Archivo por días: 29 abril, 2016

Del espíritu de dominio a la humildad del Espíritu. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 15, 18-21

EVANGELIO
No sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo

Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 18-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia. Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió».

Palabra del Señor.

Del espíritu de dominio a la humildad del Espíritu.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Lo malo no es el Mundo, sino ser mundanos: funcionar bajo sus parámetros, como por ejemplo las ideologías o el intento de dominio sobre los demás. Jesús tiene todo el poder, y nos enseña que el poder no conlleva el dominio sobre los demás, ser servido y la ambición, sino abajarse, servir y dar hasta la vida por los amigos.

Es habitual en el matrimonio que uno de los dos reciba la llamada del Señor y el otro aun no la haya recibido. Es una situación muy dolorosa de sobrellevar, casi heroica. Te animamos a seguir amando. Además estas situaciones conllevan persecuciones por Su causa: Que si eres un beato, que si estás en una secta, o que te crees muy buenecito… Alabado sea el Señor, si es por Él. Pero hay que tener cuidado, porque también puede ocurrir al contrario, que el que se ha encontrado con Jesús critique y exija al esposo que no. En ambos casos estaríamos hablando de la lógica del poder según este mundo.

Dice el Papa Francisco en Amoris Laetitia:
98. … La actitud de humildad aparece aquí como algo que es parte del amor, porque para poder comprender, disculpar o servir a los demás de corazón, es indispensable sanar el orgullo y cultivar la humildad. … La lógica del amor cristiano no es la de quien se siente más que otros y necesita hacerles sentir su poder, sino que «el que quiera ser el primero entre vosotros, que sea vuestro servidor» (Mt 20,27). En la vida familiar no puede reinar la lógica del dominio de unos sobre otros, o la competición para ver quién es más inteligente o poderoso, porque esa lógica acaba con el amor. También para la familia es este consejo: «Tened sentimientos de humildad unos con otros, porque Dios resiste a los soberbios, pero da su gracia a los humildes» (1 P 5,5).

Es quizás uno de los mayores males del matrimonio: El intento de dominio del uno sobre el otro. Esto es lo que mueve a los perseguidores, y muchas veces somos el uno perseguidor del otro porque seguimos absorbidos por las fuerzas de este mundo. Y además, si no te consigo dominar, te hago daño.

Sólo el Señor nos saca del mundo. Nos saca del mal espíritu del dominio para llevarnos a la humildad del Espíritu. Recordemos esto en nuestro matrimonio: El verdadero poder lo posee quien se abaja, quien sirve y quien da la vida por el esposo. Eso sí que es un súper héroe y no los de la tele.

Madre, maestra de humildad, ruega por nosotros.