Archivo por días: 2 septiembre, 2015

Un amor de carne. Comentario de Evangelio para Matrimonios: Lucas 4, 38-44

EVANGELIO
También a los otros pueblos tengo que anunciarles el Reino de Dios, para eso me han enviado

Lectura del santo evangelio según san Lucas 4, 38-44
En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón.
La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron que hiciera algo por ella.
Él, de pie a su lado, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose en seguida, se puso a servirles.
Al ponerse el sol, los que tenían enfermos con el mal que fuera se los llevaban; y él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando.
De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban:
-«Tú eres el Hijo de Dios.»
Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías.
Al hacerse de día, salió a un lugar solitario.
La gente lo andaba buscando; dieron con él e intentaban retenerlo para que no se les fuese.
Pero él les dijo:
-«También a los otros pueblos tengo que anunciarles el reino de Dios, para eso me han enviado.»
Y predicaba en las sinagogas de Judea.

Palabra del Señor.

Un amor de carne.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

San Cirilo, ut sup. “Aunque como Dios hubiese podido curarlos a todos con una sola palabra, sin embargo, los toca, dando a entender que su carne tenía virtud bastante para remediar todos los males; porque era carne de un Dios”.

Cristo se hace Carne y cura tocando con su Carne. Nuestra carne ha sido elevada por Cristo. Nuestra capacidad de amar se hace posible a través de nuestro cuerpo y esta capacidad, supera nuestras fuerzas.

No hace mucho, un matrimonio nos contaba que él llegaba muy irascible del trabajo y eso estaba empañando seriamente su relación. Entonces le preguntamos a él: “Y si ella te diera un abrazo y un beso nada más llegar a casa ¿Te ayudaría a desconectar del trabajo?” “¡Hombre!”, dijo él, “por supuesto ¡Así se me pasaría todo!”. Esposos, toquémonos, acariciémonos, besémonos, mirémonos, abracémonos. Nuestra carne es Carne del Cuerpo místico de Cristo. A través de ella se transmite Su amor. Hagamos como Jesús, que toca para curar. ¿Cuántas relaciones se arreglarían solamente porque los esposos se tocasen más?.

Nuestra carne adquiere una capacidad sobrehumana para amar. De ahí la importancia de nuestro cuerpo, templo de Espíritu Santo. No es solo una parte cualquiera de nosotros. Está integrada en la persona y lo que hagamos con él, se queda muy pegado a lo que somos. Nuestro cuerpo no es un escaparate, no es un medio para presumir, es la parte de la persona que nos permite relacionarnos, amarnos y entregarnos.

En el Evangelio vemos que la gente intentaba retener a Jesús porque los curaba. Si nuestro esposo nos da un abrazo cada vez que algo va mal ¿No nos ayudaría? ¿No nos sentiríamos queridos? ¿No querríamos retenerle a nuestro lado porque le tenemos cuando le necesitamos? Pues ya sabes, haz tú lo mismo.

De esta manera tenemos que mirar el cuerpo de nuestro esposo. Como el medio que Dios nos ha dado para poder hacernos uno en la carne, expresar nuestro amor, decirnos “te quiero”, conocernos, mirarnos… El cuerpo expresa a la persona.

Por último, el Señor habla de que debe anunciarles el Reino a otros pueblos. Muchas veces, la manera de anunciar la buena noticia del Evangelio del Matrimonio es ir de la mano por la calle, mirarnos mientras nos hablamos, una sonrisa, un gesto cariñoso. Esos detalles marcan la diferencia. Probadlo.

Ayer fue un día muy hermoso. Damos gracias a Dios. Nos hemos sentido muy acompañados por todos vosotros. ¡Gracias! Por vuestras felicitaciones y mensajes de cariño. Dios ha querido regalarnos una Eucaristía muy especial, llena de Su presencia, una hermosa acción de gracias por nuestros 25 años de matrimonio. Es impresionante. Cuando Él se quiere hacer notar no hay experiencia que se pueda igualar. Estamos deseando vivir Su Eucaristía en nuestro matrimonio en estos próximos años, para mayor gloria de Dios.

Alabado sea el Señor.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/