Archivo por días: 23 Abril, 2016

En construcción. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 13, 31-33a. 34-35

EVANGELIO
Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros

Lectura del santo Evangelio según san Juan 13, 31-33a. 34-35

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: – «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Sí Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijitos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos : si os amáis unos a otros».

Palabra del Señor.

En construcción.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“Que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros.” Es el mandamiento nuevo de Cristo. Él no se refiere en cuanto a la cantidad o a la calidad de ese amor, sino al modo: Que nos amemos unos a otros de la misma manera que Él. Es decir, Cristo se refiere al amor de comunión, al amor mutuo. A este respecto, nos dice el Papa Francisco en Amoris Laetitia:

121. El matrimonio es un signo precioso, porque «cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por decirlo así, se “refleja” en ellos, imprime en ellos los propios rasgos y el carácter indeleble de su amor. El matrimonio es la imagen del amor de Dios por nosotros. También Dios, en efecto, es comunión: las tres Personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo viven desde siempre y para siempre en unidad perfecta. Y es precisamente este el misterio del matrimonio: Dios hace de los dos esposos una sola existencia»[119]. Esto tiene consecuencias muy concretas y cotidianas, porque los esposos, «en virtud del sacramento, son investidos de una auténtica misión, para que puedan hacer visible, a partir de las cosas sencillas, ordinarias, el amor con el que Cristo ama a su Iglesia, que sigue entregando la vida por ella»[120].

122. Sin embargo, no conviene confundir planos diferentes: no hay que arrojar sobre dos personas limitadas el tremendo peso de tener que reproducir de manera perfecta la unión que existe entre Cristo y su Iglesia, porque el matrimonio como signo implica «un proceso dinámico, que avanza gradualmente con la progresiva integración de los dones de Dios»[121].

En cada uno de nuestros matrimonios deberíamos colgar un cartel, como en las edificaciones en obras, que pusiese: “Caridad Conyugal en construcción. Promueve: El Señor. Construye: El Espíritu Santo. Subcontratas: El esposo y la esposa.” Si la gente se asoma por las ranuras que quedan en las verjas que protegen la intimidad de la obra y nos ven trabajando, conocerán que somos sus discípulos. ¿Cuántos matrimonios estarán trabajando en serio su relación conyugal?.

Madre:
Damos gracias por esta impresionante misión que se nos ha sido dada. Pero ya sabemos que nuestro amor de comunión hay que construirlo para ir avanzando gradualmente. Prometemos seguir trabajando en ello para responder a Dios por los dones que nos ha entregado. Alabado sea el Señor.