Archivo por días: 30 mayo, 2016

Acoger la redención. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 12, 1-12

EVANGELIO
Agarrando al hijo amado, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12, 1-12

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar en parábolas a los sumos sacerdotes, a los escribas y a los ancianos: -«Un hombre plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó un lagar, construyó un torre, la arrendó a unos labradores y se marchó lejos. A su tiempo, envió un criado a los labradores, para percibir su tanto del fruto de la viña. Ellos lo agarraron, lo azotaron y lo despidieron con las manos vacías. Les envió de nuevo otro criado; a éste lo descalabraron e insultaron. Envió a otro y lo mataron; y a otros muchos, a los que azotaron o los mataron. Le quedaba uno, su hijo amado. Y lo envió el último, pensando “Respetarán a mi hijo”. Pero los labradores se dijeron: “Éste es el heredero. Venga, lo matamos, y será nuestra la herencia”. Y, agarrándolo, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, hará perecer a los labradores y arrendará la viña a otros. ¿No habéis leído aquel texto de la Escritura: “La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente”?». Intentaron echarle mano, porque comprendieron que había dicho la parábola por ellos; pero temieron a la gente, y, dejándolo allí, se marcharon.

Palabra del Señor.

Acoger la redención.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Dios ha invertido en mí. Me ha creado a Su imagen, me ha dado unos talentos que tienen la capacidad de desarrollarse, un camino para mejorar, un esposo para vivir una comunión, que además es mi ayuda adecuada, unos hijos o frutos de nuestro amor para que vivamos como co-creadores suyos y un trabajo para colaborar con su obra creadora. También me ha dado una Iglesia que es Madre, a la Santísima Virgen, un ángel de la guarda, a los santos, etc.

Como sabe que por mí mismo no tengo capacidad para llevar adelante la misión que me ha encomendado, envió a Su Hijo que me redimió muriendo por mí. La pregunta ahora es ¿Cómo estoy aprovechando yo todos los esfuerzos de Dios por amarme? ¿Cómo estoy aprovechando la muerte y resurrección del Señor por mí? Tendemos a pensar que nosotros no habríamos participado en la muerte de Cristo, pero la realidad es que si su muerte no produce ningún efecto en mí, ha sido una entrega inútil. Es como si rechazara Su sacrificio. Como si despreciara este don tan inmenso que Dios Padre me hace a través de su Hijo, en el Espíritu Santo.

Dice el Papa Francisco en Amoris Laetitia:
63. … La familia y el matrimonio fueron redimidos por Cristo (cf. Ef 5,21-32), restaurados a imagen de la Santísima Trinidad, misterio del que brota todo amor verdadero. …De Cristo, mediante la Iglesia, el matrimonio y la familia reciben la gracia necesaria para testimoniar el amor de Dios y vivir la vida de comunión.

Éstos son los frutos que espera recoger el Padre de nuestro matrimonio. En nosotros está la mano de Dios, y Él hace proezas con su brazo, si acogemos el amor que nos tiene.

Madre:
Ayúdanos a aprender de Juan, para acoger la muerte de tu Hijo y acogerte a ti como Madre. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen.