Archivo por días: 22 febrero, 2015

Seducidos en el desierto. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 1, 12-15

EVANGELIO
Se dejaba tentar por Satanás, y los ángeles le servían

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 12-15
En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto.
Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían.
Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:
-«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Palabra del Señor.

Seducidos en el desierto.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“El Espíritu empujó a Jesús al desierto”.

Reflexionemos sobre ese verbo “empujó”: ¿Te has preguntado qué te empuja a ti en la vida? ¿Qué te empuja a hacer lo que haces?
En algunas situaciones podemos actuar “empujados por la ira” o “empujados por la vanidad” o por el capricho, o la tristeza, o la desesperanza, o el deseo, el miedo… ¿Qué te empuja a hacer lo que haces?.

Piensa en esta mañana, o en la de ayer. ¿Qué te empujó a levantarte? ¿Y a asearte? ¿Y a cada cosa que hiciste durante el día?.

Claro que, para ser empujado por el Espíritu, hay que conocerle y experimentarlo, y eso es posible después de horas de intimidad con el Señor. Si el Espíritu Santo empuja al Señor al desierto ¿No lo hará con nosotros? Él no necesitaba purificarse y sin embargo fue llevado a dejarse tentar por Satanás.

Debemos ser tentados por Satanás. Como dice el Papa Francisco: “también nosotros somos objeto del ataque del demonio, porque el espíritu del Mal no quiere nuestra santidad”.
Por tanto, la primera pregunta es ¿Quieres ser santo? Porque si no, Satanás ha ganado la batalla antes de empezarla.

Después, tenemos que conocer al enemigo. El Papa nos lo explica muy claro para que podamos detectar las tentaciones: “¿Cómo hace el demonio para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza levemente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia a otro, se transmite a otro, intenta ser comunitaria. Y al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica”. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 11 de abril de 2014, en Santa Marta).

Tengo que dejarme tentar por Satanás, sin miedo, con la convicción de que triunfará el bien. Los ángeles del Señor nos sirven. Tenemos la gracia de Cristo que nos salva. Nada nos separará de Él. Puede que caigamos, pero si recurrimos a Él, Él es más fuerte. Si vivimos según el Espíritu, ocurrirá como con la carne de Cristo, nos resucitará de la muerte del pecado. Convertir a nuestro esposo de enemigo natural en aliado espiritual.

Reflexionemos ahora sobre dónde le empuja: Al desierto.
¿Por qué a ese lugar tan emblemático en la Biblia? Porque es el lugar del desprendimiento y del silencio. El lugar idóneo para un encuentro espiritual. Como expresa el profeta Oseas: “Por eso, yo voy a seducirla y la llevaré al desierto -dice el Señor- y le hablaré al corazón… y allí cantará como cantaba en los días de su juventud” (Os 2, 16-17). Dios lleva a su Esposa al desierto para seducirnos, para hablarnos al corazón. Allí le cantaremos.

Nos introducimos en el desierto de la cuaresma, para dejarnos seducir por Dios, para que nos hable al corazón, para cantarle el domingo de Resurrección. Una de las tentaciones puede ser, vivirla separados de nuestro esposo. Vivamos esta travesía juntos. Oración, ayuno, penitencia, limosna… Purifiquemos estos días nuestra mirada, apartemos todo el ruido y vistámonos de blanco, en silencio, para recibir juntos al Esposo que se entrega para redimir nuestra unión.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/