Archivo por días: 17 Diciembre, 2016

Entre luces y sombras. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 1,1-17

EVANGELIO
Genealogía de Jesucristo, hijo de David
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 1,1-17

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Arán, Arán engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo catorce.

Palabra del Señor.

Entre luces y sombras.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Una genealogía, de la que procede Jesús, llena de pecados y limitaciones…. Sombras pero también luces, al igual que nuestra genealogía, mi familia de origen y la de mi esposo.

Queda una semana para la Navidad. Son días en los que se reúne la familia, se sienta alrededor de una mesa para celebrar la venida del Niño Dios. Sí, es el cumpleaños de Jesús, y Él quiere que lo celebremos en familia, porque hace poco más de 2000 años, Él vino también a una Familia. Pero a veces, entre nosotros puede haber heridas y desencuentros que hacen que el centro de esta Navidad no sea el Señor. Quizás porque no aceptamos las limitaciones y pecados de un hermano, de un suegro, de un cuñado…

No pasa nada. La familia de la que procede Jesús no era ni mucho menos perfecta, y fueron un medio para que pudiese hacerse presente el Hijo de Dios a través de ese hilo conductor de la genealogía humana. Esos escándalos familiares, no impidieron que viniese Jesús al mundo. ¿No fue grave que David se acostase con la mujer de Urías y después lo enviase a la muerte para esconder su pecado? Y sin embargo, de esa relación contraria a la ley de Dios, nació uno de los antepasados de Jesús.

Pues mucho menos, nuestros sentimientos heridos, los fallos que hemos tenido unos con otros, nuestros pecados… Nada de eso va a impedir que Jesús venga a nuestra casa y celebremos con todo el gozo y toda la alegría el acontecimiento más grande de la historia de la humanidad.

Que estas Navidades, nuestro centro sea la obra de Dios en Jesús y no la obra de nuestro orgullo herido.

Jesús, tú naciste en un pesebre, muy probablemente con el mal olor a excrementos de animales y quizás rodeado de moscas e insectos. Un entorno nada idílico. Pero eso no importaba en los brazos de María. Madre, yo también necesito de Tu abrazo. Pongo en tus manos nuestro corazón y nuestras familias de origen, para que nos purifiques con la gracia Divina. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.