Archivo por días: 14 Septiembre, 2016

¿Qué haría sin Tu Cruz? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 3, 13-17

EVANGELIO
Tiene que ser elevado el Hijo del hombre

Lectura del santo Evangelio según san Juan 3, 13-17
En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
«Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.
Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él».

Palabra del Señor.

Nota: Proyecto Amor Conyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

 

¿Qué haría sin Tu Cruz?
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Hoy celebramos el día de la exaltación de la Santa Cruz.
Nuestra infidelidad a Dios es tan grande, tan grave, que era necesario que el Hijo del hombre fuese crucificado, para expiar nuestras culpas. Él, el único Inocente, el único que es eternamente fiel, es el único Salvador posible.

Cuesta mucho entender el sufrimiento como medio de expiación o de sanación, pero es Dios quien determinó que éste es el único camino y la vida nos muestra que quien no está dispuesto a sacrificarse, no ama, porque sólo el sufrimiento por otro es la prueba irrefutable del amor. Nos dice el Señor en otro pasaje que, no hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos.

Padre, tu amor es tan grande por nosotros que entregas a tu Hijo amado, juntos os sacrificáis hasta el extremo. Y nos das la posibilidad de sufrir y unir nuestro sufrimiento al Tuyo, para poder amar con Tu amor. No me gusta sufrir, pero quiero ser capaz de amar. Así que, o acojo los dones que me ofreces, o creo en Ti, o estoy perdido. Me encontraré sumido en la tristeza, en el vacío, en la soledad y en último término en la muerte. Señor, me da miedo perderte ¿Qué haría yo sin ti? ¿Qué haría sin Tu Cruz en los momentos de dolor con mi esposo, con mis hijos, en las relaciones con los demás, en el trabajo…? No sé dónde pondría yo mi esperanza si no hubieses muerto por amor a mí, si no supiese que eres Dios y que me amas hasta el extremo.

Pero cada vez que sufro el desamor, una ofensa, una humillación, un gesto de indiferencia… en mi matrimonio, miro tu Cruz, y te veo allí, el Esposo de la Iglesia alzado, crucificado por su pueblo, a la vista de todos. Y creo en Ti, y me uno a Ti, y me digo: que gran don me concedes al compartir conmigo el amor ¡Qué gozo me envías, que despeja mi resistencia y la tristeza que viene de mí, porque Tú no me has llamado para condenar a mi esposo, sino para que se salve por Ti. Acepta Señor mi deseo de sacrificarme por amor a él/ella.

Alabado seas, por compartir tu misión conmigo, por compartir tu Cruz y por tanto, Tu resurrección.