Archivo por días: 10 octubre, 2015

Más que una Madre. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 27-28

EVANGELIO
Dichoso el vientre que te llevó. Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 27-28
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las gentes, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo:
-«Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.»
Pero él repuso:
-«Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen. »

Palabra del Señor.

Más que una Madre.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Lo que se suele decir sobre este Evangelio es que María, no sólo no fue menospreciada por Jesús con esta frase, sino más bien al contrario, valorada en aún más. Dice San Beda: “La misma Madre de Dios es bienaventurada ciertamente porque fue el instrumento temporal de la encarnación del Verbo; pero también lo fue por haber sido su amorosa y constante guarda.”

Si contemplamos las veces que María aparece en el Evangelio, observaremos que siempre está atenta a la Palabra: “Hágase en mí según tu palabra”, “Ella meditaba todas estas cosas en su corazón”, “Dichosa tú que has creído” le dice su pariente Isabel, etc.

¿Nunca te has preguntado qué felicidad debió experimentar María siendo Madre de Dios? ¡Menudo don inmenso! Llevar en su vientre al Hijo y amamantarlo. Se dice pronto, pero qué impresión debió causarle a la Virgen esa relación con Jesús tan intensa, tan íntima, tan… no tenemos palabras.

Pues bien, Jesús nos sorprende hoy diciéndonos a ti y a mí que podemos ser aún más felices que recibiendo tan inmenso don, si escuchamos la Palabra de Dios y la cumplimos, porque el Señor dice “Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.” (Jn 14,23). Por tanto, la felicidad no está en las emoción de ser Madre de Dios, sino en la obediencia a Dios. Quién lo diría ¿no?. Lo repetimos: La felicidad no está en las emociones, sino en la obediencia.

La Santísima Virgen expresa en el Magníficat esta verdad. Ella dice “desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí”. Y su alegría proviene de que se ha proclamado “la esclava del Señor”, dispuesta a obedecer con todas las consecuencias, se ha entregado para que se haga en ella según Su Palabra

Por tanto, dejemos ya de una vez la excusa tonta de “no soy feliz por culpa de mi esposo, que no hace bien esto o aquello”. Si no soy feliz, es porque no estoy cumpliendo Su voluntad: Amar a mi esposo como Cristo me amó. Porque entregarme impulsado por las emociones, es fácil, también los que no son cristianos lo hacen. Por eso, los esposos cristianos, nos sometemos mutuamente, como Cristo, por obediencia al Padre. Da igual lo que sintamos, lo importante es que se cumpla Su Palabra de que seamos el uno para el otro, tal como nos creó. Y que seamos ayuda mutua, tal como nos creó. Y que nos miremos y veamos exclusivamente nuestro camino hacia Dios, que es para lo que nos creó.

Por tanto ¿Quién me hace feliz? ¿Mi esposo cuando está simpático, cariñoso, atento…? No, es Dios quien me hace feliz, cuando escucho su Palabra y la cumplo con mi esposo. Más feliz aun que si hubiera sido padre o madre de Dios hecho hombre.

Oramos especialmente por el sínodo:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/