Archivo por días: 25 agosto, 2015

La pureza de lo sencillo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 23, 27-32

EVANGELIO
Sois hijos de los que asesinaron a los profetas

Lectura del santo evangelio según san Mateo 23, 27-32
En aquel tiempo, habló Jesús diciendo:
-« ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crímenes.
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas”! Con esto atestiguáis en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres! »

Palabra del Señor.

La pureza de lo sencillo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Señor nos habla de la limpieza de corazón. Si estoy lleno del mundo, me vanaglorio, presumo, juzgo… Así los fariseos criticaban a sus padres. “Yo desde luego, eso no lo haría” Quizás es una frase que hayamos pronunciado más de una vez y más de dos. Esto demuestra que nos apoderamos de los dones que Dios nos da como si fuesen nuestros, y esto es vanidad. Dios nos entrega dones para que los hagamos crecer y los entreguemos.

Por tanto, nuestra tarea en esta vida no solo consiste en crecer personalmente, sino en ayudar a hacer crecer la humanidad, ir construyendo el Reino de Dios en este mundo. Para ello deberíamos partir del bien que nos han transmitido nuestros antepasados, especialmente nuestros padres, y completar su obra mejorándola aún más. En el mundo de la cultura se ve fácilmente. Los libros de texto recogen el conocimiento que la humanidad ha ido adquiriendo, para que nos apoyemos en él, partamos de ahí y podamos hacer crecer nuestra civilización. Sin embargo hay un aspecto en el que es más importante crecer, y es en lo que San Juan Pablo II llamaba la civilización del amor. Deberíamos aprender a amar como nuestros padres y a partir de ahí, construir un mundo con un amor más “civilizado”.

Esa es la manera de construir el Reino de Dios en este mundo. No criticar lo que nuestros padres hicieron mal, sino recoger lo que hicieron bien, los dones que recibimos de ellos, y completarlos con nuestra labor. Como dice Jesús, “colmar la medida de nuestros padres”.

Cristo vino a redimir el Amor. Dejemos de ser sepulcros blanqueados, que ríen, son “felices” en los viajes y sonríen en las fotos, pero que viven la amargura de un hogar lleno de huesos y podredumbre. En su día a día no paran de quejarse, se ofenden constantemente, intentan dominarse unos a otros… Tenemos que buscar la verdadera pureza, la que le agrada a Dios, en lo sencillo, vivir como Cristo en Nazaret. Vivir la alegría de la entrega, la pureza del amor en lo pequeño, en lo que no sale en las fotos, en lo oculto. En lo que por no verse, resulta ser lo más profundo y lo más sincero.

Reforcemos nuestros lazos con el Amor Original, con el Padre a través de Cristo, para experimentar entre nosotros la pureza del amor.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/