Archivo por días: 1 mayo, 2016

Esposos que dan testimonio. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 15,26-16,4a

EVANGELIO
El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15,26-16,4a
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo. Os he hablado de esto, para que no os escandalicéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún, llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios y familias: “La Verdad del Matrimonio y la Alegría del Amor”. Organiza ProyectoAmorConyugal en colaboración con la Delegación de Pastoral Familiar Diocesana de Málaga. Días 18 y 19 de junio. Para más información pincha en el siguiente enlace:

http://wp.me/p6AdRz-ru

Esposos que dan testimonio.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Con el Espíritu de la verdad que procede del Padre y que el Señor nos envía a través de los sacramentos, daremos testimonio de Él en nuestro matrimonio.

Amoris Letitia 67:
‘Cristo Señor “sale al encuentro de los esposos cristianos en el sacramento del matrimonio”, y permanece con ellos. En la encarnación, él asume el amor humano, lo purifica, lo lleva a plenitud, y dona a los esposos, con su Espíritu, la capacidad de vivirlo, impregnando toda su vida de fe, esperanza y caridad. De este modo, los esposos son consagrados y, mediante una gracia propia, edifican el Cuerpo de Cristo y constituyen una iglesia doméstica (cf. Lumen gentium, 11), de manera que la Iglesia, para comprender plenamente su misterio, mira a la familia cristiana, que lo manifiesta de modo genuino»’

Si unos novios nos preguntan que para qué casarse, puede que tengamos la tentación de hablarles de aspectos puramente sociales o prácticos. No es suficiente. Tenemos que hablarles de la dimensión sobrenatural del Sacramento del Matrimonio. Es que, todo lo que dice el Papa en el párrafo de arriba, es verdad, es real. A veces no acogemos todo lo que Dios no entrega, porque no acabamos de creérnoslo. Para construir o salvar nuestra relación, parece que confiamos más en nuestras propias fuerzas y en técnicas o terapias, que en el Espíritu de Dios.

La Iglesia aprende de nosotros, los esposos, si damos testimonio de Él. Lo difícil de dar testimonio es que normalmente ocurre en situaciones muy duras de la vida, en las que la gente no comprende cómo podemos estar alegres a pesar de las circunstancias. Jesús habla a los apóstoles de dos situaciones en las que van a poder dar testimonio de Él: Cuando les excomulguen de las sinagogas y cuando les asesinen. En los hechos de los apóstoles, veíamos cómo salían alegres de las situaciones duras que vivían, porque habían dado testimonio de Cristo.

Nosotros tenemos muchísimas oportunidades para hacerlo, en situaciones más sencillas pero también heroicas. Podemos dar testimonio del Señor ante nuestro esposo, ante nuestros hijos, ante nuestra gran familia y ante la Iglesia y la sociedad. El Espíritu nos acompaña. Recordamos las palabras de San Juan Pablo II: “No tengáis miedo”.

Madre:
Una espada te atravesó el corazón, pero te mantuviste en la fe, en la esperanza y en la caridad, y diste testimonio de tu Hijo. Nosotros también queremos dar testimonio de Él, en la dureza de las circunstancias que vivimos como esposos y como padres. Somos tus elegidos. Ruega por nosotros.