Archivo por días: 7 Septiembre, 2015

En tus ojos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 6, 6-11

EVANGELIO
Estaban al acecho para ver si curaba en sábado

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6, 6-11
Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar.
Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho.
Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.
Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico:
-«Levántate y ponte ahí en medio.»
Él se levantó y se quedó en pie.
Jesús les dijo:
-«Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?»
Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre:
-«Extiende el brazo.»
Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido.
Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

Palabra del Señor.

En tus ojos.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El esposo puede considerarse como nuestro brazo derecho. Qué importante que esté Jesús con nosotros para que la vida no paralice nuestro amor. Nos miramos y vemos en nuestros ojos la ventana del alma. Ni el paisaje más hermoso de toda la creación, en el que todo es bueno, tiene comparación con esos ojos tuyos que dejan entrever tu alma, porque tú eres para mí más que bueno, muy bueno.

¿Cuántas personas han perdido la alegría en su mirada por no vivir su matrimonio como Dios lo pensó? ¿Qué reflejan tus ojos? ¿Un fondo gris de lamentaciones y desesperanza?

Necesitamos ese brazo derecho que es nuestro esposo, para cumplir con nuestra misión, para recuperar la alegría, la vida. No podemos dejar que la sangre que nos mantiene comunicados se seque. Que el Señor nos permita hacer el bien que queremos y no el mal que no queremos.

Esposo, a través de tus ojos vislumbro tu alma. Pido al Señor que me ayude a dar vida a esos ojos tuyos, luchando juntos en nuestro día a día, para mayor gloria de Dios. Hoy quiero ayudarte a que seas fiel a tu misión de esposo, para llegar a contemplar el brillo de Dios en lo más profundo de tu mirada.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/