Archivo por días: 13 enero, 2017

Comenzar la casa por el tejado. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 1-12

EVANGELIO
El Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados

Lectura del santo evangelio según san Marcos 2, 1-12
Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa.
Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra.
Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico.
Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico:
-«Hijo, tus pecados quedan perdonados.»
Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros:
-«Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?»
Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo:
-«¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”?
Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados … »
Entonces le dijo al paralítico:
-«Contigo hablo: Levántate, coge tu camilla -y vete a tu casa. »
Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo:
-«Nunca hemos visto una cosa igual.»

Palabra del Señor.

Comenzar la casa por el tejado.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Algunos estamos habituados a recibir el sacramento de la confesión. Sabemos el valor que tiene, porque es un auténtico milagro. Un canadiense que vive en Medjugorje, ha construido un castillo para acoger a sacerdotes, para dar gracias porque un día, en una confesión, Cristo, a través uno de ellos, le perdonó más de 30 años de vida desordenada que había generado mucho dolor, sobre todo en su familia (como suele ocurrir cuando nos desviamos del camino).

Lo del perdón de los pecados, lo tenemos ya asumido. Ahora nos falta creer que Él puede hacer milagros en nuestro matrimonio. Puede ir convirtiendo nuestro amor en Su Caridad. Puede ir convirtiendo nuestro egoísmo, nuestro orgullo, nuestra falta de confianza, la oscuridad de nuestra mirada mutua, etc. en servicio, humildad, estar en ti y tú en mí, limpieza de corazón (o participar de la mirada del Creador), etc. ¡Puede!. Perdonar los pecados es un milagro mucho mayor, tanto que sólo Él puede hacerlo.

Hoy nos lo dice a ti y a mí. ‘¿Qué es más fácil: decirle al paralítico “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”?’
Pues para que veáis que puede, leed este mensaje de la Conferencia Episcopal Española, “La alegría del Evangelio y la Familia”:

________________________________________
En el documento, los prelados señalan que “el Evangelio anuncia la buena noticia de que es posible conocer el amor verdadero, un amor que se muestra como vocación, como camino hacia una plenitud, que colma el corazón humano y lo hace libre y feliz”. “La verdad del amor -añaden- se descubre en la unión del hombre y la mujer”. Ya que, “Dios se ha servido del amor esponsal para revelar su amor”.
________________________________________

Esperamos que hayáis leído detenidamente lo que aquí se dice. ¡Genial!:
¡Es posible conocer el amor verdadero! (Que se muestra como vocación) ¡La verdad del amor se descubre en el matrimonio, del que Dios se ha servido para revelar su amor!

Va siendo hora de comenzar la casa por el tejado. La hora de la fe: Subir al tejado de nuestros criterios, levantar las tejas de la incredulidad, hacer un agujero grande para bajar (o abajarme) con mi esposo, y presentarnos ante el Señor cada día para escuchar la Palabra que nos propone. Hará el milagro, ¡¡garantizado!!

Levantad de vuestra parálisis, desechad todo aquello que sostenía vuestra triste vida e id a disfrutar de la libertad y la alegría del Proyecto de Amor Conyugal (de Dios), para vosotros.
A vuestros hijos, les ocurrirá lo mismo que a los que asistieron al milagro del Evangelio: “Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: Nunca hemos visto una cosa igual.”

Madre,
A veces puedo tener la tentación de creer que Dios no está atento a mis cosas. Imagino que debo hacerle mucho daño si me dejo llevar por este pensamiento. A veces me perderé mucho de lo que me quiere dar, por falta de confianza. Pero hoy quiero ir a por todas, escalar la casa, subir al tejado, levantar las tejas, lo que sea por amor a mi esposo. Quiero lo mejor para él/ella, quiero darle lo mejor y lo mejor es llevarle al Señor. Qué grande es nuestro Dios que es Padre y quiere que le lleve a mi esposo cuando está débil. Alabado sea. Amén.

Gritarlo a los cuatro vientos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 1, 40-45

EVANGELIO
La lepra se la quitó y quedó limpio
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:
-«Si quieres, puedes limpiarme».
Compadecido, extendió la mano y lo tocó, diciendo:
-«Quiero: queda limpio».
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente:
-«No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que sirva de testimonio».
Pero, cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a el de todas partes.

Palabra del Señor.

Gritarlo a los cuatro vientos.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La lepra era una enfermedad que deformaba a las personas. Además eran excluidos de la sociedad y debían vivir solos y apartados. El pecado actúa en nosotros como la lepra. Deforma nuestra visión del matrimonio y nos aleja al uno del otro.

Cuando uno se enamora, no puede evitar gritarlo a los 4 vientos. Las calles están llenas de pintadas con corazones y declaraciones de amor eterno.
¿Qué ha pasado desde que nos enamoramos? ¿Dónde está ahora la belleza de nuestro amor? Seguramente nos habremos decepcionado mutuamente y hemos dejado de ser una prioridad el uno para el otro.

Observemos cómo enamora Cristo:
– Vemos que se le acerca un leproso, pecador impuro. En aquella época, los leprosos tenían prohibido acercarse a cualquiera, por motivo de su impureza. ¿Por qué se acerca a Cristo? Porque sabía que lo acogería.
– Pero Jesús, en su sobreabundancia, demuestra una ternura especial en su acogida, tocándole. Esto significaba quedar impuro inmediatamente a los ojos de todos. Pero Él da prioridad a demostrar su cariño hacia aquel hombre.
– El leproso se sintió amado y curado, y no pudo evitar gritarlo a pesar de que Jesús le había ordenado no hacerlo.

Aplicando esta enseñanza a nuestra relación conyugal: Jesús nos enseña que no es la impureza la que nos separa, sino la falta de misericordia. Si Tú Señor que eres puro acoges con tanto cariño, ¿Por qué a nosotros que no somos puros nos cuesta acoger a nuestro esposo cuando peca?.

Hoy en día hacen falta matrimonios que griten a los 4 vientos el amor que sienten por su esposo. Pero para ello, es necesario pedir perdón y pedirnos perdón. Es el momento de acercarnos a Jesús y suplicarle juntos de rodillas: Señor, si quieres puedes limpiar nuestro matrimonio. El Señor quiere, se comprometió con nosotros el día de nuestra boda. Sólo Él nos puede llevar a vivir el matrimonio tal como Dios lo pensó.

Rezamos un Ave María por todos los matrimonios, para los que su esposo ha dejado de ser una prioridad.