Archivo por meses: octubre 2017

Los ritmos que tanto nos cuesta aceptar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 13, 18-21

EVANGELIO

El grano creció y se hizo un árbol
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 13, 18-21

En aquel tiempo, decía Jesús:
¿A qué es semejante el reino de Dios o a qué lo compararé?
Es semejante a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; creció, se hizo un árbol y los pájaros del cielo anidaron en sus ramas».
Y dijo de nuevo:
¿ A qué compararé el reino de Dios?
Es semejante a la levadura que una mujer tomó y metió en tres medidas de harina, hasta que todo fermentó».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Próximos Anuncios: Madrid

  • 4 de noviembre, 20h. Parroquia Ntra. Sra. del Rosario Hoyo de Manzanares. Av. de la Paloma 1.
  • 5 noviembre 11-16:30h. Templo de Ntra. Sra. de Lourdes y San Justino. C/ San Juan de Mata, 30 Renovación Carismática
  • 6 de noviembre (Lunes), 21h. Boadilla. Parroquia Santo Cristo de la Misericordia C/ Miguel de Unamuno, 10

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Los ritmos que tanto nos cuesta aceptar.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El reino de Dios viene a la tierra porque un judío hijo de un carpintero, es crucificado por los suyos, acusado de alborotador y blasfemo. Le seguían unos cuantos, los más cercanos, pescadores rudos e incultos. Así, por algo tan aparentemente pequeño llegó la redención de la humanidad y surgió la Santa Iglesia.

Dios quiere que construyamos Su reino en nuestros hogares, iglesias domésticas. Todos querríamos empezar por el final, teniendo un matrimonio espléndido lleno de gloria desde el primer día, y unos hijos que lo acogen con ilusión. Pero el reino de Dios, se construye muy lentamente y desde lo aparentemente insignificante. Y ¡¡Cuánto nos cuesta aceptar los ritmos de nuestro Creador!! Es la impaciencia de Eva y Adán, que quisieron ser como Dios antes de tiempo, por pura vanidad.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marga: Nos hemos casado pensando que los problemas que teníamos en el noviazgo se iban a arreglar, y es al contrario. Van a peor. Después nos lanzamos a por un niño pensando que eso sí que los resolvería y nos encontramos que lejos de resolverlos, se complican. El amor es una farsa, una engañifa. Hay una atracción al principio que luego se pasa y te quedas enganchado a un futuro que no es el que uno quiere para sí mismo ni para sus hijos.
Juan: Marga, yo creo que no estamos sabiendo cultivar la semilla del amor que Dios puso en nosotros. Él no se pudo equivocar uniéndonos ¿No te parece? Pero ahora, seamos sinceros. ¿Cuánto nos hemos preocupado de aprender y construir nuestro matrimonio? Nunca es tarde para empezar. ¿Nos animamos?
Marga: Vale. Por probar…
(Después de un tiempo trabajando su matrimonio en grupo)
Marga: Tenías razón, Juan. Nuestro amor es como el grano de mostaza. Empieza siendo pequeño, pero llega a ser mucho más grande de lo que nos podamos imaginar, para que sobre sus ramas, descansen nuestros hijos e incluso, otros matrimonios que no tienen donde cobijarse porque están perdidos como ovejas sin pastor. Como lo estábamos nosotros. ¡Gloria a Dios!

Madre,

No importa que nuestra semilla de amor tarde en dar fruto. Sólo nos importa no poner trabas al Señor para que sea como y cuando Él quiera que sea. También somos conscientes de que necesitamos mucho abono para romper esa coraza que nos encierra en nosotros mismos. No importa, Madre. Acogemos con alegría lo que tenga que venir, es nuestra pequeña manera de hacer la eucaristía. Por Cristo, con Él y en Él, a ti Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

¿Desequilibrada o despreciada? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 13, 10-17

EVANGELIO

A esta, que es hija de Abrahán ¿no era necesario soltarla de tal ligadura en día de sábado?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 13, 10-17

Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga.
Había una mujer que desde hacia dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y estaba encorvada, sin poderse enderezar de ningún modo.
Al verla, Jesús la llamó y le dijo:
«Mujer, quedas libre de tu enfermedad».
Le impuso las manos, y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios.
Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, se puso a decir a la gente:
«Hay seis días para trabajar; venid, pues, a que os curen en esos días y no en sábado».
Pero el Señor le respondió y dijo:
«Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata en sábado su buey o su burro del pesebre y lo lleva a abrevar?
Y a esta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no era necesario soltarla de tal ligadura en día de sábado?».
Al decir estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba por todas las maravillas que hacía.

Palabra del Señor.

Nota: 1. Próximos Anuncios: Madrid

  • 4 de noviembre, 20h. Parroquia Ntra. Sra. del Rosario Hoyo de Manzanares. Av. de la Paloma 1.
  • 5 noviembre 11-16:30h. Templo de Ntra. Sra. de Lourdes y San Justino. C/ San Juan de Mata, 30 Renovación Carismática
  • 6 de noviembre (Lunes), 21h. Boadilla. Parroquia Santo Cristo de la Misericordia C/ Miguel de Unamuno, 10

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

 

¿Desequilibrada o despreciada?

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Para justificar dejar en evidencia a los jefes de la sinagoga, El Señor les hace ver que la dignidad de aquella mujer supera con mucho a la de cualquiera de sus animales de trabajo por mucho que su sustento dependa de ellos. Es cierto que su dignidad se ve afectada por el pecado, simbolizado por su enfermedad que la mantenía encorvada, pero Dios, a través de Cristo, le da la posibilidad de la recuperación. En Cristo, la ley de Dios se impone sobre la ley de los hombres.
La prioridad era restablecer la dignidad de aquella mujer. Es la voluntad de Dios sanar lo que está herido.

Colaborar con el Espíritu Santo en la santificación de mi esposo es escoger siempre el camino que nos enseña Jesucristo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Andrés: Mi mujer está desequilibrada. Entre depresiones, alteración constantes de humor… Hay días que parece que está fuera de sí. Necesita ir a un sicólogo.
Pedro: ¿Estás seguro de que tu mujer está enferma? Mira que estoy muy acostumbrado a ver casos en los que, lo que la mujer tiene es un gran desequilibrio porque no hay en su vida una estabilidad en el amor. La mujer necesita muchas atenciones, necesita sentirse “princesa”, y esa es responsabilidad de los maridos.
Andrés: Yo no sé ni lo que quiere, ni sé darle lo que necesita. Todo lo que hago le parece mal, y lo añade a la lista de agravios que lleva desde que nos conocimos.
Pedro: Hazme caso. Convierte la relación con tu mujer en tu prioridad. Es mucho más importante que el trabajo, tus hijos, tu familia de origen, el deporte, tus hobbies o tus comodidades. Lo primero es tu esposa, con la que te une un sacramento. Por tanto, céntrate en ella, con paciencia. Intenta comprenderla, sentir lo mismo que ella siente, vivir sus emociones para que te sienta a su lado. Sé muy detallista con ella… Al principio, le extrañará tu actitud. Quizás piense que quieres algo y por eso le haces la pelota, pero tú no hagas caso. Persevera, persevera hasta que vuelvas a conquistar su corazón. Nos vemos dentro de dos semanas y me cuentas.
(Dos semanas más tarde)
Pedro: ¿Qué tal? ¿Está loca o no está loca tu mujer?
Andrés: Tengo que reconocer que está mucho más tranquila y mucho más estable. Es verdad que todavía tiene arrebatos, pero dónde va a parar.
Pedro: Ha sido creada para que la ames. Si no le das lo que necesita, no puede estar bien. Anda, sigue así y verás cómo cambia vuestra vida.

¡Oh Espíritu de Dios!,

Te suplico me perdones por cuantas veces me resisto a Ti, dejándome llevar por mis apetencias, por mis criterios, mis miedos, mis resistencias.. y te echo de mi corazón y de mi alma. Tú que ves en mi corazón y lo sabes todo, sabes que no deseo echarte, sabes que te amo con el amor frágil y pobre que tengo. Por favor no te apagues, no permitas que me llene de oscuridad y que el frío me hiele el corazón. Apiádate de mí y por tu infinita Misericordia, graba con tu fuego en mi corazón que:
“Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él”. No quiero echarte porque te amo y quiero amar, si echo al Amor ¿cómo viviré? Moriré a la Vida, a la paz, al gozo…, a la alegría de Dios. Graba en mi corazón: “No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Un Amor que empuja a amar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 22, 34-40

EVANGELIO

Amarás al Señor tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
«Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?».
Él le dijo:
«”Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”.
Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él:
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Próximos Anuncios: Madrid

  • 4 de noviembre, 20h. Parroquia Ntra. Sra. del Rosario Hoyo de Manzanares. Av. de la Paloma 1.
  • 5 noviembre 11-16:30h. Templo de Ntra. Sra. de Lourdes y San Justino. C/ San Juan de Mata, 30 Renovación Carismática
  • 6 de noviembre (Lunes), 21h. Boadilla. Parroquia Santo Cristo de la Misericordia C/ Miguel de Unamuno, 10

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Un Amor que empuja a amar.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

No sólo hemos sido creados semejantes a Dios, sino que todo lo nuestro se explica desde Dios. Hasta en los mandamientos aparece esta semejanza: “El segundo es semejante a éste”. De hecho, es imposible amar a Dios y no amar al prójimo.

Y nuestro próximo más cercano evidentemente es nuestro esposo. Decía nuestro Obispo dirigiéndose a los matrimonios: Quien dice que ama a Dios y no ama a su esposo, miente. Amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todo el ser, es semejante a amar a mi esposo como a mí mismo. Y estos son los dos principales mandamientos ¿Seguro que nos hemos enterado?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: No entiendo que quieras más a Dios que a mí.
Ana: Es que, amando más a Dios, puedo amarte más a ti.
Paco: Pues no lo entiendo.
Ana: Dios me va liberando de mis apegos, de mis pecados, me hace más libre para ser más capaz de entregarme a ti. ¿Te acuerdas cuando me enganchaba con las telenovelas? Entonces te quejabas de que no estaba contigo el sábado por la tarde. Bien, pues Dios me ha enseñado que es más importante que aproveche para compartir el sábado juntos tú y yo. ¿Qué te parece?
Paco: En ese sentido bien.
Ana: Pues igual, me va quitando mis egoísmos, mis deseos los va orientando hacia nuestra unión…
Paco: Bueno… ya me va gustando más que ames a Dios. Voy a tener que pedirte que me enseñes a amarle.
Ana: Paco, ¡Qué bueno eres!. Si es que, te tengo que querer… No te como porque me quedaría sin marido, que si no…

Señor,

Que acogiendo a mi esposo y a mi familia, te acoja a Ti, que entregándome a ellos, me entregue a Ti. Que amándoles, te ame a Ti. Madre de los esposos, ruega por nosotros. Amén.

El día que Él responda a su pregunta. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 6, 12-19

EVANGELIO

Escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 12-19

En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios.
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.
Después de bajar con ellos, se paró en una llanura, con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola HOY: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen hoy a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

El día que Él responda a su pregunta.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Dice San Pablo en la primera lectura, que formamos parte de la gran Familia de Dios.
Es emocionante haber sido elegidos para formar parte de la edificación del Reino, en una oración compartida entre la Santísima Trinidad. Cristo oró toda una noche para elegir a los apóstoles. Lo mismo haría para elegirme a mí y a ti. Igual nosotros, antes de cualquier decisión, debemos rezar y pedir al Señor que nos ilumine.
Pertenecer a la Familia de Dios es como estar construyéndonos por encima de la planta 2000 del inmenso edificio del amor de Dios a los hombres, sabiendo que por debajo, aunque no los veamos, hay pilares que sostienen la estructura, como antepasados nuestros, grandes Santos como San Juan Pablo II, el Padre Pío o Santa Teresa y San Juan de la Cruz, o San Francisco. Más abajo encontraremos infinidad de Santos hasta llegar a los Apóstoles y los profetas. Y en la base del todo, soportando toda la estructura está el Señor.
Ahora nos toca a nosotros sostener nuestra planta y las que se construyan por encima de la nuestra. Cuantos más pilares haya, más sólida será la estructura del futuro. ¿Te apuntas?
Formamos parte de la gran familia de los Santos, que es la Familia Dios. ¿Qué más podemos pedir?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Elena: Qué ganas tengo de que nuestro hijo pequeño se encuentre con el Señor. El día que entre en relación íntima con Él, le pregunte algo y Él le responda dándole la solución, ese día se convencerá, se ilusionará con la oración. Ese día tratará con Dios de corazón a Corazón.
Javier: Sí, esa relación de intimidad con Dios, es la base de todo. Para mí, también sería importante que descubriera cuántas respuestas a sus preguntas están escritas en la Revelación que el Espíritu ha venido haciendo a la Iglesia desde que fueron elegidos los Apóstoles. Al final, todos bebemos de esa fuente de riqueza y de sabiduría que hay en la Iglesia. Es una pasada.
Elena: Sí, Dios nos asiste por todos lados y nos hace partícipes de su Sabiduría. El Señor reza por nosotros, la Santísima Virgen, reza por nosotros. Qué consuelo y ¡Qué alegría!.

Madre,

Es la hermosa estructura de la Familia de Dios, esa a la que pertenecemos. Damos gracias a Dios por habernos hecho partícipes de ella. Alabado sea el Señor que nos da tan inmenso don sin merecerlo. Amén.

Una nueva ciencia: La “tentología”. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 54-59

EVANGELIO

Sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 54-59

En aquel tiempo, decía Jesús a la gente:
«Cuando veis subir una nube por el poniente, decís en seguida: “Va a caer un aguacero”, y así sucede. Cuando sopla el sur, decís: “Va a hacer bochorno”, y sucede.
Hipócritas: sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, pues ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que es justo?
Por ello, mientras vas con tu adversario al magistrado, haz lo posible en el camino por llegar a un acuerdo con él, no sea que te lleve a la fuerza ante el juez y el juez te entregue al guardia y el guardia te meta en la cárcel.
Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues la última monedilla».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola mañana: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen mañana a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Una nueva ciencia: La “tentología”

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Y ¿Qué es un adversario? Todo aquel que nos hace sentirnos deudores, culpables. Gente que encoje, aprisiona en la cárcel, en la suya, y nos exprimirá. Gente que desprecia lo bueno que hay en ti. Y tenemos que reconocer que a veces, los esposos actuamos como adversarios el uno del otro. Pero el Señor nos pide que lleguemos a un acuerdo. ¿Cómo?

Hay una clave: Cuando veas los nubarrones llegar, protege tu relación del aguacero. Pon los medios necesarios para que la tormenta cause el menor estropicio posible a vuestra relación. Así será más fácil y más rápido llegar a un “acuerdo” con tu esposo que actúa como adversario. Afortunadamente, nos conocemos bien y sabemos cuándo pintan bastos. El plan de amor de hoy es practicar la “tentología” (Para detectar las tentaciones). Saca el observatorio que llevas dentro.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Él se despierta. Nada más verla, sabe que le pasa algo. Está nerviosa con un gesto duro en su rostro. Va deprisa y con poca paciencia para todo. Está claro. Algo le pasa. ¿Será con él?
Paco: Cariño ¿Te pasa algo?
Merche: ¡No, nada! ¿Y a ti?
(La respuesta confirma sus sospechas, así que decide ponerse a servirla para que al menos sienta que él está pendiente de ella)
Paco: Deja, que ya me encargo yo de tender la lavadora, que si no, se te va a hacer muy tarde.
Merche: (En un tono seco y desganado) Gracias.
(Mientras él tiende, Merche vuelve al cabo del rato)
Merche: ¿Tú por qué le dices a tu madre que nos vamos a ver este fin de semana? ¿Acaso lo hemos hablado o ahora decides tú las cosas por ti mismo sin contar conmigo?
Paco: (Piensa: Ya está. Mi madre ha debido enviar un whatsapp o algo… eso es lo que le pasa. En realidad, yo no he quedado con mi madre, le dije que me gustaría quedar, que no es lo mismo. Pero seguro que, si me defiendo, la cosa va a ir a peor. Así que, tengo que centrarme en comprenderla y calmarla). Vaya cariño, perdona. Tienes razón. Antes de hablar con mi madre debería haberlo comentado contigo. Además, sé que este fin de semana tenemos muchas cosas, y necesitas descansar.
Merche: Pues sí, estamos todo el día de acá para allá y necesito relajarme, aunque sea una tarde.
Paco: No te preocupes. Tú eres lo primero. Ahora mismo le envío un mensaje a mi madre diciendo que no vamos ¿Vale?
(Paco supo parcticar la “tentología”. Esa ciencia que detecta las tentaciones y ayuda a su esposo a librarle de ellas y no generar un mal mayor. ¡Bien por Paco!)

Madre,

Es verdad que muchas veces vemos al mal venir de lejos, pero nuestro orgullo nos impide reaccionar comprendiendo, siendo cariñosos, siendo amables, sirviendo… Y entonces vienen las desagradables consecuencias y el dolor. Dame fuerzas, Madre, Para renunciar a mí en esos momentos, renunciar a mi defensa por librar a mi esposo de la tentación. El Señor nos recuerda hoy que es posible. Alabado sea nuestro Señor, que en Su Pasión nos enseño a amar de verdad. Amén.