Archivo por días: 14 diciembre, 2016

Lo que Tú cambiaste. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 7, 19-23

EVANGELIO
Anunciad a Juan lo que habéis visto y oído
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 19-23

En aquel tiempo, Juan, llamando a dos de sus discípulos, los envió al Señor diciendo:
«¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?».
Los hombres se presentaron ante él y le dijeron:
«Juan el Bautista nos ha mandado a ti para decirte: “¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?”».
En aquella hora Jesús curó a muchos de enfermedades, achaques y malos espíritus, y a muchos ciegos les otorgó la vista.
Y respondiendo, les dijo:
«ld y anunciad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres son evangelizados. Y ¡bienaventurado el que no se escandalice de mí!».

Palabra del Señor.

Lo que Tú cambiaste.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Señor, nosotros lo hemos visto y oído: Ciegos que ven, sordos que oyen, pobres evangelizados… Primero en nuestro matrimonio, cómo te introdujiste en nuestras vidas y cambiaste nuestras actitudes, nuestras prioridades… Después en muchos otros matrimonios.

Esposo/a, seguramente, tú, que estás leyendo este comentario, también has visto y oído Sus obras en ti y en otros. Anímate a ser testigo al final de este comentario.

¿Cómo vamos a escandalizarnos de Ti?

Nadie me puede decir que no existes. Hoy quiero alabarte por tantos milagros como haces. No cesas de trabajar, siempre preocupado por nosotros. Te doy cada día las gracias, porque mi vida podía haber sido una ruina si no me hubieses rescatado. Quiero ser testigo Tuyo ante el mundo, porque cambiaste mi afán por destacar, por mi afán por señalarte. Cambiaste mi ambición mundana y me hiciste indigente de la gracia. Cambiaste mi risa irónica por una alegría inmensa. Cambiaste el noticiero de la mañana por la oración de laudes. Cambiaste mis deseos desordenados por deseos de caridad conyugal. Cambiaste mi espíritu de dominio en el matrimonio por la admiración ante la grandeza del misterio revelado. Cambiaste mi paternidad orgullosa por el reto de ser imagen Tuya. Cambiaste mis miedos por la confianza en Ti. Cambiaste mi vergüenza sobre Ti por el orgullo de ser Tu amigo. Cambiaste el afán de controlar mi vida por un hágase Tu voluntad. Y cada vez que voy a confesarme de tantas cosas como aun tienes que transformar en mí, cambias mi pecado por gracia santificante. El caso es que, cuanto más Te conozco, más me muestras quién soy o mejor, quién estoy llamado a ser.

Señor, no soy digno. Sólo me sale una oración de alabanza, de agradecimiento. Alabado seas por siempre, Señor.