Archivo por días: 3 marzo, 2016

3 tipos de amor. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 12, 28b-34

EVANGELIO
El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y lo amarás

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12, 28b-34
En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: – «¿Qué mandamiento es el primero de todos?» Respondió Jesús: – «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. ” El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos». El escriba replicó: – «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: – «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor.

3 tipos de amor.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El amor al que se refiere Cristo es siempre un amor de comunión, esto es, de persona a persona. Amar es construir una intimidad común, y del grado de intimidad que pueda compartir con una persona, dependerá el grado de amor que puedo entregarle. Aquí en la tierra, con la persona que más intimidad puedo compartir es con mi esposo, ya que entre otras intimidades, sólo a él/ella puedo entregarle mi cuerpo. Por tanto mi esposo es la persona a la que debo amar más en este mundo. Pero hablemos de los dos tipos de amor que aparecen en el Evangelio y otro más que aparecerá más adelante:

Amor con todo mi ser: Solamente puedo amar así a Dios, porque Él conoce todo de mí, incluso más que yo mismo. A él le puedo entregar mi cuerpo, mi alma y todo mi ser. Sabemos que hay parte de mí que sólo conocen los demás (en especial mi esposo), y hay otra parte de mí que no conozco ni yo ni nadie, excepto Dios que me ha creado. Por eso, a Dios es a la única persona a la que puedo amar con todo mi ser, puesto que Él puede acoger incluso esa parte de mí que ni siquiera yo conozco.

Como a mí mismo: A mi esposo, sólo le puedo amar como a mí mismo, puesto que solamente le puedo entregar lo que conozco de mí, y esta visión no es completa. Evidentemente, el amor que nos tenemos a nosotros mismos deja bastante que desear, y prueba de ello es el daño que nos hacemos cuando pecamos y aun así, seguimos haciéndonoslo.

Como Dios nos ama: Hay una manera de amar a mi esposo más que a mí mismo. Cristo se encarna, nos deja Su Espíritu, y nos da un mandamiento nuevo: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Es decir, que con su Espíritu podemos amarnos más que “como a mí mismo”. Podemos amarnos como Dios nos ama. Esto sí que es un amor grande, que nos supera con mucho. Pero si antes hemos dicho que no conozco todo de mí ¿Cómo es posible? Amándole con la Caridad de Dios, el Amor de Dios, que es el Espíritu Santo que reside en mí.

En conclusión, cuanto más esté Dios presente en mí, es decir, cuanto más ame a Dios, es decir, cuanto más intimidad comparta con Él, más podré amar a mi esposo. Por eso yo prefiero que mi esposo primero ame a Dios antes que a mí, porque cuanto más ame a Dios, más podrá amarme a mí.

Madre:
Muéstrame al intimidad de Tu Hijo en la oración. Quiero conocerle, comprenderle, que esté en mí. Que siembre en mí ese deseo de comunión con mi esposo. Quiero impregnarme de su amor misericordioso, ese amor que restaura, que llena de vida la vida. Alabado sea por siempre.