Archivo por días: 19 Julio, 2016

El secreto de la unidad. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 12, 46-50

EVANGELIO
Señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos»

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 46-50
En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él.
Uno se lo avisó:
-«Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo».
Pero él contestó al que le avisaba:
-«¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?»
Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo:
-«Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre».

Palabra del Señor.

El secreto de la unidad.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Hoy el Señor nos descubre el secreto que más nos interesa a los esposos. Es la clave para la unión. ¿Queréis vivir un amor verdadero? Seguid leyendo…

Hay algo que une más fuerte que los lazos de sangre. Hay una manera de ser más hermano, padre o madre, que la pura genética, más que el roce, más que el servicio mutuo… El secreto es hacer la voluntad de Dios, para participar de Su Gracia Divina. Cuando lo esposos hacen la voluntad de Dios, entonces empiezan a unirles unos lazos espirituales que son más fuertes que la propia muerte, porque la trascienden. Son lazos capaces de mantenerse después de la muerte.

Algunos pueden pensar que, cuando la Virgen oyera estas palabras de Jesús, se sentiría despreciada. Muy al contrario. La Llena de Gracia, plenamente unida a su Hijo por la gracia Divina, era Madre de pleno derecho en todos los sentidos. Nadie más ha cumplido la voluntad de Dios como ella. Y es nuestra Madre. ¡Qué alegría!.

Si quieres a alguien de verdad, seguro que lo que más deseas para él/ella es que tenga un encuentro con el Señor, para que nuestros nombres estén escritos en el cielo uno junto al otro. No puede haber mayor alegría. Que el nombre de mi esposo esté escrito en el cielo junto al mío ¿Puede haber mayor alegría?. Esposos, busquemos siempre la voluntad del Señor y alcanzaremos su favor en nuestro matrimonio.

Madre:
Tú estás ya viviendo en la comunión de los santos. Qué maravilla tiene que ser eso. Cuánta plenitud. Todo lo demás quedaría tan en segundo plano… Danos la fuerza y sobre todo, la valentía de elegir siempre hacer la voluntad de Dios. Pídele al Señor que escriba nuestros nombres, el uno junto al otro. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.