Archivo por meses: enero 2016

Nuestra piara de cerdos… Comentario del Evangelio para Matrimonios Marcos 5, 1-20

EVANGELIO
Espíritu inmundo, sal de este hombre
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 5, 1-20

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a la otra orilla del mar, a la región de los gerasenos. Apenas desembarcó, le salió al encuentro, de entre los sepulcros, un hombre poseído de espíritu inmundo. Y es que vivía entre los sepulcros; ni con cadenas podía ya nadie sujetarlo; muchas veces lo habían sujetado con cepos y cadenas, pero él rompía las cadenas y destrozaba los cepos, y nadie tenía fuerza para dominarlo. Se pasaba el día y la noche en los sepulcros y en los montes, gritando e hiriéndose con piedras. Viendo de lejos a Jesús, echó a correr, se postró ante él y gritó con voz potente: -«¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, Hijo de Dios altísimo? Por Dios te lo pido, no me atormentes». Porque Jesús le estaba diciendo: -«Espíritu inmundo, sal de este hombre». Y le preguntó: -«¿Cómo te llamas?» El respondió: -«Me llamo Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella comarca. Había cerca una gran piara de cerdos paciendo en la falda del monte. Los espíritus le rogaron: -«Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos». Él se lo permitió. Los espíritus inmundos salieron del hombre y se metieron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se abalanzó acantilado abajo al mar y se ahogó en el mar. Los porquerizos huyeron y dieron la noticia en la ciudad y en los campos. Y la gente fue a ver qué había pasado. Se acercaron a Jesús y vieron al endemoniado que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio. Y se asustaron. Los que lo habían visto les contaron lo que había pasado al endemoniado y a los cerdos. Ellos le rogaban que se marchase de su comarca. Mientras se embarcaba, el que había estado poseído por el demonio le pidió que le permitiese estar con él. Pero no se lo permitió, sino que le dijo: -«Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo y que ha tenido misericordia de ti». El hombre se marchó y empezó a proclamar por la Decápolis lo que Jesús había hecho con él; todos se admiraban.

Palabra del Señor.

Nuestro piara de cerdos…
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Ante el poder de Jesús, los malos espíritus se arrodillan y le suplican. Él los conoce por su nombre y les manda salir. Él conoce cuáles son los que nos atormentan.

Los malos espíritus nos arrastran a la muerte porque hacen que nos provoquemos daño a nosotros mismos y a los demás. En la primera lectura vemos a David, cómo después de haber sucumbido a su concupiscencia con Betsabé la mujer de Urías, después de dejarse llevar por sus pasiones y ser arrastrado por el mal, ha perdido toda autoridad y respeto. Su propio hijo le busca para matarle. Los esposos que no son fieles, también pierden la autoridad y el respeto entre ellos y ante sus hijos. No ser fieles a nuestra vocación hace que perdamos la dignidad que Dios nos entregó de ser imagen Suya.

Para luchar, los esposos intentamos sujetarnos el mal con cadenas, pero no es la manera, con nuestras fuerzas no hay nada que hacer. Sin embargo, estamos con Jesús, somos los matrimonios elegidos por María para hacer posible su Proyecto de Amor Conyugal en nosotros, para recuperar la belleza del matrimonio, la verdad y la dignidad de nuestra vocación. Para construir el Reino de Dios en nuestros hogares. Ella quiere que lo vivíamos ¿Qué tenemos que temer?. El Señor lo va a hacer en nosotros. Nos liberará y nos hará posible el sueño de Dios en nosotros. Así que sólo nos falta encontrar nuestra piara de cerdos…

Oración:
Del orgullo que nos impide estar abiertos al otro, Señor, sálvanos. De la desesperanza de creer que lo nuestro no puedes mejorar, Señor, sálvanos. Del egoísmo de querer reservarme algo para mí, Señor, sálvame. De la vanidad de creer que nos podemos salvar con nuestras fuerzas, Señor, sálvanos. De la soberbia de no aceptar las correcciones del esposo que es quien mejor me conoce, señor, sálvame… Señor, Tú conoces sus nombres, sálvanos de todos los malos espíritus que nos impiden vivir nuestro camino de santidad.
Oh, Señor, que dijiste “la paz os dejo, mi paz os doy”, por la intercesión de la Virgen María concédenos ser librados de toda maldición y gozar siempre de tu paz. Por Cristo Nuestro Señor. ¡Amén!

Me habla a través de ti. Comentario del Evangelio para matrimonios: Lucas 4, 21-30

EVANGELIO
Jesús, como Elías y Elíseo, no solo es enviado a los judíos

Lectura del santo evangelio según san Lucas 4, 21-30
En aquel tiempo, Jesús comenzó a decir en la sinagoga:
– «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír.»
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.
Y decían:
– «¿No es éste el hijo de José?»
Pero Jesús les dijo:
– «Sin duda me diréis aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”; haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún.»
Y añadió:
– «En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio.»
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se seguía su camino.

Palabra del Señor.

Me habla a través de ti.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Dios enviaba profetas que hablaban en Su nombre, como interlocutores Suyos, y no los escuchaban aquellos que los conocían. Les miraban con ojos humanos: ¿No es éste el hijo de José?. ¿Cómo podía Dios hablarles a través de aquél que conocían desde pequeño?.

Quizás esperemos que Dios nos hable a través de sacerdotes famosos, con mucho carisma o sacerdotes que nos parezcan santos… y seguramente sí lo hace, pero ¿Cómo va a hablarme a través de mi esposo?. Ese es el problema, que miro a mi esposo con mis ojos humanos. Le veo con sus limitaciones, conozco su procedencia, sus debilidades, puede que su falta de fe, y a la vista de todo eso, determino que Dios no me puede hablar a través de él/ella.

Pero en los planes de Dios, mi esposo juega un papel decisivo: Lo creó Dios para mí y me llamó a la santidad a través de mi vocación, que es nuestro servicio desde el matrimonio. Lo erigió ministro de Su Gracia para mí, a través del sacramento del matrimonio. Entonces ¿Querrá Dios transmitirme algo a través de él/ella?. No porque mi esposo sea grande, no porque sea perfecto, sino porque Dios decide hacerlo Su interlocutor para mí.

El día que me decida a mirar a mi esposo (tal como es) como un don de Dios para llegar a Él, quizás mi mirada cambie, y veré realmente a Dios y sus designios en mi relación con él/ella.

Oración (Un fragmento de “Los cinco minutos del Espíritu Santo” que nos ha enviado una amiga. La aplicamos por nuestro esposo):
Penetra mis entrañas con tu amor, Espíritu Santo, para que sienta que mi esposo/a es mi propia carne.
Ayúdame a reconocer la inmensa dignidad de mi esposo/a, que tiene derecho a ser parte de mi vida.
Que pueda entregarme sin resistirme ante sus reclamos, amándole con tu amor, y mirándole con tu mirada.
Ven Espíritu Santo.

A la otra orilla. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 35-41

EVANGELIO
¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 35-41
Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: -«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
Lo despertaron, diciéndole: -«Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: -«¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: -«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros: -« ¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen! »

Palabra del Señor.

A la otra orilla.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús se sube en la barca donde remamos mi esposo y yo, la barca de nuestro matrimonio, de nuestra “iglesia doméstica” como le llamaba San Juan Pablo II. Y nos da la siguiente instrucción: «Vamos a la otra orilla.»

Sí, nuestro matrimonio tiene un rumbo: La santidad. Ese objetivo es para todos, no para unos pocos, y tenemos que remar hacia él con toda decisión porque es el único destino posible. Hoy hablábamos con un matrimonio que desea su reconstrucción y le decíamos esto: La primera premisa es que no hay vuelta atrás, no existe ninguna puerta trasera, no hay otra opción más que trabajar por vuestra unión.

No será fácil, porque a menudo se levantarán ventiscas, generalmente producidas por nuestros propios desórdenes, y sentiremos miedo o nos dará la sensación de que nuestro matrimonio se hunde, que nunca llegará a la otra orilla. Pero Jesús está ahí en nuestra barca. Probablemente dormido, porque no le hacemos mucho caso, pero está. Cuando lo despertemos Él apaciguará las aguas y los vientos. Es Él quien nos trae la paz.

Jesús es dueño de nuestro mundo espiritual y de nuestro mundo material, y tiene poder sobre ambos. El Padre le dio todo el poder. A nosotros nos toca remar en dirección a la santidad, y Él se encargará del resto. Santa Margarita cuenta que en una de sus apariciones Jesús le dijo: “Ocúpate de mí y de mis cosas que yo me ocuparé de ti y de las tuyas”. “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt. 6, 33). Pues bien, nuestra llamada a la santidad es a vivir la comunión en nuestro matrimonio.

Oramos con un fragmento de “Jesús confío en ti”:
¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?
Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor.
Cuando te entregues a mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios.
No te desesperes, no me dirijas una oración agitada,
como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos,
cierra los ojos del alma y dime con calma: Jesús confío en Ti.

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos sobre lo que puede suceder,
No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas.
Déjame ser Dios y actuar con libertad.
Entrégate confiadamente en mí, reposa en mí, y deja en mis manos tu futuro.
Dime frecuentemente: Jesús confío en Ti.
Lo que más te daña querer resolver las cosas a tu manera.
Cuando me dices Jesús confío en Ti,
No seas como el paciente que le dice al médico que lo cure, pero le dice el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, yo te amo.
Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración,
Sigue confiando, cierra los ojos del alma y confía.
Continúa diciéndome a todas horas: Jesús confío en Ti.

Sembrados. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 26-34

EVANGELIO
Echa simiente, duerme, y la semilla va creciendo sin que él sepa cómo

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 26-34
En aquel tiempo, Jesús decía al gentío:
-«El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo fruto sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también:
-« ¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después de sembrada crece, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden anidar en su sombra».
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Palabra del Señor.

Sembrados.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Parece fácil. El Reino de Dios ¿Crece solo?, ¿Se trata de echarnos a dormir y ya está?.

Todos recibimos al Señor cuando acogemos su Palabra, el Evangelio: “Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.”

Perseverar en acoger todos los días su Palabra JUNTOS si no lo hacemos ya, y la Eucaristía JUNTOS. Es la semilla que se va sembrando en nuestra tierra. No es lo mismo la oración juntos que separados. Pensémoslo, por qué diría Cristo aquello de “Cuando dos o más se reúnan en mi nombre ahí estaré yo en medio de ellos”. Hemos visto muuuchos milagros en muuuchos matrimonios “solo” con hacer esto. Si tu esposo no quiere, sedúcele. Sí, utiliza todas tus armas para que se sienta a gusto a tu lado cada vez que rezáis. Que sea el mejor momento del día, el momento en que más note tu cariño, en que más le transmitas el amor de Dios. Entrad en sintonía con el Corazón de Cristo.

San Juan Pablo II nos dijo que “la verdadera religión consiste en entrar en sintonía con el Corazón de Jesús, rico en Misericordia”.

Una vez que le hayamos acogido, es Él quien da los frutos. No dejamos de caminar, pero vemos que se van arreglando las cosas entre nosotros “sin saber cómo” y surge en nosotros una nueva unión “sin saber cómo”.

Ya en Sus manos, confiamos en Él, todo será en su momento, cuando Dios quiera, donde Dios quiera y como Dios quiera. Habrá momentos de poda, de pruebas duras, y es imprescindible seguir confiando con paciencia para poder avanzar, porque de esa prueba Él quiere sacará de nosotros algo mejor.

Oración:
Madre, queremos exponernos a la gracia, que toda la siembra del Señor penetre en nosotros. Juntos de la mano la recibimos, juntos lucharemos en la poda, juntos recogeremos los frutos. Haz de mí y de mi esposo/a ________ tierra buena del Señor: Dóciles, abiertos, ensanchados, fértiles. Sembrados. Por Jesucristo nuestro Señor, amén.

Esposos conductores de la luz. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 21-25

EVANGELIO
La lámpara se trae para ponerla en el candelero. La medida que uséis la usarán con vosotros

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 21-25
En aquel tiempo, Jesús dijo al gentío:
– «¿Se trae la lámpara para meterla debajo del celemín o debajo de la cama?, ¿no es para ponerla en el candelero?
No hay nada escondido, sino para que sea descubierto; no haya nada oculto, sino para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Les dijo también:
– «Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces. Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.»

Palabra del Señor.

Esposos conductores de la luz.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Estar abiertos a la luz, es estar abiertos a la acción del Espíritu Santo. En la medida en que le acojamos y nos dejemos llevar por Él, seremos luz, porque reflejaremos la Verdad, que es Cristo.

Así la luz brillará y no se quedará escondida detrás de nuestro yo (“debajo del celemín”), sino que se verán las buenas obras del Padre. Porque hablamos de ser luz y no de lucirse, que muchas veces nos lucimos bien lucidos… ¡Qué gran tentación! Que yo quede como el inteligente, simpático, elegante, culto… Eso no es reflejar a Dios, y si no buscamos al Señor, el resultado será “oscuro”. Atención, porque “la medida que usemos, la usarán con nosotros y con creces”. A ver si nos van a dar con nuestro orgullo en las narices.

El que es luz, transmite alegría y hace todo por un bien común. Se deja conducir por el Espíritu Santo, que provoca ese ímpetu que te hace saltar de tu propio «yo» y entregarte sin reserva a tu esposo, a tus hijos, a lo que Dios te pide, gozoso, con esa fuerza interior que te empuja a hacer lo que por ti mismo no harías.

Papa Juan Pablo II: “Familia, sé lo que eres” “si sois lo que debéis ser prenderéis fuego al mundo entero”. Como decían los obispos de la Subcomisión Familia y Vida el día de la Sagrada Familia: “El mismo «Cristo necesita familias para recordar al mundo la dignidad del amor humano y la belleza de la vida familiar»”

¿Soy luz de Dios que ilumina a mi esposo con las cosas que hago y digo? ¿Cuándo actúo con él/ella, actúo en nombre del Señor? ¿Le transmito el bien que Dios quiere para él/ella?

Oración:
Pedimos a María para que cada uno de nuestros hogares, esté ardiendo con el calor y la luz que da el Espíritu Santo. Que mi rostro refleje la alegría que llevo dentro, Señor, aquí en mi casa, pues Tu Espíritu es como una fuente que va de mi corazón hacia fuera y se refleja en la alegría de mi rostro. Que refleje la trasformación interior que Tú realizas en mí.