Archivo por días: 2 julio, 2015

¿Dónde están mis llagas? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 20, 24-29

EVANGELIO
¡Señor mío y Dios mío!

Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 24-29
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
-«Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó:
-«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo. »
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
-«Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás:
-«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás:
-«¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo:
-«¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»

Palabra del Señor.

¿Dónde están mis llagas?
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Tomás creía estar solo con los demás apóstoles cuando pronuncia sus palabras de incredulidad. De repente aparece Cristo y repite las mismas palabras de Tomás. El apóstol no era consciente de que tenía un Espectador de excepción. Los santos tienen en común que siempre consideran que tienen a Dios como espectador. Si nos esforzáramos en la sinfonía de la vida por “tocar” sólo para Él, daríamos un enorme paso en nuestra vida espiritual.

Señor, ya no te reconocen por el aspecto de tu rostro, sino por tus llagas. A Cristo se le reconoce por la cruz y al cristiano también. Santa Teresa decía que a cada “morada” en el camino hacia la 7ª, que es la unión plena con Dios, le correspondía su cruz, cada vez mayor. Una cruz que sólo se puede soportar en la medida en que se ama a Cristo. De ahí que cuando los hijos del Zebedeo le plantean a Jesús que quieren sentarse en su reino uno a su derecha y otro a su izquierda, Jesús les pregunta ¿Estáis dispuestos a beber el cáliz que yo he de beber?.

Si queremos vivir en el matrimonio una comunión como la que vive Cristo, tenemos que estar dispuestos a beber el cáliz que Él bebió. Esa es la melodía que el Señor espera escuchar en nuestros corazones. El desgarro de un amor profundo, intenso y sincero, sólo para ti, Señor mío y Dios mío.

Si soy un esposo cristiano ¿Dónde están las llagas de Cristo en mí?. Esas que dan Su paz.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Ganar desde el banquillo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 9, 1-8

EVANGELIO
La gente alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad

Lectura del santo evangelio según san Mateo 9, 1-8
En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: -«¡Animo, hijo!, tus pecados están perdonados.» Algunos de los escribas se dijeron: -«Éste blasfema.»
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo:
-«¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados están perdonados”, o decir: “Levántate – y anda”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – dijo dirigiéndose al paralítico -: “Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.” »
Se puso en pie, y se fue a su casa.
Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.

Palabra del Señor.

Ganar desde el banquillo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Este Evangelio nos enseña que lo importante no es nuestra debilidad, sino la confianza en Dios. El único que salió curado de aquella reunión, fue el paralítico. Bendita parálisis que mereció tal Sanador ¿No os parece?.

Normalmente nos preocupa nuestra debilidad. No soportamos vernos imperfectos, impedidos, siervos inútiles. No soportamos meter la pata y que otros nos vean, porque nos parece que no estamos siendo testigos del Señor. Pero hay dos maneras de ser testigos: Una, la que a todos nos gustaría: actuando heroicamente porque es Dios quien actúa en nosotros. La otra es que, a pesar de todo nuestro pecado: Envidias, egoísmos, orgullo, vanidad, pereza… Dios nos perdona. El paralítico fue un medio para dar testimonio de Cristo, porque todo el mundo vio cómo Cristo le perdonaba sus pecados. Lo presentaron ante todos como pecador (en aquella época las enfermedades se consideraban provocadas por el pecado) y salió justificado, y todo el mundo alababa a Dios y no a él.

En una ocasión, Mons. Munilla contaba que, a un chaval le preguntó delante de sus compañeros: ¿Qué prefieres, perder un partido por tres a uno, pero habiendo metido tú ese gol, o ganarlo por tres a uno y haber estado todo el partido en el banquillo? El chaval, honestamente respondió: Perderlo y haber sido yo el autor del gol. A veces, tristemente, prefiero ganar yo, aunque sea a costa de que pierda nuestro matrimonio.

Dios es el autor de nuestro matrimonio. Todo es Suyo. Estamos en sus manos, y a veces, como a Abraham con su hijo Isaac, nos pide que entreguemos lo que más queremos. Muchas veces, en nuestra relación, nos tocará ganar el partido por haber estado en el banquillo. Que no nos preocupe tanto nuestra debilidad, sino nuestra fe.

Si tenemos la confianza puesta en Él, recibiremos el ánimo del Señor: ¡Ánimo hijo/a!.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/