Archivo por meses: marzo 2015

Vivió en el acto. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 10, 31-42

EVANGELIO
Intentaron detenerlo, pero se les escabulló de las manos

Lectura del santo evangelio según san Juan 10, 31-42
En aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús.
Él les replicó:
– «Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?»
Los judíos le contestaron:
– «No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios.»
Jesús les replicó:
– «¿No está escrito en vuestra ley: “Yo, os digo: Sois dioses”? Si la Escritura llama dioses a aquellos a quienes vino la Palabra de Dios (y no puede fallar la Escritura), a quien el Padre consagró y envió al mundo, ¿decís vosotros que blasfema porque dice que es hijo de Dios? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis, pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que comprendáis y sepáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.»
Intentaron de nuevo detenerlo, pero se les escabulló de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes había bautizado Juan, y se quedó allí. Muchos acudieron a él y decían:
– «Juan no hizo ningún signo; pero todo lo que Juan dijo de éste era verdad.»
Y muchos creyeron en él allí.

Palabra del Señor.

Vivió en el acto.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús, para demostrar su filiación Divina, apoya su argumentación en sus obras. Las obras son las que dan testimonio, somos instrumentos de un Padre bueno que no descansa, que sigue creando a través de cada persona, de cada matrimonio, repartiendo Su amor, llamando a la conversión. Por tanto, acercarse al Padre implica que contará con nosotros para esta labor.

Son dioses aquellos a quien vino la Palabra de Dios, dice el Señor. Y es que la Palabra recibida con un corazón enamorado, es la que fecunda las obras de amor. Al igual que cuando escuchamos al esposo lo hacemos para conocerle, comprenderle, satisfacerle… Cuando escuchamos la Palabra de Dios, es porque deseamos conocerle, satisfacerle… Ante esta actitud de acogida, el Padre se desborda en generosidad, nos da el ciento por uno. Dios viene y mora en el corazón de todo el que lo acoge.

Cristo afirma que por sus obras debemos saber que el Padre está en Él Y Él está en el Padre. En otras ocasiones nos dice que no hace nada por su cuenta, todo lo que le ha visto hacer al Padre, Él lo hace, lo que el Padre le ha revelado, Él lo comunica… De igual modo nosotros acogemos la Palabra cuando todo aquello que vemos hacer a Cristo, nosotros lo hacemos, todo lo que le escuchamos, nosotros lo comunicamos… Tampoco nosotros debemos hacer nada por nuestra cuenta: Antes de pensar, miro qué piensa Él, antes de hablar, escucho qué dice, antes de hacer, observo qué hace. Así nuestras obras hablarán de nuestro Padre y por ello sabrán que somos sus hijos.

Oramos “Padre nuestro…” y ¿no terminamos de entender nuestra propia divinidad?

Si los esposos nos creemos que tenemos el mismo Padre, ayudándonos para conocerle en su inmensa de bondad, ayudándonos para no hacer nada por nuestra cuenta, para hacer lo que Él hace y comunicar lo que dice, estaremos siendo imagen de Dios. Con nuestras obras daremos testimonio de que somos un matrimonio cristiano, diferente de los que no lo son. Entonces dirán: Todo lo que dice el Evangelio y la Iglesia, es verdad. Y por ello, creerán.

Gracias Padre, porque me has puesto a mi esposo como gran ayuda adecuada para en esta labor tan hermosa.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

La alianza, mucho más que un anillo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 8, 51-59

EVANGELIO
Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día

Lectura del santo evangelio según san Juan 8, 51-59
En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
-«Os aseguro: quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre.»
Los judíos le dijeron:
-«Ahora vemos claro que estás endemoniado; Abrahán murió, los profetas también, ¿y tú dices: “Quien guarde mi palabra no conocerá lo que es morir para siempre”; ¿Eres tú más que nuestro padre Abrahán, que murió? También los profetas murieron, ¿por quién te tienes?»
Jesús contestó:
-«Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, de quien vosotros decís: “Es nuestro Dios”. aunque no lo conocéis. Yo si lo conozco, y si dijera: “No lo conozco” sería, como vosotros, un embustero; pero yo lo conozco y guardo su palabra. Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría.»
Los judíos le dijeron:
– «No tienes todavía cincuenta años, ¿y has visto a Abrahán?»
Jesús les dijo:
«Os aseguro que antes que naciera Abrahán, existo yo.»
Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo.

Palabra del Señor.

La alianza, mucho más que un anillo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Cristo, a medida que se acerca Su hora, se va revelando más abiertamente, pero los hombres no están abiertos a escucharle. Y lo que Cristo viene a proponernos es el nuevo pacto. Todo amor tiene que estar basado en un pacto, en una alianza y Jesucristo es la nueva alianza de Dios con nosotros. Es por ello que dice “quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre”. ¿Dónde guardamos su Palabra? No es llevar el Evangelio en el bolsillo, no la mesita de noche… Es en esa relación íntima con el esposo y con Dios, donde se nos revela el espíritu de Su Palabra.

Dice San Juan Pablo en una de las catequesis de enero de 1980 que en el principio, el hombre acoge a la mujer, tal como Dios la ha querido por sí misma, y de igual manera, la mujer al hombre. Somos el uno para el otro “elegidos por el Amor eterno”. ¿Qué más necesitamos saber?. Dice también JPII ‘La “afirmación de la persona” no es otra cosa que la acogida del don, la cual, mediante la reciprocidad, crea la comunión de las personas’.

El Señor se acuerda de su alianza eternamente, reza el Salmo. El Señor es fiel a su alianza, y nuestro matrimonio es fiel a esa alianza con Dios. Por eso es indisoluble. La alianza de amor de Dios consiste en unir su destino al nuestro haciéndose hombre para toda la eternidad y desposándose con nosotros. La nuestra es seguir a ese Hombre perfecto que es Cristo. Seguir al Esposo. Esa es la grandeza de la alianza conyugal, que es mucho más que un anillo.

Seamos fieles a esa alianza indisoluble que bebe de la Alianza eterna de Dios con nosotros. Acojámonos mutuamente como don de Dios, y no moriremos jamás.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

El Sí que hace posible nuestro sí. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 26-38

EVANGELIO
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 26-38
A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
-«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. »
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
-«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel:
-«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
-«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra. »
Y la dejó el ángel.

Palabra del Señor.

El Sí que hace posible nuestro sí.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

María, aquella humilde virgen desposada con José, en aquel humilde lugar de Nazaret del que nadie esperaba nada, con su Sí, cambia el mundo por obra de Dios.
Al recibir el anuncio, no entendería nada, puesto que su opción por la virginidad (muy extraña en aquella época) parecía ser una dificultad para cumplir la voluntad de Dios que el ángel le estaba transmitiendo, y sin embargo, resulta ser el medio adecuado según el plan de Dios, para ser Madre de su Hijo. Ella, inspirada por el Espíritu Santo, había decidido entregar su cuerpo a Dios, y Dios, efectivamente lo tenía reservado para Él. Pero en su fe plena, tiene la determinación de que se hiciera en ella según la palabra de Dios.

San Juan Pablo, recuerda las últimas palabras de un cardenal polaco predecesor: “La victoria, si llega, llegará por medio de María” (Cardenal August Hlond). San Juan Pablo se reconoce testigo de esta verdad, tanto en la Iglesia de Polonia como durante su pontificado, en la Iglesia Universal. Contra todo pronóstico, la Iglesia se pudo abrir camino tanto en Polonia como en el resto de países del este. ¡¡Es la fuerza de María, que cambia el mundo!!.

Su Sí, también cambia el nuestro y lo hace posible, porque gracias a su Sí, vino el Redentor de nuestro matrimonio, el Esposo. Ella también ha arrancado Proyecto Amor Conyugal, para hacer nuestro sí posible, para ir transformando nuestro amor en el Amor de Dios. Algunos hemos podido vivir la tentación de intentar llegar a Dios sin contar con nuestros esposos. Ella fue milagrosamente Madre desde su vocación virginal, y desea mostrarnos el camino para entregarnos a DIos, desde nuestra vocación conyugal.

La victoria del verdadero amor en el matrimonio, llegará por medio de María. Esposos, no dejemos de rezar el rosario.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Cruzando un mar de dificultades. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 8, 21-30

EVANGELIO
Cuando levantéis al Hijo del hombre, sabréis que yo soy

Lectura del santo evangelio según san Juan 8, 21-30
En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:
– «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros.»
Y los judíos comentaban:
– «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: “Donde yo voy no podéis venir vosotros”?»
Y él continuaba:
– «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón os he dicho que moriréis por vuestros pecados: pues, si no creéis que yo soy, moriréis por vuestros pecados.»
Ellos le decían:
– «¿Quién eres tú?»
Jesús les contestó:
– «Ante todo, eso mismo que os estoy diciendo. Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me envió es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él.»
Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre. Y entonces dijo Jesús:
– «Cuando levantéis al Hijo del hombre, sabréis que yo soy, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada.»
Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él.

Palabra del Señor.

Cruzando un mar de dificultades.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Se acerca la Pasión. Acompañamos a Jesús en la subida a Jerusalén.

Los judíos se preguntan si se va a suicidar, pero el verdadero suicidio lo comentemos nosotros cuando pecamos, pues el pecado nos destruye interiormente, deshace nuestra autenticidad y nos convierte en lo que no somos ni aquellos que estamos destinados a ser. Además, el pecado, se alimenta de sí mismo, y se puede convertir en hábito. La muerte que conlleva el pecado no es un «castigo de Dios» que venga desde fuera, es el resultado de faltar a nuestra propia esencia, de trastocar nuestra vida, de llegar a ser lo contrario de lo que somos.

La decisión es nuestra, elegimos ser ciudadanos del cielo o de este mundo. Hay algunos extranjeros que hacen verdaderas heroicidades por conseguir la nacionalidad de un país. Se juegan la vida, pasan hambre y sed, hipotecan su futuro… ¿Qué hacemos nosotros por cruzar el mar de dificultades que nos separan del cielo?. No vemos a donde vamos, pero tenemos que creer en Jesucristo y creer significa vivir como Él, confiando en Él, es el Amor: unir nuestro destino al Suyo.

Él dijo que cuando fuera elevado, sabríamos que Él es. Cuando muere por nosotros, sabemos que Él es el que nos ama hasta el extremo, que el Padre nos ama hasta el extremo. Sabemos que Él es nuestro salvador ¿Se puede dudar del Amor más grande contemplando A Cristo en la Cruz? ¿A caso se puede poner en entre dicho su perdón mientras le crucifican? ¿Es eso del mundo? No le quitaron la vida, Él la entregó, y para que se supiese, fue diciéndolo durante todo el camino hacía Jerusalén.

A nosotros nos toca demostrar ese amor con el esposo. Cuando seamos alzados en la cruz por el cansancio, las traiciones o las decepciones, nuestro esposo tendrá que ver que yo soy su esposo, porque le demuestro mi amor, porque le perdono, porque con mi sacrificio colaboro con Cristo para su redención.

Cristo no hizo nada por su cuenta, ni venir al mundo, ni estar en el mundo, nada lo que hizo en el mundo… Cristo unió su destino al Padre. Cuando unimos nuestro destino A Cristo, ya estamos juntos.

En breves días se alzará Cristo en la cruz que le convierte en el Esposo. Le contemplamos y con Él, abrazamos la nuestra.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Ahora es posible perdonarse. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 8, 1-11

EVANGELIO
El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra

Lectura del santo evangelio según san Juan 8, 1-11
En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba.
Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio y, colocándola en medio, le dijeron: – «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?»
Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.
Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo.
Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: – «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.»
E inclinándose otra vez, siguió escribiendo.
Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos.
Y quedó solo Jesús, con la mujer, que seguía allí delante.
Jesús se incorporó y le preguntó: – «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?»
Ella contestó: – «Ninguno, Señor.»
Jesús dijo: – «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.»

Palabra del Señor.

Ahora es posible perdonarse.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Es comprensible que nos produzca rechazo un acto pecaminoso, pero tenemos que purificar nuestra mirada para que nuestro rechazo no se dirija contra la persona que lo comete.
Es tan pecadora como yo o menos.

Jesús no le quita importancia al pecado. No le dice “no pasa nada”, porque sí pasa. Por eso, no le juzga pero le da una instrucción: No peques más. Lo que la pecadora no sabe, es que hay alguien que sí va a morir en su lugar; será el propio Jesús, que cargando los pecados de todos, dará su vida en la cruz. La muerte y resurrección de Jesús será el auténtico punto de inflexión de la historia, la auténtica fractura entre el «antes» y el «ahora» del tiempo universal.

Jesús nos anima a amarnos unos a otros como Él nos ha amado. Hoy sabemos cómo actúa Jesús. Actúa contra los que juzgamos y perdona con misericordia a los que pecamos, entregándose Él en nuestro lugar. Eso sí, nos dice que no pequemos más.

Es importante que nos acojamos a la ley de Dios, no la que “se apoyaba en la observancia meramente legal de la fórmula, que no «sobreabundaba» en la justicia interior de los corazones” (Como dice San Juan Pablo). Es necesario que no nos juzguemos mutuamente y que cada uno aprenda a vivir desde esta sobreabundancia de Dios en la justicia de nuestros corazones. Seamos exigentes para cumplir el espíritu de la ley del amor. Nuestro matrimonio cambiaría radicalmente hacia la luz y la belleza del verdadero amor.

Señor, gracias a tu infinita misericordia, nos perdonas y permites que nos perdonemos. Sin tu pasión, esto sería imposible. Que aprendamos a valorarlo y a agradecértelo.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/