Archivo por días: 27 agosto, 2016

Comunicar sus beneficios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 25, 14-30

EVANGELIO
Como has sido fiel en lo poco, pasa el banquete de tu Señor

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 25, 14-30
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
-«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos.
Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
-“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.”
Su señor le dijo:
-“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo:
-“Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.
Su señor le dijo:
-“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó el que había recibido un talento y dijo:
-“Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.”
El señor le respondió:
-“Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabias que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y rechinar de dientes”».

Palabra del Señor.

Comunicar sus beneficios.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Señor reparte uno, dos o cinco talentos “a cada cual según sus capacidades”, para que los administre y multiplique. Cada uno tiene la responsabilidad de conocer y aceptar con humildad y de verdad los dones y talentos que ha recibido, y nuestra respuesta ha de asemejarse lo más posible a la de los dos siervos fieles: actuar con prontitud, con generosidad, con iniciativa para “multiplicar” nuestros talentos, superando toda actitud de temor, inseguridad, mezquindad, pereza o egoísmo.

En última instancia, la realización de cada hombre y cada mujer está en su camino hacia Dios. No se puede ser feliz si no respondemos a esta misión para la que hemos sido creados. El ser humano alcanza su plenitud en la plena comunión con el Padre.

Dios da ciertos dones y talentos a cada uno según sus capacidades, porque Dios me entrega lo necesario para llevar adelante lo que me toca, ni más ni menos, por tanto, para todas las circunstancias y dificultades que encuentre en mi vida, Dios ya me dio las capacidades necesarias para afrontarlas y salir victorioso.

Todos estos dones y talentos tienen una dimensión personal, pues ayudan a nuestro desarrollo, pero tienen al mismo tiempo una dimensión relacional: se orientan también a la mutua edificación, especialmente entre los esposos. Así, al poner los propios dones a disposición el uno del otro, éstos se convierten en una riqueza para los dos. Tal como dice el catecismo: 1937 “Estas diferencias pertenecen al plan de Dios, que quiere que cada uno reciba de otro aquello que necesita, y que quienes disponen de “talentos” particulares comuniquen sus beneficios a los que los necesiten. Las diferencias alientan y con frecuencia obligan a las personas a la magnanimidad, a la benevolencia y a la comunicación…

Cada uno dispone de un puñado de talentos diferentes, precisamente para que nos necesitemos mutuamente y compartamos. No actuemos con miedo, como el que recibió un talento y lo enterró. Pongamos nuestros talentos en común, no huyamos atemorizados por las diferencias que nos separan. Arriesguémonos a equivocarnos, invirtamos el uno en el otro para conseguir el doble de lo que recibimos cada uno.

Madre:
A veces comparamos los dones que hemos recibido con los que han recibido otros, y esto puede provocarnos envidia. Hoy volvemos a tomar conciencia de que todo es de Dios y que Él nos lo deja para que lo administremos. Al que más ha recibido, le pedirá más. Por tanto ¿Qué sentido tiene la envidia desde esta perspectiva?. Alabado sea el Señor por todo lo que nos ha entregado.