Archivo por días: 2 mayo, 2017

Desde lo íntimo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 6, 30-35

EVANGELIO
No fue Moisés, sino que es mi Padre el que da el verdadero pan del cielo
Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús:
– «¿Y qué signo haces tú, para que veamos y creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: “Pan del cielo les dio a comer”».
Jesús les replicó:
– «En verdad, en verdad os digo: no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo».
Entonces le dijeron:
– «Señor, danos siempre de este pan».
Jesús les contestó:
– «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed».

Palabra del Señor.

Desde lo íntimo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús se presenta como el Pan de Vida. Y para desear el pan, es necesario sentir hambre en el interior. Por eso es tan peligroso tener muchas actividades y entretenimientos superfluos, porque puede que no nos dejen sentir hambre de algo verdadero y profundo. San Agustín experimentó este hambre. Descubrió que el verdadero ser no está en lo exterior, sino en lo íntimo. Lo que yo soy, no depende de lo que ven los de fuera, sino de lo que hay en lo más profundo de mí, porque ahí está la verdad de mí, la que conozco y la que no. Entonces descubrió su mundo interior, pero no como un espacio vacío, sino como morada de la verdad, más íntima a nosotros que nuestra propia intimidad. Era un manjar interior que podía transformarle. Esa verdad es Cristo, que se viste de pan.

¿Quieres dejarme ya en paz? -Le decía Rafa a su esposa Ana-. ¿Por qué tienes que estar todo el día corrigiéndome y diciéndome lo que tengo que hacer?. Y es que Ana, no soportaba que su marido siguiese viendo ese tipo de películas de violencia con los niños. Tampoco le parecía bien que se pusiese a bromear con ellos justo a la hora de acostarse, ni que les diese chucherías a la hora de comer… Alguien que intentaba ayudar a Ana le preguntaba ¿Por qué no dejas de atosigarle? ¿No ves que le estás machacando con tanta corrección? Ella contestaba ¿Y si no se lo digo yo, quién se lo va a decir? No puedo dejar que siga maleducando a los niños de esa manera. Hacía falta poner orden en casa, y siempre le tocaba a ella tirar de todo y de todos. Estaba harta y no podía seguir así. Entonces su consejera le dijo: Pero ¿No te das cuenta que no sirve de nada todo lo que le dices? Te enfadas, le enervas y no sirve de nada. ¿Por qué no cambias tú de táctica?. Ana se mostró dispuesta a acoger sus consejos. ¿Es que no te has enterado aún de que el único que cambia a las personas es aquel que nos ha creado? Solamente Cristo, cambia a las personas desde su interior. Así que trazaron un plan.

Una semana más tarde, Ana quedó con su esposo para hablar. Rafa, perdona -le dijo- por no aceptarte tal como eres, y por haber estado machacándote todo este tiempo. Te propongo un trato -continuó diciendo-. Me comprometo a no corregirte ni una vez durante el próximo mes, si vas a un retiro de Emaús. Rafa era creyente, pero muy superficial. Creía en Dios, y en eso se resumía toda su fe. Rafa fue al retiro de Emaús y allí tuvo un encuentro con el Señor, y ya juntos, Ana y Rafa, emprendieron un nuevo camino de construcción de su Proyecto de Amor. Ahora Rafa, sigue al Señor, y quiere que sus hijos también le descubran.

El Señor, que es pan de vida, transformó ese matrimonio y lo hizo nuevo, como siempre hace. Gloria a ti, Señor.

Madre,
Conocemos a gente que se ofrece a ayudar, gente que se implica mucho, pero lo del Señor, hacerse Pan para ser comido por nosotros, es de una sobreabundancia enorme. Dios, siendo Dios, siendo infinitamente superior a mí, es el que más se entrega a mí, y reside en mí, y me transforma, y me eleva, y me llena. Alabado sea el Señor Eucaristía. Amén.