Archivo por días: 1 mayo, 2017

Brotes verdes. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 6, 22-29

EVANGELIO
Trabajad no por el alimento que perece, sino por el que perdura para la vida eterna
Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 22-29

Después de que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el mar.
Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del mar notó que allí no había habido más que una barca y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos.
Entretanto, unas barcas de Tiberíades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan después que el Señor había dado gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron:
«Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les contestó:
«En verdad, en verdad os digo: me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios».
Ellos le preguntaron:
«Y, ¿qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?».
Respondió Jesús:
«La obra de Dios es Esta: que creáis en el que él ha enviado».

Palabra del Señor.

Brotes verdes.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Como decía Pascal, “El hombre supera infinitamente al hombre”. Estamos o deberíamos estar en constante construcción, día a día. Por eso es importante preguntarnos qué cosas de las que he hecho hoy me construyen y cuáles no, porque ningún día nos deja indiferentes. Lo que no me construye, me destruye. Repaso mi día.

Hay que recordar que no nos pertenecemos. Construirme a mí mismo es hacer crecer un don que Dios me ha dado, y que quiere dar a través de mí especialmente a mi esposo, pues es al que más valor aporto. El ocio no es un tiempo de descanso, sino que es un tiempo para construir a la persona. Si consideramos el trabajo meramente como un tiempo para producir, consideraremos el ocio como un tiempo exclusivamente para descansar, pero en ambos ámbitos, deberíamos construirnos como personas. Los griegos y los romanos daban más importancia al ocio que al neg-ocio o negación del ocio. ¿Qué construyo en mí en mi tiempo de ocio? ¿Dónde queda en mí ese afán de superación por el que el hombre supera infinitamente al hombre?

Una historia. Juana se sentó junto a Pedro y le dijo: Necesito hablar contigo. Nuestro matrimonio hace tiempo que no avanza y ya no hay novedades entre nosotros. A Pedro le sonó aquello a “llamada filas”. Pero accedió a hablar de aquella preocupación de su esposa. Era verdad. Su matrimonio se estaba estancando y eso significa retroceder. Hacía tiempo que no descubrían nada nuevo, ilusionante, sobre su relación. No había un itinerario en su matrimonio, nada más que trabajo, trabajo y luego, sofá, tele, internet y planes con amigos para pasárselo bien. Si la caridad conyugal es tan difícil de alcanzar, era imposible que no les faltase nada por aprender y practicar. Pedro reconoció que su esposa tenía razón. Su trabajo no le ayudaba a ser mejor esposo, así que algo tendrían que hacer en los ratos de ocio por esta misión de esposos, que es la más importante de sus vidas. Así que retomaron las catequesis de San Juan Pablo II. Hoy han aprendido sobre la sumisión recíproca en el temor de Cristo. Un tema increíblemente importante para su matrimonio con un montón de implicaciones en sus actitudes del día a día. Pedro y Juana, siguen haciendo su matrimonio nuevo todos los días con su esfuerzo y la ayuda del Espíritu Santo.

Madre,
Es cierto que tenemos algo mucho más importante que ser productivos en nuestro trabajo. Tenemos que dar frutos para Dios. Eso es disfrutar, dar fruto. Para ello tiene que haber nuevas primaveras entre nosotros, en las que surgirán nuevos brotes verdes que Cristo siembra en nuestro amor. Que no nos conformemos con un horizonte terrenal, Madre. Dios tiene una promesa para nuestro matrimonio y la va a realizar, si le dejamos construir en nosotros. Bendito y alabado sea nuestro Señor Jesucristo, que nos ha redimido. Amén.