Archivo por días: 27 octubre, 2017

Una nueva ciencia: La “tentología”. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 54-59

EVANGELIO

Sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 54-59

En aquel tiempo, decía Jesús a la gente:
«Cuando veis subir una nube por el poniente, decís en seguida: “Va a caer un aguacero”, y así sucede. Cuando sopla el sur, decís: “Va a hacer bochorno”, y sucede.
Hipócritas: sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, pues ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que es justo?
Por ello, mientras vas con tu adversario al magistrado, haz lo posible en el camino por llegar a un acuerdo con él, no sea que te lleve a la fuerza ante el juez y el juez te entregue al guardia y el guardia te meta en la cárcel.
Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues la última monedilla».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola mañana: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen mañana a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Una nueva ciencia: La “tentología”

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Y ¿Qué es un adversario? Todo aquel que nos hace sentirnos deudores, culpables. Gente que encoje, aprisiona en la cárcel, en la suya, y nos exprimirá. Gente que desprecia lo bueno que hay en ti. Y tenemos que reconocer que a veces, los esposos actuamos como adversarios el uno del otro. Pero el Señor nos pide que lleguemos a un acuerdo. ¿Cómo?

Hay una clave: Cuando veas los nubarrones llegar, protege tu relación del aguacero. Pon los medios necesarios para que la tormenta cause el menor estropicio posible a vuestra relación. Así será más fácil y más rápido llegar a un “acuerdo” con tu esposo que actúa como adversario. Afortunadamente, nos conocemos bien y sabemos cuándo pintan bastos. El plan de amor de hoy es practicar la “tentología” (Para detectar las tentaciones). Saca el observatorio que llevas dentro.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Él se despierta. Nada más verla, sabe que le pasa algo. Está nerviosa con un gesto duro en su rostro. Va deprisa y con poca paciencia para todo. Está claro. Algo le pasa. ¿Será con él?
Paco: Cariño ¿Te pasa algo?
Merche: ¡No, nada! ¿Y a ti?
(La respuesta confirma sus sospechas, así que decide ponerse a servirla para que al menos sienta que él está pendiente de ella)
Paco: Deja, que ya me encargo yo de tender la lavadora, que si no, se te va a hacer muy tarde.
Merche: (En un tono seco y desganado) Gracias.
(Mientras él tiende, Merche vuelve al cabo del rato)
Merche: ¿Tú por qué le dices a tu madre que nos vamos a ver este fin de semana? ¿Acaso lo hemos hablado o ahora decides tú las cosas por ti mismo sin contar conmigo?
Paco: (Piensa: Ya está. Mi madre ha debido enviar un whatsapp o algo… eso es lo que le pasa. En realidad, yo no he quedado con mi madre, le dije que me gustaría quedar, que no es lo mismo. Pero seguro que, si me defiendo, la cosa va a ir a peor. Así que, tengo que centrarme en comprenderla y calmarla). Vaya cariño, perdona. Tienes razón. Antes de hablar con mi madre debería haberlo comentado contigo. Además, sé que este fin de semana tenemos muchas cosas, y necesitas descansar.
Merche: Pues sí, estamos todo el día de acá para allá y necesito relajarme, aunque sea una tarde.
Paco: No te preocupes. Tú eres lo primero. Ahora mismo le envío un mensaje a mi madre diciendo que no vamos ¿Vale?
(Paco supo parcticar la “tentología”. Esa ciencia que detecta las tentaciones y ayuda a su esposo a librarle de ellas y no generar un mal mayor. ¡Bien por Paco!)

Madre,

Es verdad que muchas veces vemos al mal venir de lejos, pero nuestro orgullo nos impide reaccionar comprendiendo, siendo cariñosos, siendo amables, sirviendo… Y entonces vienen las desagradables consecuencias y el dolor. Dame fuerzas, Madre, Para renunciar a mí en esos momentos, renunciar a mi defensa por librar a mi esposo de la tentación. El Señor nos recuerda hoy que es posible. Alabado sea nuestro Señor, que en Su Pasión nos enseño a amar de verdad. Amén.