Archivo por días: 6 agosto, 2015

Tres llaves hacia la libertad. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 16, 24-28

EVANGELIO
¿Qué podrá dar un hombre para recobrar su vida?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 16, 24-28
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará.
¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida?
¿O qué podrá dar para recobrarla?
Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.
Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin antes haber visto llegar al Hijo del hombre con majestad.»

Palabra del Señor.

Tres llaves hacia la libertad.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“Quien quiera seguirme”, dice Jesús. Es un seguimiento por amor. No por autoperfeccionamiento. O hacemos las cosas por amor a Él, o no funcionará.

Cuando somos víctimas de una injusticia en nuestro matrimonio, sentimos la imperiosa necesidad de reclamar justicia, defendernos, explicarnos, lavar nuestra imagen. Ej. Si te dicen: “Hay que ver que no piensas nada en mí.” ¿Quién calla después de una sentencia así?.

Cristo nos dice que nos neguemos a nosotros mismos, cojamos su cruz y le sigamos. La cruz en la época de Jesús era algo denigrante. Era un castigo que se aplicaba a los bandidos y a los marginados. Tomar la cruz y aceptarla detrás de Jesús, era lo mismo que aceptar ser marginado por un sistema injusto. Cada vez por ejemplo que el esposo toma una decisión sin preguntar nuestra opinión… o que actúa en contra de mis decisiones…

¿Quién puede con esto si no ama profundamente a Jesús?

Cristo propone que nos neguemos a nosotros mismos. ¿Por qué? Porque nos ama y sabe que tenemos una casi incontrolable tendencia al egoísmo, a la vanidad y al orgullo. Estos desórdenes nos aprisionan y nos quitan la libertad. Si hacemos de nuestro propio juicio un pedestal sobre el que levantar nuestro propio monumento: Ese “pues yo pienso que deberías…”, hace que nos pongamos por encima del esposo imposibilitando la comunión (ya no hay “un igual” al que amar y ser amado que decía el Génesis). La alternativa del amor en este caso es: Si El Señor que tanto me ama, me ha dado este esposo, seguramente tendré mucho que aprender de lo que piensa y lo que hace.

Lo segundo que propone, es que tomemos la cruz. Veamos qué dice el catecismo en relación a esto:
618 “La Cruz es el único sacrificio de Cristo … Él quiere en efecto asociar a su sacrificio redentor a aquellos mismos que son sus primeros beneficiarios …”

El Señor nos quiere hacer partícipes de Su redención. El que no coja su cruz también va a sufrir: Vamos que, aguantar al esposo cuando está insoportable, no nos lo quita nadie. Pero la alternativa del amor a Cristo, es sentirnos unidos a Él en Su cruz. Se llega a dar gracias por este don. Ese sufrimiento tiene sentido, Cristo comparte con nosotros la oportunidad de que nuestro sacrificio sea redentor, sea por amor. Es una realidad que en muchas situaciones respondiendo con bien al mal, torna la amargura del esposo en arrepentimiento y se recupera el amor en la relación. La cruz aunque parezca contradictorio es camino hacia la Vida, por este camino se obtiene la gloria del Padre, en la que cada uno participará según lo realizado en esta vida.

Por último, seguirle. Tenemos tanto que aprender de Él como Esposo, hay tantas cosas que nos puede contagiar en Su relación nujpcial con nosotros. Entre las cosas que más nos enamoran de Cristo, está por ejemplo, su deseo de agradar siempre al Padre, viviendo sólo para hacer su voluntad. Actuemos así con nuestro esposo a imitación de Cristo.

Por tanto, negarnos a nosotros mismos por amor a Él, coger Su cruz por amor a Él y seguirle por amor a Él. Tres llaves que abren la puerta hacia la libertad, que harán de tu matrimonio algo GRANDE.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/