Archivo por días: 15 febrero, 2017

Esa otra espontaneidad. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 8, 22-26

EVANGELIO
El ciego estaba curado y veía todo con claridad
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 8, 22-26

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a Betsaida.
Y le trajeron a un ciego, pidiéndole que lo tocase.
Él lo sacó de la aldea, llevándolo de la mano, le untó saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó:
«¿Ves algo?».
Levantando lo ojos dijo:
«Veo hombres, me parecen árboles, pero andan».
Le puso otra vez las manos en los ojos; el hombre miró: estaba curado y veía todo con claridad.
Jesús lo mandó a casa, diciéndole que no entrase en la aldea.

Palabra del Señor.

Esa otra espontaneidad.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Evangelio nos muestra hoy cómo debe ser un proceso de conversión.
1- Reconocer que estamos ciegos por nuestro pecado
2- Acercarnos a la Iglesia, donde está Cristo, para encontrarnos con Él.
3- Salirnos de las garras del mundo, del bullicio, ir al silencio, cogidos de Su mano en la oración, hablando con Él.
4- Recibir Su Gracia (representada por la saliva) Con los sacramentos.
5- La mirada se va limpiando. Pero no acabamos de ver del todo…
6- Con la perseverancia, aprendiendo de Su Palabra y a base de recibir Su gracia, iremos viendo con claridad.
7- Jesús nos pide que no volvamos a poner nuestras esperanzas en las cosas del mundo. Vivir en el mundo sin ser del mundo.

En este proceso, vemos que hay mucho contacto entre Jesús y el ciego. Necesitamos mucho de ese contacto con Él. Su cariño, Su calor, lo necesitamos especialmente cuando estamos ciegos. Los esposos necesitamos también de este contacto mutuo para transmitirnos el cariño sanador. Caminar cogidos de la mano, acariciarnos, mirarnos como Él nos miraría, lo necesitamos también para superar nuestra dureza de corazón.

Dos esposos que ya casi no se tocan, no pueden transmitirse mutuamente la gracia de Dios el uno al otro. Tocarse no desde un deseo impulsivo que viene de lo puramente corporal, sino como dice San Juan Pablo II, el hombre alcanza una espontaneidad madura, en su corazón, adueñándose de los instintos y descubriendo la belleza espiritual de los signos que realizamos con el cuerpo. Cuando este descubrimiento se consolida en la conciencia, el corazón humano se hace partícipe, de esa otra espontaneidad, de la que nada sabe el “hombre carnal”. Estamos llamados a experimentar esa otra espontaneidad, relativa a los actos más interiores en los que el cuerpo, actúa de intermediario para que el hombre y la mujer se comuniquen esa comunión de personas querida por el Creador. Entonces, estaremos saboreando en nuestros gestos de cariño una imagen del amor que Dios nos tiene.

Cristo está presente en nuestro amor, se hace presente en cada acogida y entrega mutua, y en cada abrazo con mi esposo, me abrazo a Él y Él me abraza. Él me sana.

Madre,
Qué bello es el amor humano. Qué tristeza cuando se ensucia con deformaciones humanas. Ya lo decía el Papa Francisco, que Dios no ha creado nada más bello que el Matrimonio. ¿Sabremos verlo? ¿Sabremos vivirlo? ¿Sabremos transmitirlo?. En ti confiamos. Gloria y alabanzas a Dios por los siglos. Amén.