Archivo por días: 25 Julio, 2016

Ser para los demás. Comentario del Evangelio para matrimonios: Mateo 20, 20-28

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo 20, 20-28

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: «¿Qué deseas?»
Ella contestó: «Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.»
Pero Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?»
Contestaron: «Lo somos.»
Él les dijo: «Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.»
Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»

Palabra del Señor

 

Ser para los demás.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Hoy es día de Santiago Apóstol (El Zebedeo), patrón de España. Su madre le buscaba un buen puesto en el cielo. Jesús nos anima a no buscar los mejores puestos, sino ser servidores como Él, que ha venido a servir. Nuestro matrimonio, como camino de seguimiento del señor, es un compromiso para toda la vida en el que no hemos venido a ser servidos, sino a servir. Es nuestra manera específica de seguir a Cristo, siendo servidores de nuestro esposo. Es un cáliz que hay que beber, y es duro, pero así estamos con Él y en Él y esto lo convierte en un brindis, por el que bebemos este cáliz con alegría.

Hoy como la madre de los Zebedeos te pedimos por nuestros hijos, pero no para que se sienten a tu derecha o tu izquierda, sino para que les llames a beber de Tu cáliz, para que con tu Sangre les purifiques de todo lo malo y les protejas del mal con el bien. Nosotros nos comprometemos a enseñarles con nuestro propio ejemplo, que la vida no es buscar triunfos sino servir.

La manera de Jesús de servirnos es “dar su vida en rescate por muchos”. Sólo Él salva. Sólo Él podía rescatarnos.
La Conferencia Episcopal Española ha publicado hace unas semanas un documento llamado “Jesucristo salvador del hombre y esperanza del mundo”. En él nos recuerdan que Jesucristo es el único salvador. No basta ser bueno, ni ser servicial. Primero hay que adherirse a Cristo porque sólo Él salva. Dice ya desde la introducción: “solo estando en comunión con Él podemos realmente llegar a ser para los demás”.

Madre:
Tú que fuiste esclava del Señor, y le enseñaste a Jesús como Madre, con tu servicio y con tu entrega, enséñanos a nosotros también. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.