Archivo por días: 26 abril, 2017

De cara al exterior. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 5, 13-19

EVANGELIO
Vosotros sois la luz del mundo
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5, 13-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielos».

Palabra del Señor.

Nota: Proyecto Amor Conyugal anuncia un retiro para matrimonios que se celebrará en Madrid entre los días 16 y 18 de junio.

Hay pocas plazas. Para más información pincha aquí:
http://proyectoamorconyugal.es/retiro-matrimonios-proyecto-amor-conyugal-madrid-16-17-18-junio-2017/

De cara al exterior.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Nosotros somos la sal de la tierra, nos dice el Señor. Y hoy, que el matrimonio y la familia están como están, más si cabe.
Así que debemos tener cuidado de no volvernos sosos. De vez en cuando tengo que recordarme a mí mismo que, si mi matrimonio no se diferencia de un matrimonio no cristiano, es que estoy haciendo algo mal. Es imposible que teniendo a Cristo entre nosotros no haya diferencias con lo que sería mi matrimonio sin Él. Sacar a Cristo de nuestra relación, es quitarle todo el sabor. ¿A qué sabe tu matrimonio?

Ser luz significa que iluminas a otros, es decir, que influyes en otros transmitiendo la luz que Dios te ha dado. El poder que Dios nos ha dado para influir en los demás es enorme, pero para ser sal de la tierra y luz del mundo, sólo hay una manera: Con las obras. Teresa y Manuel, deseaban ser luz para sus hijos. La clave para ello iba a ser el respeto mutuo. Así que, discutían siempre a solas para que no les oyeran. Además, tenían mucho cuidado en no contradecirse delante de ellos e incluso, intentaban ponerse buena cara y actuar con mucha educación por muy mal que estuviesen. Pero todos sus esfuerzos, no parecían dar fruto. Un día Teresita llegó del cole preguntando si se iban a separar. Cuando le preguntaron a qué venía eso, ella contestó: Porque vosotros no os queréis como los padres de Pablo.

Al cabo de un tiempo, conocieron a los padres de Pablo en una fiesta de cumpleaños. Allí se dieron cuenta de a lo que se refería Teresita. Los padres de Pablo se querían de verdad, se palpaba… y no como ellos, que lo intentaban simular. Así que emprendieron un camino para amarse de verdad, apoyándose en Dios y en la Iglesia. Por increíble que pareciese, descubrieron que cuando se amaban en la intimidad entregándose el uno al otro y acogiéndose en silencio, de alguna manera aquello se hacía notar de cara al exterior. Era algo inexplicable.

Un día Teresita llegó muy contenta a casa con una redacción que había hecho en clase sobre la felicidad. En su historia, los protagonistas eran su “papi” y su “mami”, porque ahora sí que se querían como los padres de Pablo.

Madre,
Nunca seremos luz si no recibimos al que es la Luz, y no la reflejaremos si no nos hacemos transparentes a la Luz que vino al mundo y no la recibieron. Somos sal de la tierra, pero el sabor lo pone el Amor de Dios. Alabado sea el Señor que es grande y misericordioso con nosotros. Amén.