Archivo por días: 13 Abril, 2016

El secreto de la libertad. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 6, 35-40

EVANGELIO
Ésta es la voluntad del Padre: que todo el que ve al Hijo tenga vida eterna.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 35-40

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: – «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis. Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Ésta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día».

Palabra del Señor.

El secreto de la libertad.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Señor, una vez más vienes a trastocarnos las ideas. Tendemos a pensar que el libre es aquel que hace todo aquello que le apetece. Sin embargo, tú que eres el más libre y el más inteligente porque eres Dios, vienes a decirnos: “he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado”.

Por tanto, si quiero ser más libre tengo que hacer tu voluntad, puesto que Tú me has enviado. Y tu voluntad también es que no se pierda ninguno de los que me has dado: Mi esposo, mis hijos… para que resuciten en el último día. Y todo mi empeño, todo mi esfuerzo, debo ponerlo ahí. No se trata de que mi esposo haga mi voluntad, sino de ayudarle a que haga la Tuya. Tampoco se trata de que mis hijos hagan los mejores masters y aprendan muchos idiomas… porque creo que así van a ser más felices. Se trata de que discierna con mi esposo cuál es Tú voluntad y los encaminemos hacia ella.

Nuestra vista se nubla con el pecado y debemos hacer un esfuerzo por estar en gracia para ver claramente Tu voluntad.
Alabado seas por siempre Señor.

Madre:
El Señor dice que el que cree en Él no tendrá nunca sed. Nosotros tenemos una sed insaciable de comunión, de amor verdadero. Que recibamos siempre el pan de vida con devoción para ser esposos eucarísticos en nuestros hogares.