Archivo por días: 15 diciembre, 2016

Me toca mover ficha. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 7, 24-30

EVANGELIO
Juan es el mensajero que prepara el camino del Señor
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 24-30

Cuando se marcharon los mensajeros de Juan, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de Juan:
«¿Qué salisteis a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Pues ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Mirad, los que se visten fastuosamente y viven entre placeres están en los palacios reales.
Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. Este es de quien está escrito:
“Yo envío mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino ante ti.”
Porque os digo, entre los nacidos de mujer no hay nadie mayor que Juan. Aunque el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él».
Al oír a Juan, toda el pueblo, incluso los publicanos, recibiendo el bautismo de Juan, proclamaron que Dios es justo. Pero los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos.

Palabra del Señor.

Me toca mover ficha.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Es impactante esta última frase del Evangelio: Los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, “frustraron el designio de Dios para con ellos”.

Sí, el designio de Dios es que todos nos salvemos a través del acto perfecto de redención de Cristo en la cruz y su posterior resurrección, con las que nos libró del pecado. Y si no me convierto, como los fariseos y los maestros de la ley, frustraré el plan de Dios para conmigo.

La secuencia, tal como explica San Pablo (Rom. 8, 28ss) es la siguiente: Predestinación, vocación, justificación y glorificación. De manera que todos estamos predestinados a salvarnos por la misericordia de Dios, y a todos nos hace una llamada, que es nuestra vocación (Bautizados y esposos). Si respondemos a Su llamada siendo fieles a nuestra vocación, continúa la secuencia según Su designio, y Él nos justifica. Por último, a los que justifica, los glorifica. Tal como continúa diciendo en el versículo 32 “El que no reservó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos va a regalar todo lo demás con él?”

Dios quiere salvarme, pero si no soy fiel a mi vocación de esposo, si por orgullo no estoy dispuesto a someterme a mi esposo y él/ella tampoco a mí, vamos a conseguir frustrar el grandioso plan que Dios tiene para nosotros. No podrá justificarnos ni glorificarnos. No le habremos dejado. Hay un matrimonio que conocemos, que van de mal en peor. Se han obcecado en sus posturas y cada vez la distancia y las heridas son más grandes. Él no soporta el mal carácter de ella, y ella quiere dominarle y que él haga lo que ella cree que debería hacer. Y llevan con la misma guerra meses, y cada vez se agrava más la situación. Y no hace nada cada uno consigo mismo por someterse al otro en nombre de Cristo. ¿Qué destino les deparará esta actitud? ¿Merece la pena destrozar mi vida y la de mis hijos por no dar mi brazo a torcer o no aceptar las limitaciones del otro?. Que mi terquedad no se haga más fuerte en mí, que el amor de Dios.

Madre,
Te pedimos por este matrimonio, para que acepten ese bautismo de conversión y acojan el verdadero amor de Dios, que no se impone, aunque el otro lo haga fatal. Todo me lo juego en esa respuesta a través de mi vocación, si es un sí y actúo según ese sí, Dios está deseando poder justificarme en Cristo y glorificarme con Él. Dios es tan generoso y tremendamente misericordioso que entregó a su Hijo. Me toca mover ficha. Alabado sea.