Archivo por días: 26 septiembre, 2015

El santo anonimato. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 43b-45

EVANGELIO
Al Hijo del Hombre lo van a entregar. Les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 43b-45
En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
-«Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.»
Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no cogían el sentido.
Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Palabra del Señor.

El santo anonimato.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús se presenta a sí mismo como el Hijo del Hombre. Porque lo que viene es a humanizar al hombre. Nos invita a ser como Él, más humanos.

Los discípulos buscaban a un dios espectacular, admirablemente poderoso, y se encuentran con un Rey manso y humilde, plenamente hombre, que viene a servir y no a ser servido y que debe entregar su vida. No entendemos a Jesús. No entendemos sus caminos, y sin embargo, Él es el perfecto hombre. Él es el perfecto Esposo.

La reacción de Jesús frente a la admiración: “-«Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.»” Haciendo referencia al momento más “bajo” de su vida en la tierra, cuando iba a ser tratado como un delincuente. Él no quiere perder de vista ese momento. Mientras los esposos olvidamos en seguida nuestra miseria y pequeñez y queremos dominarnos el uno al otro, Jesús se repite una y otra vez que su destino es que lo cojan y lo traten como un desperdicio de la sociedad del momento.

Metámonos bien en la cabeza que el único Santo, tres veces Santo, es Él, nuestro Señor. Él se educó en Nazaret, bajo la tutela de una Madre sencilla: “Nazaret es la escuela donde se comienza a entender la vida de Jesús: la escuela del Evangelio… Una lección de silencio ante todo. Que nazca en nosotros la estima del silencio, esta condición del espíritu admirable e inestimable… Una lección de vida familiar. Que Nazaret nos enseñe lo que es la familia, su comunión de amor, su austera y sencilla belleza, su carácter sagrado e inviolable… Una lección de trabajo. Nazaret, oh casa del “Hijo del Carpintero”… (Pablo VI, discurso 5 enero 1964 en Nazaret).

Tomemos nota, aprovechemos nuestro Nazaret sencillo y bello, en nuestro hogar, con nuestro esposo e hijos y vivámoslo santamente, sin querer llamar la atención, sin buscar la protagonismos o admiraciones de nadie. Vivamos hermosamente el plan de Dios, eso es lo importante. Sólo Dios basta.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/