Archivo por días: 12 Diciembre, 2016

Autoridad recibida. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 21, 23-27

EVANGELIO

El bautismo de Juan ¿de dónde venía?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 21, 23-27

En aquel tiempo, Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo para preguntarle:
«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?».
Jesús les replicó:
– «Os voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestáis, os diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?».
Ellos se pusieron a deliberar:
«Si decimos “del cielo”, nos dirá: “¿Por qué no le habéis creído?” Si le decimos “de los hombres”, tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta».
Y respondieron a Jesús:
«No sabemos»
Él, por su parte, les dijo:
«Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Palabra del Señor.

Autoridad recibida.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

En el terreno religioso, la autoridad en tiempos de Jesús venía de la Ley de Moisés y de los escribas y fariseos que se apoyaban en ella.
La autoridad se recibía de otro maestro que confirmaba el conocimiento de la ley y la coherencia con la misma. Jesús muchas veces discutía dicha ley, incluso a veces parecía ir en contra. Por tanto ¿de dónde recibía Jesús esa autoridad? Enseñaba abiertamente y era capaz de soportar la enorme presión social que recibía ¿Qué o quién le daba la autoridad a Jesús?

La respuesta está en su relación con Dios. La fuente de su autoridad es la experiencia de amor con Dios, y es la relación que debemos conocer si queremos entender todo lo que está detrás de las enseñanzas y la vida de Jesús, y si queremos llegar a la fuente de esa autoridad.

De esta manera, conociendo dicha fuente de autoridad, de donde recibo yo la mía, me afianzo sobre roca y afianzo mi matrimonio sobre roca. Conociendo el amor entre el Padre y el Hijo, conociendo el amor que me tiene Cristo en el Espíritu Santo, y aplicándolo en mi matrimonio, es como recibiré la autoridad para afianzar mis creencias, establecer un camino certero y que mis creencias y mis principios no se tambaleen ante cualquier dificultad o desavenencia.

Sorprende la sabiduría de Jesús. Cómo confronta a la persona con la verdad. Jesús no impone, enseña haciendo pensar: Si ellos reconocen a Juan como el precursor, reconocerán a Jesús como el Mesías. Pero ellos responden no siendo fieles a la verdad, ellos no son libres, les preocupa la gente: “tememos a la gente porque todos tienen a Juan por profeta”.

Cuando la verdad está en mí, me da igual lo que piensen los otros. “La verdad os hará libres” (Jn 8, 32), dice el Señor.

Madre,
Ayúdanos a emplear la autoridad que nos habéis dado a través de la Iglesia a ser esposos y padres, nunca abusando ni buscando nuestros propios intereses sino a ejemplo de Jesús que empleó su autoridad divina no para dominar, sino para servir.
Que nuestra vida se desarrolle en la contemplación del misterio de Jesús de quien viene toda autoridad y todo bien. Señor, muéstranos tu Corazón para mantenernos abiertos a descubrir Tu Misterio. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.