Archivo por días: 4 septiembre, 2016

Atletas del amor. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 14, 25-33

EVANGELIO
El que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 14, 25-33
En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo:
«Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío.
Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío.
Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, sí echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo:
“Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.”
¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil?
Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz.
Así pues, todo aquel de entre vosotros que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío».

Palabra del Señor.

Atletas del amor.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El seguimiento de Jesús no puede realizarse a medias. Él nos lo dice muy claro hoy: “Todo aquel… que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío”. Y entre los bienes, incluye al esposo, a los padres, a los hijos, a los familiares e incluso a mí mismo, que como solemos decir, yo soy el primer don de Dios para mí mismo.

Inicialmente la condición que nos pone el Maestro, parece utópica, demasiado exigente e incluso exagerada. ¡No hace falta tanto! Puede parecer que, o nos hacemos monjes de clausura, o no podemos seguir a Jesús.

El Señor no me exige abandonarlo todo, sino que me anima a “posponerlo”, es decir, que mi prioridad ante todo tiene que ser seguir a Jesús. Esto no implica que abandonemos a nuestro cónyuge, sino que al priorizar nuestra relación con el Señor, la enriquece y la impregna de Su presencia. No es lo mismo que esté con mi esposo, que estar con mi esposo siguiendo a Jesús, teniéndole presente, imitando sus actitudes, lleno de Su gracia porque me he confesado, porque he comulgado, porque he rezado… Con un espíritu fuerte, lleno del amor de Dios.

Así que, si quiero construir un matrimonio fuerte y pleno, tengo que empezar por medir mis fuerzas y entender que no voy a ser capaz de terminarlo y voy a construir un churro, o medio…

Por tanto, la propuesta de Jesús no es una norma impuesta a capricho, es la mejor recomendación que nos puede dar para vivir el amor, la paz, la armonía, para construirnos juntos. Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Sólo puedo apostar a tope por una cosa. ¿Dónde quiero competir para ganar? ¿En el trabajo? ¿En el dominio de mi esposo? ¿En mi tono físico? O en el amor. Pues si queremos ser atletas del amor, tenemos que entrenar a fondo, si no, es imposible vivir el reino de Dios. Pongámonos metas de vida y los medios para lograrlas, apoyándonos el uno en el otro, recorriendo el camino de Cristo juntos con Él y detrás de Él.

Madre:
Concédenos y ayúdanos a vivir despreocupados de las cosas de la tierra, que vivamos ya un anticipo del cielo ¡vivir en el cielo! Abandonar esta tierra y todo aquello que nos ata a ella. No hay más Amor que nuestro Señor. ¡Nos has dado tanto! Que hasta le amores mas legítimos, nos dejan vacíos sin Ti. Nunca abandonaremos la oración en familia. Como la cierva herida busca corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, mi Dios