Archivo por días: 14 octubre, 2015

Puedo ayudarte. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 42-46

EVANGELIO
¡Ay de vosotros, fariseos! ¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley!

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 42-46
En aquel tiempo, dijo el Señor:
-«¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios!
Esto habría que practicar, sin descuidar aquello.
¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle!
¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo! »
Un maestro de la Ley intervino y le dijo:
-«Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.»
Jesús replicó:
-«¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo! »

Palabra del Señor.

Puedo ayudarte.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Un hombre que paga en limosnas la décima parte de su sueldo, que es alguien importante y ocupa lugares preferentes, podríamos decir que sería considerado un hombre respetable. No es que esto sea malo, el problema es lo que hay en el interior. “Como tumbas sin señal”: Frase dura ¿no es cierto?. Muertos en vida, que no aparentan estarlo. Es el camuflaje del “poder” terrenal.

Detrás del “poder” suele estar la mayor (cambiando la e por la r) podre-dumbre. El ansiado poder, tiende a someter, a despreciar, a aprovecharse de otros, a descartar a otros. Dios nos da el poder de hacer y deshacer, porque nos da libertad. Sólo ordenándola al bien nos hacemos plenamente libres.

Lo grave de la cuestión es que por el mal uso de nuestra libertad, nuestro matrimonio se convierte muchas veces en una “lucha de poder”.

Aunque nos parezca que no, tenemos mucho poder. Desde mi libertad decido si colaboro para entristecerle o alegrarle el día, para ayudar o ser una carga, malmeter o bendecir, enervar o serenar, agobiar o aliviar… piénsalo, hay una lista casi infinita… ¿Cómo utilizo el “poder” que Dios me ha dado?.

El Papa Francisco define el poder como servicio, indicando que consiste en “la inclinación ante la necesidad del otro”. Dios no nos hizo a todos iguales, hizo a unos más poderosos que otros, a unos más fuertes que otros, a unos más inteligentes que otros… ¿Por qué? Puede parecer una injusticia. Dios quiere que ante el necesitado haya en nosotros un cambio de actitud que lleva al que tiene más poder, más posibilidades, más capacidades, a utilizarlas al servicio de los demás y no sentirse superior al resto.

Tampoco a los esposos nos hizo iguales. Uno tiene unos dones y el otro, otros, para que cambie nuestra actitud por amor, y nos decidamos a ayudarnos, a ser auxilio el uno del otro representando el auxilio de Dios (dice el catecismo). Los esposos cristianos no perseguimos “convivir”, ni un “consenso”, buscamos vivir una comunión. Mi esposo me necesita ¡Puedo ayudarle!.

Oramos especialmente por el sínodo:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/