Archivo por días: 26 marzo, 2017

Pringarse para sanar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 9, 1. 6-9. 13-17. 34-38

EVANGELIO
Fue, se lavó, y volvió con vista
Lectura del santo Evangelio según san Juan 9, 1. 6-9. 13-17. 34-38

En aquel tiempo, al pasar, vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento.
Entonces escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo:
«Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado)».
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban:
«¿No es ese el que se sentaba a pedir?».
Unos decían:
«El mismo».
Otros decían:
«No es él, pero se le parece».
El respondía:
«Soy yo».
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó:
«Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo».
Algunos de los fariseos comentaban:
«Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado».
Otros replicaban:
«¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?».
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego:
«Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?».
Él contestó:
«Que es un profeta».
Le replicaron:
«Has nacido completamente empecatado ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?».
Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo:
«¿Crees tú en el Hijo del hombre?».
Él contestó:
«¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jesús le dijo:
«Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es».
Él dijo:
«Creo, Señor».
Y se postró ante él.

Palabra del Señor.

Pringarse para sanar.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La ceguera en aquella época era considerada un castigo de Dios por motivo del pecado. Al ser ciego de nacimiento, en el versículo 2 que no aparece en el texto de hoy, los discípulos le preguntan a Jesús: “Rabí, ¿quién pecó para que naciera ciego? ¿Él o sus padres? Respondió Jesús: Ni pecó éste ni sus padres, sino que eso ha ocurrido para que las obras de Dios se manifiesten en él”.

Hoy hablaremos de las heridas de la infancia. Suelen afectar gravemente al matrimonio, e incluso puede parecer que no tienen solución. Además, estas heridas se pueden transmitir de generación en generación, ya que unos padres heridos pueden perjudicar a sus hijos. Pero ante esas heridas, veo hoy cómo Jesús dice “eso ha ocurrido para que las obras de Dios se manifiesten en él”. Impresionante. Es una nueva manera de ver las heridas, como una oportunidad para que las obras de Dios se manifiesten en mí.

Cristo hoy se acerca a mí, para poner su mano sobre mis heridas. Él está dispuesto a pringarse de barro por mí, para purificarme. Ensuciarse Él para limpiarme a mí. Quiere acompañarme y que comparta con Él mi dolor, acompañarme a ese momento que provocó aquella herida, para sanarla purificándola con su saliva y la caricia de sus dedos.

Qué hermoso ejemplo para el esposo que intenta ayudar a su cónyuge a salir del pozo donde se encuentra a base de “pringarse”, a base de cariño, arriesgándose a sufrir algún tipo de represalia, quizás por acercarse demasiado… Nosotros ya nos hemos bañado en la piscina del “Enviado” el día de nuestro bautismo y respondimos “Sí” a la pregunta: “¿Crees tú en el Hijo del hombre?” Sí, creo y sé que Él sanará la herida para que las obras de Dios se manifiesten en nosotros.

(Ponemos aquí una oración de sanación por mí o por mi esposo)
Señor,
Tú puedes volver atrás y caminar conmigo a través de mi vida desde el momento en que fuera concebido. Ayúdame, Señor, límpiame y líbrame de todo lo que pudo causarme dificultades. Tú estabas presente en todo momento. Líbrame y sáname de cualquier ataduras en mi espíritu que hayan podido llegarme por mis padres o las circunstancias de la vida de mis padres. Yo creo, Señor, y te doy gracias.