Archivo por días: 9 octubre, 2015

Para no desparramar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 15-26

EVANGELIO
Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 15-26
En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
-«Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.»
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él, leyendo sus pensamientos, les dijo:
-«Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín.
El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.
Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice:
“Volveré a la casa de donde salí.”
Al volver, se la encuentra barrida y arreglada.
Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí.
Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio.»

Palabra del Señor.

Para no desparramar.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El demonio tiene la enorme habilidad de influir en nosotros sin que lo veamos en nosotros mismos, pero viéndolo clarísimamente en los demás. Con esto consigue hacer crecer nuestro orgullo, que es el padre de los 7 pecados capitales. El ejemplo claro lo tenemos en el Evangelio de hoy: ¿Quién movía a aquellos judíos a acusar a Jesús de actuar con el poder del Demonio, sino el propio Demonio?. Es curioso, les parece verlo en Jesús donde no está y no lo ven en ellos donde está.

Belzebú (que significa señor de las moscas), es un experto del camuflaje.

Por la enseñanza de Jesús de hoy, sabemos que el Demonio, cuando encuentra una casa vacía la ocupa, y que nos enseña también que el que está con él “desparrama”. Por un lado se nos da un aviso para prevenir que entre en nosotros y por otro una orientación para detectarle:
– La prevención: Si no llenamos de Dios nuestro interior, se cuela el Demonio. No existe otra manera de evitarlo. El que no tiene a Dios se busca un dios, y el que no está con el Señor, está contra Él. En cambio, el que se llena de Dios, que es mucho más fuerte, desarma al Demonio que se queda sin armas. El camuflaje no le sirve, porque el Señor nos lo muestra cada vez más claramente.
– La detección: Es muy sencilla y consiste en mirar los frutos (ya lo decía el Señor, por los frutos les conoceréis Mt 7,16). ¿Recoges con Él o desparramas? Es decir ¿Unes o separas? Las acciones movidas por el Demonio, separan. Nos separan entre nosotros, y nos alejan de Dios.

Por tanto, para nuestro matrimonio: Insistir en llenarlo de Cristo, con la oración y sacramentos, hablando de las cosas de Dios, reconociéndonos el uno al otro y todo lo que nos rodea como un don Suyo… Y lo segundo, ver qué hacemos que trae como resultado que estemos más unidos y qué hace que nos separemos. Por ejemplo, si cada vez que corriges a tu esposo le sienta mal, ¡Deja de hacerlo! Aunque te parezcan muy importantes tus instrucciones. Que ¡No somos tan imprescindibles! como nos creemos. Criticarnos mutuamente o a los demás, hace mucho daño. Es lo que hacían los judíos del Evangelio cuando Jesús se ve obligado a intervenir.

Observa lo que haces y cómo afecta a tu esposo. Si no le une a ti, no lo hagas. Mejor recoge con Cristo.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/