Archivo por días: 4 junio, 2015

Sometimiento mutuo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 12, 35-37

EVANGELIO
¿Cómo dicen que el Mesías es hijo de David?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 12, 35-37
En aquel tiempo, mientras enseñaba en el templo, Jesús preguntó:
– «¿Cómo dicen los escribas que el Mesías es hijo de David? El mismo David, inspirado por el Espíritu Santo, dice:
“Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, y haré de tus enemigos estrado de tus pies.” Si el mismo David lo llama Señor, ¿cómo puede ser hijo suyo?»
La gente, que era mucha, disfrutaba escuchándolo.

Palabra del Señor.

Sometimiento mutuo.

El Mesías procede de la estirpe de David, pero no es hijo de David, sino Hijo de Dios. Es el Espíritu Santo quien interviene directamente en la Encarnación. A Jesús se le llama el segundo Adán, porque en Él se re-crea todo. Un hombre que surge directamente de las manos de Dios y que existe antes que todos. En consecuencia, la Iglesia es la nueva Eva, que surge del costado de Cristo bajo el símbolo de sangre y agua, tras la lanzada que recibe en la cruz.

Todo este lío nos viene a mostrar quién está sometido a quién, y evidentemente, el Mesías es Señor de todos, incluido como no, el Rey David. Por tanto es David quien debe y debía en su día, sometimiento al Mesías que estaba por venir y no al contrario.

Esto que parece obvio, nos da una luz también para nuestro matrimonio. Dice San Pablo “Someteos unos a otros como al Señor”. Los esposos debemos someternos el uno al otro voluntariamente, como Cristo se sometió al hombre. Pero es importante la consideración de que nos sometemos el uno al otro por el Señor. Que nos debemos obediencia mutua porque le debemos obediencia al Señor. De lo contrario sería idolatría. Mi esposo/a está bautizado y por tanto, forma parte del Cuerpo Místico de Cristo. Dios reside en el esposo/a y por eso me puedo entregar, porque entregándome a él o ella, me entrego a Cristo. Sometiéndome a él/ella, me someto a Cristo. De la misma manera, no tendría yo capacidad para acoger a mi esposo/a si no fuera porque soy parte del Cuerpo de Cristo.

Señor, ayúdame a vencer mi orgullo y mi vanidad y enséñame a someterme a mi esposo/a por amor a ti. Que amando a mi esposo/a te ame a Ti, que entregándome a él/ella, me entregue a Ti, que obedeciéndole a él/ella, te obedezca a Ti.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/