Archivo por días: 22 julio, 2017

Incapaces de reconocerle. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 20, 1. 11-18

EVANGELIO
Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 1. 11-18

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
«Se han llevado del sepulcro al señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Estaba María fuera, junto al sepulcro, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.
Ellos le preguntan:
«Mujer, ¿por qué lloras?».
Ella les contesta:
«Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».
Dicho esto, se vuelve y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jesús le dice:
«Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?».
Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta:
«Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré».
Jesús le dice:
«¡María!».
Ella se vuelve y le dice:
«¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!».
Jesús le dice:
«No me retengas, que todavía no he subido al Padre. Pero anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”».
María la Magdalena fue y anunció a los discípulos:
«He visto al Señor y ha dicho esto».

Palabra del Señor.

Incapaces de reconocerle.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

San Juan Pablo II dice que estamos como amenazados por una insaciabilidad de la comunión. Tenemos inscrita en nuestra alma esta necesidad de un amor recíproco, perfecto y verdadero. María lo había encontrado en Cristo, de repente se lo arrebatan y se queda como cegada, incapaz de reconocer al Señor que está junto a ella.

A veces en el matrimonio me pasa esto. Estoy como cegado por esa necesidad que tengo de una comunión de amor profunda y verdadera, y no soy capaz de reconocer lo que tengo, el don de mi matrimonio, y los signos del amor de Dios en mi esposo, en mis hijos y en todos los dones que pone a mi alrededor.

Dios está vivo, está presente en mi vida. Me falta reconocerlo.

Aterrizado a la vida matrimonial:
Buscaba una mujer con la que compartir mi vida, y pensé que la había encontrado. Me enamoré de ella. Era preciosa, me encantaba todo de ella. Su manera de andar, de sonreir…
Nos casamos y su imagen se tornó oscura. La veía muy exigente conmigo, muchas veces malhumorada o amargada. Siempre había una queja en sus labios. Había dejado de sonreírme, y ya le tenía manía hasta a su forma de caminar, con una seguridad tan explícita, que parecía ser un reflejo de su soberbia. Sentía como un hastío, como un sinsentido, que en el fondo lastraba mi vida hacia una oscuridad que pretendía ocultarme a mí mismo a base de distracciones.
Pero el Señor me llamó por mi nombre, recuperé la vista, y sanó mi corazón. Otra vez cambió la imagen de mi esposa. Ya no veía a la quejica, sino la necesitada de gestos de cariño. Ya no la veía malhumorada, sino víctima de un corazón desolado que no era amado por mí. Ya no la veía amargada, sino triste y sola por mi culpa. Entonces me decidí a recuperar su alegría, y con la ayuda de Dios y el esfuerzo de estar muy atento a ella y a sus necesidades, lo conseguí. Volví a contemplar otra vez esa sonrisa de la que me enamoré, pero ahora, formaba parte de una mujer madura capaz de amar con una profundidad sorprendente. Ahora sí, he conocido el amor. El de Dios primero y el de mi esposa, después. Gloria a Dios.

Madre,
La oscuridad, las tinieblas, enturbian mi mirada. Solo quiero mirar a Dios, contemplar su bondad. A Él nos uniremos plenamente algún día. No quiero desviar la vista, para no perderme. Santo, santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de Su gloria. Permíteme contemplarla, Madre. Amén.