Archivo por días: 20 diciembre, 2015

¿Lleváis la alegría en vuestro interior? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 39-45

EVANGELIO
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-45
Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:
– «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

Palabra del Señor.

¿Lleváis la alegría en vuestro interior?
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El segundo libro de Samuel (2 Sam 6ss) cuenta la historia del Arca de la Alianza, donde Dios residía. David quiso colocarla en su casa, pero tuvo miedo y mandó que el Arca fuera para la casa de Obed-Edom. “Y el Arca permaneció tres meses en casa de Obed-Edom, y Yavé bendijo a Obed-Edom y a toda su familia”. El Arca trajo toda clase de bendiciones y alegría a aquella casa y aquella familia.

María, embarazada de Jesús, es el arca de la Nueva Alianza. Ella camina a prisa con la alegría de haber creído. Dios reside en su interior y ella lleva Sus bendiciones a casa de Isabel: El niño salta en su seno e Isabel grita gozosa llena del Espíritu Santo.

Los esposos bautizados, también podemos llevar a otros la alegría de haber creído. Y podemos ser arcas de la nueva Alianza que visitan a las familias llevando la bendición de Dios a sus hogares. Llevamos en nuestra unión sagrada, un sacramento de la nueva Alianza. Dios se hizo una sola carne con la humanidad en el vientre de María y Dios nos hace una sola carne en nuestro pacto conyugal. Es un gran misterio por el que Dios le otorga a la carne, a nuestra carne, la capacidad de llevar y transmitir su gracia, su salvación.

Si no hacemos nada, habrá muchos esposos y familias que se quedarán sin conocer la buena noticia del matrimonio. Hay muchas familias que necesitan que seamos ese arca que lleva a Dios y toda clase de bendiciones y esperanza. María nos espera para que le acompañemos a sus hogares.

Oración:
Madre, te recibimos con alegría, como Isabel, y como ella nos sentimos demasiado poca cosa para recibir tu visita. Pero sabemos que nos traes a Jesús. Él convertirá nuestra agua en vino del mejor y nuestra vida de esposos será plena, y nuestros hijos se llenarán del amor de Dios. Que así sea, por Jesucristo nuestro Señor.

En Su nombre. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 39-45

EVANGELIO
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-45
En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:
– «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá. »

Palabra del Señor.

En Su nombre.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El encuentro entre María e Isabel es mucho más que una reunión entre parientes. Es un encuentro en el Espíritu. El Espíritu de Dios que procede del Hijo de María, inunda los corazones de Isabel y de su hijo, que responde saltando en su vientre.

María es llevada por el Espíritu a casa de Isabel, donde también sucede lo que había anunciado el Ángel del Señor. María e Isabel son atraídas por la acción de Dios. Él despierta en María el deseo de ir a ver a Isabel, servirla y ayudarla. Dios las reúne en Su nombre.

Nada más hermoso que encontrarnos y reunirnos como hijos de Dios, en nuestro matrimonio, en familia, para hablar de su Gloria, de sus maravillas y su poder, de la belleza que hay en todo cuanto hace y nos dejamos hacer. Reconocer que Él nos ha unido, que Él lo gobierna todo y tiene un hermoso plan para nosotros porque nos ama infinitamente. Nada más gratificante y que ensanche más el corazón que ese saludo de María e Isabel, las dos reunidas en el nombre del Señor. Efectivamente, ¡Allí está Él en medio de ellas!

Oración:
Madre, que como Isabel, sepamos acogerte. Que gustemos de saborear las cosas del Señor y veamos Su mano en nosotros, y en nuestras vidas. Que como ella, nos felicitemos con la certeza de que lo que Dios nos ha prometido como cristianos, como esposos y como familia, por nuestro sí, se cumplirá.