Archivo por días: 18 septiembre, 2016

Con tal de ganarme su cariño. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 16, 1-13

EVANGELIO
No podéis servir a Dios y al dinero

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 16, 1-13
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
“¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”.
El administrador se puso a decir para sí:
“¿Qué voy a hacer, pus mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa.”
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero:
“¿Cuánto debes a mi amo?”
Éste respondió:
“Cien barriles de aceite.”
Él le dijo:
“Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta.”
Luego dijo a otro:
“Y tú, ¿cuánto debes?”
Él contestó:
“Cien fanegas de trigo”.
Le dijo:
“Aquí está tu recibo, escribe ochenta”.
Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.
Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero de iniquidad, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas.
El que es de fiar en lo poco, también en lo mucho es fiel; el que es injusto en lo poco, también en lo mucho es injusto.
Pues, si no fuisteis fieles en la riqueza injusta,, ¿quién os confiará la verdadera? Si no fuisteis fieles en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará?
Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero».

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

Con tal de ganarme su cariño.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Como todas las parábolas, en esta, Jesús nos hace una invitación. La interpretación puede ser un poco confusa, porque el Señor no me puede estar animando a ser infiel.

De momento, me deja claro una cosa: No soy propietario de mis bienes, soy un administrador de los bienes del Señor. Solamente esta consideración, es importante, porque cambia mi vida. No soy dueño de mi casa, mi dinero, mi inteligencia, mi cuerpo, mi fe, ni desde luego de mi esposo, mis hijos… Soy administrador del Señor de todo, y por tanto, tengo una enorme deuda con Él, pues todo, todo lo que me ha entregado es Suyo.

Pero vamos al lío. ¿Cómo es posible que el Señor ensalce a un sinvergüenza que defrauda a su señor en beneficio propio? Ni siquiera por su astucia, merece ningún tipo de felicitación ¿No os parece?.

Según los entendidos, estos administradores no cobraban un sueldo, sino que recibían una comisión de las facturas que administraban. El administrador en este caso, no estaba defraudando a su señor, sino renunciando a la parte que legítimamente le correspondía, con tal de ganarse amigos que le ayudasen cuando él se encontrara en necesidad.

Sí, Señor. Renuncio a todos mis derechos terrenales, a esa parte que me quieres dar porque el obrero merece su salario. Renuncio a los bienes materiales, a ese respeto que merezco, a recibir consuelo, a mi comodidad, a la gratitud de aquellos de mi familia por los que me entrego cada día… renuncio a lo que sea, con tal de ganarme el favor de mi esposo, de ganarme su amistad, y de esta manera, ganarme también Tu amistad. Así, cuando llegue al fin de mis días, no tendré nada, pero tendré el mayor tesoro: El cariño y el aprecio de todos.

Madre:
Después de esta prueba, sueño con el abrazo del Señor. Quiero estar con Él para toda la eternidad, pero sé que no soy digno. No siempre soy un administrador fiel y a veces no utilizo los bienes que el Señor me ha entregado, para darle gloria. Necesito de la intercesión de mi esposo, de mis hijos, de mis amigos… Muchos que, llegado el momento, le digan al Padre: Perdónale, que en su día renunció por mí y me ofreció tanto como tenía. Necesito de Tu intercesión. No me abandones nunca. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.