Archivo por días: 6 noviembre, 2015

Es cuestión de astucia. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 16, 1-8

EVANGELIO
Los hijos de este mundo son más astutos con su gente que con los hijos de la luz.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 16, 1-8
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
“¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido.”
El administrador se puso a echar sus cálculos:
“¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa.”
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero:
“¿Cuánto debes a mi amo?”
Éste respondió:
“Cien barriles de aceite.”
Él le dijo:
“Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta.”
Luego dijo a otro:
“Y tú, ¿cuánto debes?”
Él contestó:
“Cien fanegas de trigo.”
Le dijo:
“Aquí está tu recibo, escribe ochenta.”
Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.»

Palabra del Señor.

Es cuestión de astucia.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Al servicio de la codicia, de poseer más y conseguir ganancias para uno, se despierta la sagacidad, se agudiza el ingenio, se trabaja duro, se adula a los influyentes, se llega a acuerdos con otros para conseguir sus apoyos, etc. Nos olvidamos de que no somos dueños de nada, sino administradores de las cosas de Dios.

Al servicio del mal, es sorprendente la cantidad de tiempo que se pueden dedicar dos esposos cuando deciden divorciarse. Tiempo para pelearse, astucia para llevarse lo más posible, juicios para ganar derechos, dinero para contratar el mejor abogado… Probablemente todo el tiempo, la astucia y el esfuerzo que no se dedicaron para construir su amor.

A veces no será tan evidente la situación y tendremos que descubrir nuestra pureza de intención para averiguar si me busco yo o busco dar gloria a Dios. Si es por este último fin, entonces, a por todas!!

Jesús no felicita por la injusticia, sino por la astucia. Con ello nos invita a encontrar medios, ideas, colaboradores, experiencias… para alcanzar el objetivo de la construcción del Reino de Dios en nuestro matrimonio y en nuestra familia. Que levante la mano quien diseña y realiza prácticas creativas que construyen comunión y estimulan el crecimiento en virtudes de nuestra familia, para comunicar así la Gloria que ha recibido de Dios.

Quizás hoy, ante el Señor, tendremos que plantearnos cuál ha de ser nuestra astucia como esposos hijos de la luz. No hace falta que nos pongamos grandes retos. Desconciértale, haz algo que nunca haces por tu esposo. Piensa en una idea, una, y… ¡a por ella!

Algunas propuestas:
– Proponle con alegría aquello que más le gusta, que además nunca puede hacer porque a ti no te gusta, y acompáñale para vivir la experiencia juntos y disfrutar viéndole disfrutar.
– Dile que le quieres si nunca lo haces. Varias veces al día.
– Escúchale todo cuanto te diga, mostrándole atención y sin llevarle la contraria. Si no sueles hacerlo, que se sienta escuchado/a.
– No le corrijas ni una sola vez (si sueles hacerlo) y al contrario, detecta lo que hace bien y anímale a seguir haciéndolo.
– Si no sueles hablarle de ti, hazlo. Cuéntale tus cosas más íntimas y profundas.
– Sé cortés, ten detalles con él/ella.
– Dedica un día a servirle sin esperar nada a cambio.
– Si tenéis una relación fría, conquístale. Piensa qué hacías cuando erais novios para conquistarle.

Y sobre todo, haz que se sienta importante, lo más importante para ti. Haz que, cuando llegas, tenga ganas de “recibirte en casa”.

Oramos con el salmo:
Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo.