Archivo por días: 16 Marzo, 2016

Perdidos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 8, 31-42

EVANGELIO
Si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres

Lectura del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42
En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: – «Si permanecéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.» Le replicaron: – «Somos linaje de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres”?». Jesús les contestó: -«En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es esclavo. El esclavo no se queda en la casa para siempre, el hijo se queda para siempre. Y si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres. Ya sé que sois linaje de Abrahán; sin embargo, tratáis de matarme, porque mi palabra no cala en vosotros. Yo hablo de lo que he visto junto a mi Padre, pero vosotros hacéis lo que le habéis oído a vuestro padre». Ellos replicaron: -«Nuestro padre es Abrahán». Jesús les dijo: – «Si fuerais hijos de Abrahán, haríais lo que hizo Abrahán. Sin embargo, tratáis de matarme a mí, que os he hablado de la verdad que le escuché a Dios, y eso no lo hizo Abrahán. Vosotros hacéis lo que hace vuestro padre». Le replicaron: – «Nosotros no somos hijos de prostitución; tenemos un solo padre: Dios». Jesús les contestó: – «Si Dios fuera vuestro padre, me amaríais, porque yo salí de Dios, y he venido. Pues no he venido por mi cuenta, sino que él me envió».

Palabra del Señor.

Perdidos.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

San Juan Pablo II habla de que el pecado afecta al conocimiento de la verdad, y Jesús ha venido enviado por el Padre, para mostrarnos la verdad que no somos capaces de ver.

Cuántos matrimonios sufren por causa de no conocer la Verdad. Son buenas personas, una maravilla de Dios, pero perdidas, atrapadas en una esclavitud que les impide ver cómo liberarse, se encuentran como enganchados en una telaraña cruzarse y envueltos en una tristeza cuyo origen desconocen. Piensan que la manera de hacerlo es la que oyen a otros: Si te va mal, déjalo y no sufras más, será que os habéis equivocado o sois incompatibles… O quizás a un terapeuta: Quiérete a ti mismo, búscate actividades…

Pero ¿Quién acude a la Verdad? La Verdad es el Amor, conocerlo es caminar con una luz que nos permite ver por dónde pisamos y qué peligros nos acechan, qué tenemos que hacer para crecer, que quiere Dios de esa situación. Decía el profeta Isaías: “La caña cascada no la quebrará” El Amor la recompone frente al pecado que desecha.

El matrimonio que acoge la Palabra de Dios cada día, que aprende de la revelación sobre el matrimonio y que pone en práctica lo aprendido, ésos reciben la Verdad de cómo amar y eso les hace libres. Es muy sanador sentirse libre de tantos miedos, apegos, dudas, pensamientos destructivos….

Madre:
Gracias por mostrarnos a Jesús y decirnos: “Haced lo que Él os diga”. Nos cuesta ver la Verdad, porque no hay Amor fuera de Él