esas cosas.
Ramón: Bueno, eso no es algo inventado por la Iglesia. Lo dijo el mismísimo Dios, en persona. El caso, Andrés, es que si no sigues Su voluntad, las cosas no funcionarán. Habrá consecuencias que ahora mismo no puedes ver. Mira, conozco varios casos y las consecuencias son horribles, aunque ellos no lo quieran reconocer. Te animo a que busques la solución correcta. Tu matrimonio está pasando una crisis y estáis sufriendo. Lo entiendo. Yo también la he pasado. Pero teniendo quien os guíe, las crisis se superan y fortalecen la relación. Vuestro matrimonio es hermoso, aunque no habéis sabido construirlo, pero el plan de Dios siempre es bello. No lo tiréis por la borda porque haya dificultades. En las dificultades se crece. Déjame que te presente a un matrimonio que os puede ayudar. Ya han ayudado a muchos. Luego decidís ¿Vale?
Andrés: Vale, pero es la última oportunidad.
(Y aquel matrimonio se reconstruyó, y hoy dan gloria a Dios, gracias a un amigo que fue sincero y les enseñó el camino de Dios).

Madre,

Qué poco importantes son nuestras cosas en relación con las cosas de Dios ¿Por qué nos seguimos fiando más de las nuestras si no paramos de meter la pata? Luego toca padecer las consecuencias. Ponemos todo en manos de Dios. Él sabrá qué hacer. Alabado sea. Amén.