Archivo por días: 7 Agosto, 2015

Por ti, nada me sería imposible. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 17, 14-20

EVANGELIO
Si tuvierais fe, nada os sería imposible

Lectura del santo evangelio según san Mateo 17, 14-20
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un hombre, que le dijo de rodillas:
-«Señor, ten compasión de mi hijo, que tiene epilepsia y le dan ataques; muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos, y no han sido capaces de curarlo.»
Jesús contestó:
-« ¡Generación perversa e infiel! ¿Hasta cuándo tendré que estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo.»
Jesús increpó al demonio, y salió; en aquel momento se curó el niño.
Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte:
-«¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?»
Les contestó:
– «Por vuestra poca fe. Os aseguro que si fuera vuestra fe como un grano de mostaza, le diríais a aquella montaña que viniera aquí, y vendría. Nada os sería imposible.»

Palabra del Señor.

Por ti, nada me sería imposible.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Los apóstoles acaban de presenciar la Transfiguración. La gloria de Dios ante sus ojos. Pero siguen sin tener fe, ni siquiera del tamaño de un grano de mostaza. Señor, ¿Hasta cuándo tendrás que soportarnos?.

En la época, a los enfermos se les consideraba endemoniados, de ahí que Cristo no se dirija el enfermo, sino que increpa al demonio para que salga. Hoy en día se tiene mucho respeto a las enfermedades del cuerpo, pero ¿Y a las del alma?. Jesús va a la raíz, actúa contra el demonio que es el causante del problema, no contra el enfermo. Cuando le abrimos una puerta al demonio, nos destruye con el rencor, el odio o lo que es peor, la indiferencia… Nos cuesta aceptar que tenemos estos sentimientos: rencor, odio e indiferencia, pero si buscamos la verdad en nuestro corazón… si lo que encontramos no es amor ¿qué es?.

Mi esposo recibe también ataques del demonio, que le hacen tambalearse y salirse del camino del amor, cayendo a veces hacia el fuego de la ira, y otras hacia la frialdad del agua donde ahoga el problema en una aparente indiferencia.

¿Cómo gestionamos los embates del demonio que recibe nuestro esposo? ¿Nos quedamos en la cuestión circunstancial de las reacciones que le producen y las consecuencias que tienen para mí?. Encima de lo que vive ¿Voy a enterrarle aún más con mis reproches?. ¿Pretendo que se corrija solo? ¿Acaso le dijo Jesús al epiléptico increpase al demonio para que saliese fuera de él o fue a los discípulos a los que les reprochaba su falta de fe?.

Señor ¿Cuánta responsabilidad me has dado en la salvación de mi esposo? ¿Por qué creaste un sacramento que me designa como ministro de Tu gracia para él/ella? ¿Qué esperabas que hiciese con ese ministerio?. Desde luego que algo tendrá que ver todo esto con su camino espiritual, con su salvación. ¿No salvaste Tú a tu Esposa con tu entrega nupcial? ¿No es mi unión con mi esposo semejante a la Tuya?.

Sin duda que soy responsable de la salvación de mi esposo, porque Cristo quiso compartir su misión salvadora conmigo y porque, como dice San Juan Pablo II, el amor de los cónyuges y el amor redentor son unidos en uno sólo por la pasión del Señor.

Y ahora tengo que preguntarme ¿Qué hago yo por la salvación de mi esposo en esos embates del demonio?. A lo mejor no hago nada, o a lo mejor el problema es que me falta fe. El Señor nos dice que “Nada nos sería imposible”.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/