Archivo por días: 7 Julio, 2016

¿Estáis mal? No importa. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 10, 7-15

EVANGELIO
Gratis habéis recibido, dad gratis

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 7-15
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:

– «ld y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios.
Gratis habéis recibido, dad gratis.
No os procuréis en la faja oro, plata ni cobre; ni tampoco alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en una ciudad o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa, saludadla con la paz; si la casa se lo merece, vuestra paz vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros.
Si alguno no os recibe o no os escucha vuestras palabras, al salir de su casa o de la ciudad, sacudid el polvo de los pies.
En verdad os digo que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquella ciudad».

Palabra del Señor.

¿Estáis mal? No importa.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Señor insiste una y otra vez: “Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos”.
Tenemos que llevar la buena noticia del matrimonio a tantos como están como ovejas sin pastor. Todos quieren amarse, pero no saben lo que hacen.
Si llevamos la buena noticia, curaremos a muchos esposos y por tanto a sus hijos, y por tanto a otros matrimonios que se habrían visto afectados por esa ruptura, ya que él se iría con una y ella con otro, ambos pertenecientes a otras familias, y por tanto se verían afectados a su vez los hijos de esas dos familias… y así, habremos conseguido el milagro de parar toda una cadena de destrucción y muerte.

Cuando no estamos pasando un buen momento, se produce una cierta distancia entre nosotros. A todos, nos pasa. Ha ocurrido algo que ha producido dolor, seguramente por orgullo… Pero no importa, esposos. Tenemos la oportunidad de decidir amarnos y ofrecer este sufrimiento el uno por el otro por amor. Es un sufrimiento difícil, porque estamos llamados a la comunión, y cuando no hay comunión, nuestro corazón se resiente y sufre muchísimo, sufre una soledad que recuerda la soledad originaria (a solas con Dios) de la que habla San Juan Pablo II, esa que Dios mismo decía que no era buena, porque el hombre buscaba su ayuda adecuada y no la encontraba. Pero podemos ofrecer esta soledad que sentimos, y ofrecer nuestra incomprensión mutua. Para Dios, estos ofrecimientos, son auténticos tesoros de amor. Por eso, no importa. Tenemos algo mucho más grande entre nosotros, que es la posibilidad de seguir luchando para ser imagen de la Santísima Trinidad. La posibilidad de pedirnos perdón y perdonarnos con el Perdón de Cristo sobre la Cruz.

Esta es la belleza del matrimonio. En lo bueno y en lo malo, en las alegrías y en las penas. Podemos seguir amándonos, salvándonos mutuamente, tendiéndonos una mano para seguir luchando juntos. Y esperando ese momento de la redención, en el que volveremos a sentirnos uno, más plenos que la última vez, porque hemos sido fieles a nuestra vocación de amarnos.

Esposos, orad por nosotros. Nosotros también os encomendamos.

Madre:
Te sentimos cerca. Tú nunca te alejas. Te pedimos por todos estos matrimonios que están luchando en este itinerario que has abierto, para ir descubriendo la verdad y la belleza de nuestro amor conyugal. Te pedimos para que sean fieles, en las alegrías y en las penas, y que sepan así mostrarles a todos los matrimonios de su entorno el increíble destino que nos espera: La caridad conyugal: El amor de Dios entre nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.