Archivo por meses: noviembre 2015

Confianza clave. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 21, 20-28

EVANGELIO
Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 20-28
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito.
¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo.
Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.
Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.»

Palabra del Señor.

Confianza clave.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Dice el Papa Francisco a propósito de este Evangelio:
________________________________________
Será como el triunfo del príncipe de este mundo: la derrota de Dios. Él parece que en ese momento final de calamidad, vendrá sobre este mundo, será el dueño del mundo.

He aquí el corazón de la “prueba final”: la profanación de la fe. No es permitido hablar de religión, porque sería algo privado ¿no es así? De esto públicamente no se habla. Los signos religiosos se eliminan. Se debe obedecer a las órdenes que vienen de los poderes mundanos. Se pueden hacer muchas cosas, cosas bonitas, pero no adorar a Dios. Prohibición de adoración. Este es el centro de este fin. Y cuando llega a la plenitud -al kairos de esta actitud pagana, cuando se cumple este tiempo – entonces sí, vendrá Él: “Y verán al Hijo del hombre venir sobre una nube con gran poder y gloria”. (Cf. S.S. Francisco, 28 de noviembre de 2013, homilía en Santa Marta).
________________________________________

También en nuestra vida cotidiana, el Señor nos hace pasar por muchas pruebas de fe. A veces nos viene bien encontrarnos en situaciones en las que no tenemos a dónde agarrarnos, y solo nos queda poner nuestra confianza en Dios, para ejercitarla.

Tener fe no es entender, sino confiar, y a veces ponemos nuestra fe en entender las cosas, en lugar de ponerla en la confianza en que lo que Dios ha dicho se cumplirá.

También necesitamos tener fe en nuestra relación conyugal. Por las circunstancias que vivimos, nos puede parecer que no es posible llegar a vivirla tal como Dios la pensó. Sin embargo, hay una de las cualidades del amor, que menciona San Pablo en 1ª Corintios 13, que es: “El amor … todo lo cree, todo lo espera”.

Dice el Catecismo en el Nº 154, que la fe es un acto humano (con el auxilio del Espíritu). Pero referido a las relaciones humanas, dice “Ya en las relaciones humanas no es contrario a nuestra propia dignidad creer lo que otras personas nos dicen … y prestar confianza a sus promesas (como, por ejemplo, cuando un hombre y una mujer se casan), para entrar así en comunión mutua”.

Por tanto, es necesario confiar en el esposo, para llegar a la comunión mutua. No perdamos de vista esta cualidad del amor, para reforzarlo y construir esa intimidad juntos.

Oración:
Señor, que no nos fiemos de nuestra visión derrotista ante las dificultades. Sabemos que triunfarás, que triunfará el bien, en el mundo y en nuestra vida. Que hagamos uso de las armas del amor, para contribuir a la implantación de Tu Reino en nuestros hogares.

Perseverar es amar. Comentario del Evangelio para matrimonios: Lucas 21, 12-19

EVANGELIO
Todos os odiarán por causa mía, pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 12-19
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio.
Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.
Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía.
Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

Palabra del Señor.

Perseverar es amar.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El hombre que no anda por el Camino, la Verdad y la Vida, no comprende el lenguaje del Amor, y sin Amor, el matrimonio está condenado a la destrucción.

También entre esposos cristianos puede haber conflictos pendientes de resolver, o puede que surjan nuevos, pues estamos en camino y no en la meta. Estos conflictos producen heridas, ¡Cuidado con las heridas! Nos arrastran a la desesperanza. Las heridas también alimentan el orgullo, ¡huyamos del orgullo! bajo todas sus formas. Hay que combatirlo inmediatamente con actos de amor y humildad, recordando que nada nos pertenece, todo viene de Dios.

Son estos precisamente, los momentos en que tenemos ocasión de dar testimonio del amor de Dios, cada vez que los malos espíritus nos quieren echar mano por causa de la Verdad. Quieren destruir nuestra comunión.

Lo primero y fundamental es confiar en el Señor, que está en mí y no tengo que preocuparme de cómo defenderme, ni de qué decir. Alguna vez hemos oído esta máxima: Si atacan a mi fe, no callar; si atacan a la Iglesia, depende; y si me atacan a mí, nunca defenderme. Es importante no desanimarse ni escuchar la tentación de abandonar mi entrega, ni mi dedicación. Todo esto me ayudará a conservar mi serenidad.

Porque hoy Jesús me dice que persevere, si perseveramos no perecemos. No es fácil perseverar en las dificultades, pero solo la perseverancia es fidelidad, y solo por la fidelidad se demuestra el amor. El amor interesado, busca la recompensa o al menos espera obtener resultados, y por tanto, tiene un límite, tiene los días contados.

¿Cómo perseverar en la cruz? Manteniendo un estado de total dependencia de Jesús y la mirada puesta en Él, intensificando la Oración escuchando Su Palabra. Mirando a María Santísima, Ella es canal de todas las Gracias, en Ella resplandece la divina Caridad.

Oramos:
Madre, que te mantuviste fiel, junto la cruz. No tenías miedo, mirabas a Jesús. No hacías caso de las ofensas, mirabas a Jesús. No pensabas en los traidores, mirabas a Jesús. Todo por Cristo, con Él y en Él. Muéstranos el camino de la fidelidad y la perseverancia en el verdadero amor.

Reconstrucción. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 21, 5-11

EVANGELIO
No quedará piedra sobre piedra.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 5-11
En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo:
-«Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.»
Ellos le preguntaron:
-«Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?»
Él contestó:
-«Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien “El momento está cerca”; no vayáis tras ellos.
Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico.
Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida.»
Luego les dijo:
-«Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre.
Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. »

Palabra del Señor.

Reconstrucción.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Aquellos judíos admiraban lo externo del templo, todo lo que estaba llamado a desaparecer algún día. Se tiende a pensar que la verdad es lo que se ve y se toca, y eso de la fe son invenciones falsas de algunos iluminados. En lo concerniente al matrimonio, los novios se dicen muchas cosas bonitas, ponderan la belleza de su juventud, de su relación… pero pasan los años y esa belleza de una cara y cuerpo joven pasa, los sueños de aquella relación inicial se desvanecen y la relación se ve afectada. No queda piedra sobre piedra.

Cuando vengan los conflictos entre los esposos, no hay que tener pánico, porque hay muchas cosas que están por hacer, que requieren toda nuestra atención y todo nuestro empeño.

A diferencia de los judíos ante el templo, los cristianos no podemos pararnos a regocijarnos en lo que hemos hecho bien con la ayuda del Señor, sino que tenemos que estar dispuestos a reconstruir nuestro matrimonio todos los días.
¿Cómo se construye? Construyendo sobre roca, que es el Señor. Dejándonos transformar por él y aplicando Sus actitudes en nuestro matrimonio.

Tal vez haya quien os hable de un matrimonio de ensueño, romántico eternamente, un esposo perfecto. Todo hace pensar que el tuyo es un desastre, que te has equivocado, pero ¡cuidado! No tengas pánico, el camino del Señor no es fácil. Se trata de seguirle a Él y no otros caminos aparentemente mejores pero falsos. Si trabajamos para que Su ley rija nuestro hogar; si le hacemos Rey de nuestra vida, Él nos dará fruto abundante, el ciento por uno.

Si en tu matrimonio hay rotos, recuerda que es una excelente oportunidad para la conversión.

Oración:
Virgen Santísima, tú que eres madre de Dios, y lo empezaste siendo aquí en la tierra, donde una espada atravesó tu corazón para que a muchos se les abrieran los ojos; abre los nuestros y muéstranos el verdadero camino del Señor en nuestra unión a veces áspera, convulsa y sufriente.

El matrimonio aumenta la autoestima. Comentario del Evangelio para matrimonios: Lucas 21, 1-4

EVANGELIO
Vio una viuda pobre que echaba dos reales.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 1-4
En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo:
-«Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

Palabra del Señor.

El matrimonio aumenta la autoestima.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Aquella viuda tenía menos que nadie, pero lo dio todo y eso la convirtió en la más grande.

Hablemos hoy de la autoestima: La autoestima no debe llevar al narcisismo. Es convencerse de que cada uno es portador de una alta dignidad que Dios le ha entregado, que somos irrepetibles y estamos llamados a realizar en el mundo una tarea que dará sentido a nuestra vida y que nadie puede hacer por nosotros.

En definitiva se trata de entender que somos administradores de los dones que Dios nos “presta”. Ni los míos son míos, ni los de los demás son suyos, y todos son para entregarlos y ponerlos a disposición de los demás para mayor gloria de Dios.

Muchos o pocos, los dones que se nos han concedido son suficientes para realizar la misión que Dios nos ha encomendado y que solamente nosotros podemos realizar. Son suficientes para llegar a la santidad. Aunque otro tuviese muchos más dones que yo, no podría nunca realizar mi misión, mi camino de santidad. Ese pequeño real (a los ojos humanos) que entrego, es un gran tesoro a los ojos de Dios, que ve en nuestro corazón como único espectador enamorado. A veces me toca dar incluso aquello que parece que no tengo: Me siento triste pero tengo que dar alegría, porque Dios que reside en mí, es todo alegría; a veces tengo poco tiempo, pero doy calidad en el tiempo que tengo con todo mi cariño, con una sonrisa, con una palabra amable; cuando estoy cansado y llega la hora de servir la cena, de ir a comprar después de un día duro de trabajo, de escuchar a mi esposo por su día duro… No mirarme, ni mirar mi cansancio y darme sin medida, con toda la energía que da el amor. ¿Todavía crees que tienes poco para dar? ¿Todavía tienes baja la autoestima?.

El mayor valor está en el sacrificio que se realiza con alegría, en la dulzura de la mortificación por mi esposo, el amor está en el silencio del corazón fiel, allí donde Dios ve, donde nadie más ve. Para Dios el lenguaje del latido generoso, silencioso del enamorado, no pasa desapercibido.

Soy por tanto, con mis dones pocos o muchos, el único que puede ser esposo de mi cónyuge y padre/madre de mis hijos. Eso sí, toca entregarlo todo, como la viuda. Nosotros tenemos dos reales: Hijos de Dios y esposos. Entreguémoslo todo y habremos dado más que nadie.

Oración:
Madre, mediadora de todas las gracias, acoge nuestra pequeña ofrenda y preséntasela a Jesús, adornada y embellecida con tu amor, para hacerla agradable a Sus ojos. Danos el convencimiento de que somos tus hijos y tú nos guías, estás con nosotros y nos llevas en tus brazos. No te pedimos más, sólo que nos arriesguemos a entregarnos más para ser auténticos esposos. Los matrimonios que llevamos el sello de Dios, debemos ser hermosos con la hermosura de nuestro Dios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Aquí en Su Reino. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 18, 33b-37

EVANGELIO
Tú lo dices: soy rey

Lectura del santo evangelio según san Juan 18, 33b-37
En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: – «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó: – «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? »
Pilato replicó: – «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó: – «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo: – «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó: – «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

Palabra del Señor.

Aquí en Su Reino.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús le pregunta a Pilato si dice eso por él mismo o porque se lo habían contado otros. No es lo mismo que nos cuenten que Cristo es Rey, que vivir la experiencia de tenerlo por Rey.

Cristo es Rey, de mi vida, de mi matrimonio, de mi corazón… Y ha venido a este mundo para ser testigo de la Verdad. Su Reino no es de este mundo, porque su estilo no es el de este mundo, ni sus sentimientos son los de este mundo, ni sus formas son las de este mundo. Su Reino está basado en el amor.

Ese es nuestro Rey, ese que era capaz de callar ante los ultrajes e insultos, ese que aguantaba el dolor sin quejarse, ese que amaba hasta el extremo en silencio aparentando ser un vil delincuente. Ese que devolvía todo el amor ante tantísimo odio. Ese que, siendo Dios, se humilló voluntariamente hasta el extremo.

Tenemos que aprender a vivir nuestro matrimonio según los parámetros del Reino del Señor. Para llegar a ser testigos de la Verdad, tenemos que escuchar antes Su voz: “Haced lo que Él os diga” decía la Santísima Virgen en las Bodas de Caná. Escucharle atentamente en el silencio de nuestro corazón.

La vida pasa muy rápido, y antes de terminarla, tenemos una misión que cumplir. Escuchémosle.

Señor:
Que te dejemos reinar en nuestras vidas, que tu Reino se establezca en nuestros hogares, que nuestros sentimientos sean los Tuyos, y nuestra misión sea la que Tú, nuestro Rey, nos has encomendado como esposos.