Archivo por días: 2 Febrero, 2016

Señales casi desapercibidas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 2, 22-40

EVANGELIO
Mis ojos han visto a tu Salvador

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 22-40
Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor» y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él.

Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción —¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!— a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.

Palabra del Señor.

Señales casi desapercibidas.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

José y María, dos humildes esposos que llevan a su Hijo a un inmenso templo, lleno de gente, siguiendo la tradición. Ellos sabían a Quién llevaban para ofrecerlo a Dios Padre, pero nadie más. La humildad en los esposos, esconde siempre un gran tesoro en su intimidad.

Nos preguntamos si aquel Niño, por ser Hijo de Dios, necesitaría también ser presentado en el templo, o si María, Madre virginal que fue concebida sin mancha, tendría que ir al templo a ser purificada. Sin embargo, ellos cumplen con la ley como los demás, participando de la misma humildad de Dios.

De todo aquel bullicio de personas que encontraron al llegar al templo, sacerdotes, levitas, y muchos israelitas que venían a la casa de Dios, solamente dos ancianos, movidos por el Espíritu Santo, fueron conscientes de la llegada del Niño Dios. Simeón era un hombre justo, con fe y por eso es capaz de seguir las mociones del Espíritu. Como dice San Juan Pablo II: “La plenitud del Espíritu de Dios, viene acompañada (…) antes que nada por la disponibilidad interior que proviene de la fe. De ello, el anciano Simeón, hombre justo y piadoso, tuvo la intuición en el momento de la presentación de Jesús en el templo”. Cuando tu corazón está en búsqueda y recorre ese camino de fe como el de Simeón, el Señor te guía. No es algo inmediato, eran ancianos, habían recorrido el camino de una profunda relación con Dios.

Qué importante consagrarnos a Dios, a su Corazón. Qué importante es consagrar a nuestros hijos. Imitemos a la Sagrada Familia y ofrezcamos nuestras vidas y nuestros frutos a Dios, para que Él haga…

Oración:
Madre, qué belleza imaginarte en el templo, en aquel acto, postrada ante el arca de Dios, ofreciendo a Jesús junto a José, la mayor ofrenda que haya podido realizar el ser humano. El mundo seguía funcionando como cualquier otro día, mientras Dios Hijo era ofrecido a Dios Padre. Así son las señales de Dios. Pasan desapercibidas para la mayoría, y necesitamos tener una relación intensa con Dios (como Simeón o Ana) para ser capaces de ver las señales de Dios.
Madre, vemos tus señales, una y otra vez. Hoy en la charla de la Semana de la Familia de Málaga, hablaban de que los esposos requieren de un camino de formación permanente. Tú has sabido ver que a los matrimonios nos falta vino, y has querido intervenir para remediarlo, arrancando este Proyecto de Amor que nos da vida. No dejes de guiarnos, seguimos Tus señales.
¿Podrán también nuestros ojos, como los de Simeón ver al “Salvador… luz para alumbrar a las naciones” en nuestra relación de esposos, antes de morir?. Esto te pedimos, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.